YO NO SOY DE AQUÍ

Mi Poeta sugerido: »Felipe Zapico Alonso

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Yo sé, no soy de aquí, que aquí la gente
se siente que es de aquí, de aquí se siente.

Yo no me siento de aquí, soy extraño,
que para ser nací de agua corriente
un reguero, un meandro, un accidente,
por no ser nunca fui ni de un rebaño.

Soy un río que ha llegado hasta la mar
y se encuentra al final ya de este río
reventado de tanto caminar
desnudo con su sol y con su frío.

Un ajeno presiento soy, intruso,
un naranjo que sueña con un pino,
un barco que ha perdido su camino
e intenta no admitir que está en desuso.

Arroyo que ha llegado a la frontera
y aún duda de salir a navegar
pues desconoce aquello que le espera
sospechando que pudiera naufragar.

Un ave soy que anduvo en muchos nidos
que a un lugar llegó un día por chiripa,
pudo nacer allí o en Arequipa,
donde anduvo libó de los sentidos.

Ni siquiera, su nombre Donaciano,
es de por aquí, suena corriente,
extranjero cual Camus, el indigente
nunca habló ni conoce el valenciano.

Yo sé, no soy de aquí, que aquí la gente
se siente que es de aquí, de aquí se siente.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Felipe Zapico Alonso

Felipe Zapico Alonso

(de TRAGOS)

No tuve ocasión de decirte adiós
en realidad nunca llegué a hablar contigo
pero quiero que sepas
ahora que soy mayor
que si te vuelvo a ver
te diré adiós
morderé tus labios
mientras te desmayas entre mis brazos
y me iré sin decirte adiós.

Huyendo cada noche de mí
di los rodeos más extraños
llegando siempre
sin remedio,
casi siempre crispado,
a donde había prometido no volver.

Hacen un altar

Hacen un altar
con tus fotos
canciones
poemas
cartas,
después lo guardan
junto a la extinta
colección de
botellitas
de
vodka.
En un traslado
pasan a una caja bajo un sofá.
Más tarde a un altillo.
Finalmente
al
contenedor
azul.
Eso queda del altar, del amor.

En la ventana

En la ventana
secas tu pelo al sol
mientras lees.
En invierno ya sería de noche
y la escarcha
enredaría tus cabellos
rojizos ahora al sol
y las estrellas te coronarían
como una virgen
como una mujer
para los sueños.

Le pusiste ruedas al mundo

Le pusiste ruedas al mundo,
también instalaste unas ruedas
en el baúl del bisabuelo.
Contaron también con sus ruedas
la televisión y el frigorífico.
Intentaste ponerme ruedas a mí
pero me movía demasiado.
Te pusiste ruedas tú
y te fuiste
tan lejos
tan deprisa
para un rato.

Rastro de espuma

Rastro de espuma
en el borde
de la
madrugada.
Cuando los labios
duelen
de
tanto roce
y
las
yemas
se
aferran
al
vidrio
de
la ausencia.

Clamar

Clamar
clamar
clamar
clamar

Reclamar reclamar clamar reclamar
requeteclamar requeteclamar
requeté
requeteclamar requeteclamar.
Reclamar reclamar clamar amar.

Amar

Que sencillo sería todo dejándolo en amar
no clamar amar amor no reclamar no
requeteclamar requeteclamar requeté
clamar reclamar reclamar.

Removiendo en los recuerdos

Removiendo en los recuerdos
aparecen de pronto
unos pechos sin rostro
varias sonrisas huidizas
tres o cuatro arrebatos
y el Gato con Botas.

CON LA AYUDA DE DIOS

Esa mujer
dice que está curada
con la ayuda de dios
esa mujer
tomó su quimioterapia
con la ayuda de dios
esa mujer
se sometió a cirugía
con la ayuda de dios
esa mujer contrajo el cáncer
con la ayuda de dios.
A mí me pasó algo
muy parecido
eso sí
sin la ayuda de dios.

Te sugiero seguir leyendo...
Yo escribo por escribir igual que siembra el labriego al voleo; como el ciego que…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up