NO SOMOS IGUALES

»Mi Poeta sugerido: Antonio Arroyo Silva

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Que no somos iguales por lo visto
y hay uno que es más alto o que es más bajo
y existe quien es tonto o es muy listo,
que adora a un sólo dios, Mahoma o Cristo
y va soltando pedos a destajo
o va engañando al fisco.

Forofos hay del Barca o del Madrid
y otros viven del mundo en una farsa
y otros hay no han pasado de aprendiz
que no ven más allá de su nariz
marionetas no más de una comparsa
torcidos sin matiz.

Que unos nacen muy pobres y otros ricos
cual ramas que son de árbol desgajados,
que van haciendo ruido cual borricos
o haciendo rebuznar con sus hocicos
creyendo que son dioses disfrazados,
tontos de los pericos.

Que aquí hay gente pa tó, dijo el torero
Guerrita, un cordobés para más señas,
algunos que son flores de un florero
que adoptan la pose del misionero
y van mostrando al mundo sus enseñas
de amor o de odio fiero.
©donaciano bueno

Tú qué opinas? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Antonio Arroyo Silva

Antonio Arroyo Silva

TRES SONETOS A ANTONIO GARCÍA YSÁBAL

1

Un rescoldo de luz, no en la ceniza,
hace llama de amor en la conciencia
Como sombra alumbrada de apariencia,
espejismo sin cuerpo se desliza.

Entrechocan los signos que hay en liza:
positivo se atasca en su creencia,
negativo desnuda su inmanencia.
Y al neófito deja en cortapisa.

La estrechez de mirar un lado, el otro
de un indicio de luz hace universos.
Pero cuando le llega a lo distinto

ya no queda rescoldo en fuego extinto.
Sólo un ancho maizal hay en nosotros
que ilumina en el puente a lo diverso.

2

¿Qué ilumina el puente a lo diverso
sino un ancho maizal desde nosotros
que se cruza en la luz que hay en los otros
y un puente de fulgor que llega al verso?

Viene azul y cercado en el reverso
por la sombra que late, por los potros
y grilletes del alma. Vienen otros
que no cejan ya nunca ante lo adverso.

Toma el millo, la lámpara, te doy
el fruto de una luz que tú me diste
conectada a la sed donde se posa

el caballo de ahora en donde voy.
Vigilante y trotando al sol embiste
y se enciende en su faz brisa sedosa.

3

Y se enciende en su faz sedosa brisa,
¿quién le dijo tu nombre a ese diluvio
donde la lluvia crece en cada efluvio
para vestirse al sol de una sonrisa?

Que caliente el ardor de otros veranos
y sueñe la ceniza de un Vesubio
bajo la brisa blanca del diluvio.
Todos juntos regresan a tus manos.

Para que me acompañes, dime el nombre,
el poeta, el país: Macaronesia
e Ysábal de la luz. Se queda en mí

la palabra veraz contra la amnesia.
Ha llegado a la piel terca del hombre
con el canto azulado que hay en ti.

Otra vez el mar

Por su pico encendido la gaviota
transparencia de un mar que me respira,
nave sola se aventura por la indemne.
El monólogo incierto del marasmo,

más allá de esta hambre que atraviesa,
en la lluvia de espuma del lenguaje.
No el reflejo del nómada arco iris
que lleva soledad a la escollera,

no la hondura cayendo del eclipse,
sólo un mar capturado, taciturno.
Del velamen que sueña con la isla,

sólo un mar intuyera el desafío
en el viejo noray del soliloquio,
más allá de las rosas de Morales.

El principio

I
¿De dónde viene el hábito mordaz
de morderte la lengua en el instante
del recuerdo? ¿De dónde la escollera
que le sigue al olvido cuando pisas
la evidencia de ser tu propio hálito?

No calles aunque duela decir lluvia
aunque caves la tumba del lenguaje,
llegará otro lenguaje de otra lluvia.
Y si cavas en ti saldrás tú mismo
a sembrar tu agujero de luciérnagas.

¿De dónde viene el hábito mordaz
de cegar tu mirada con palabras?

II
No mires hacia atrás
la ventana encendida
ya no espera.

Piérdete en el sendero
y no mires atrás,
que si miras la lluvia
serás la misma lluvia
de un lenguaje vacío.

Escarba un socavón
en tus palabras
donde yazgan mis huesos
de luciérnaga.

Si te gusta Antonio Arroyo Silva... Clic para tuitear

También te puede interesar...
Te busco mas no espero yo encontrarteque ciego…

¿Poesía?

X
Scroll Up