Mi diosa preferida

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Presumida, elegante y primorosa
mariposa en el alba verbenera
dando saltitos vas por la pradera
fresca y sonriente hasta rabiar cual rosa.

Natural, tan genial, tú eres hermosa,
del árbol de mis sueños prisionera,
una lasciva rama caprichosa,
mi sol resplandeciente en primavera.

De piedra preciosa, sentimientos puros,
del brocal de fuente, el agua que rebosa,
del huerto deseado, frutos maduros,
hasta en tu susurrar ¡olé! eres graciosa.

En la madrugada el dulce despertar,
de jilgueros la música en sus trinos
del ritmo al cantar, tu porte al caminar
¡qué más pedir que amores paladinos!.

Que eres tirita para mi alma herida,
linda mujer, libélula dorada,
un hada eres ¡princesa imaginada!
y sin dudar, mi diosa preferida.

©donaciano bueno

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!