EMIGRANTE SIN PAPELES

Claudio Rodriguez (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Poema del amor que hace caricia,
de un halo de inquietud y de misterio,
un nicho al que cuidar del cementerio,
vestido transparente de novicia,
de un hacha al roble recio.

Un dios al que adorar y una plegaria,
que avanza cual va el cántaro a la fuente,
comprueba que le arrastra la pendiente
del hecho que es la vida tan precaria
y nada complaciente.

Un canto a la emoción sin ataduras,
el sueño, la amistad y la esperanza,
de aquello que en la vida no se alcanza,
allí donde el penar siempre está a oscuras
sin peso en la balanza.

Tratando de libar todas las mieles
de apenas cuatro letras y un fonema
buscando así salvarse de la quema,
igual que un emigrante sin papeles
o un remo que no rema.
©donaciano bueno

Sin rumbo fijo Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Claudio Rodriguez

Claudio Rodriguez

Clávame con tus ojos esa nube

Clávame con tus ojos esa nube
y esta esperanza de hombre que me queda.
¿Por dónde yo si estaba en la alameda
de tus ojos mintiendo cuando estuve?

Disciplina de todo lo que sube.
De lo que mira y ve, mientras se enreda
su triste agilidad, como en la rueda
de tus campos del cielo que no anduve.

Y es por seguir cegueras sin mancilla
por lo que tanta bruma nos separa
y hace del resplandor su maravilla,

su clavel mudo. ¡Y qué ajenos al daño
después, cuando tus ojos son la clara
locura de no verme siempre extraño!

Adiós

Cualquier cosa valiera por mi vida
esta tarde. Cualquier cosa pequeña
si alguna hay. Martirio me es el ruido
sereno, sin escrúpulos, sin vuelta
de tu zapato bajo. ¿Qué victorias
busca el que ama? ¿Por qué son tan derechas
estas calles? Ni miro atrás ni puedo
perderte ya de vista. Esta es la tierra
del escarmiento: hasta los amigos
dan mala información. Mi boca besa
lo que muere, y lo acepta. Y la piel misma
del labio es la del viento. Adiós. Es útil
norma este suceso, dicen. Queda
tú con las cosas nuestras, tú, que puedes,
que yo me iré donde la noche quiera.

Nuevo día

Después de tantos días sin camino y sin casa
y sin dolor siquiera y las campanas solas
y el viento oscuro como el del recuerdo
llega el de hoy.

Cuando ayer el aliento era misterio
y la mirada seca, sin resina,
buscaba un resplandor definitivo,
llega tan delicada y tan sencilla,
tan serena de nueva levadura
esta mañana…

Es la sorpresa de la claridad,
la inocencia de la contemplación,
el secreto que abre con moldura y asombro
la primera nevada y la primera lluvia
lavando el avellano y el olivo
ya muy cerca del mar.

Invisible quietud. Brisa oreando
la melodía que ya no esperaba.
Es la iluminación de la alegría
con el silencio que no tiene tiempo.
Grave placer el de la soledad.
Y no mires el mar porque todo lo sabe
cuando llega la hora
adonde nunca llega el pensamiento
pero sí el mar del alma,
pero sí este momento del aire entre mis manos,
de esta paz que me espera
cuando llega la hora
-dos horas antes de la media noche-
del tercer oleaje, que es el mío.

pág. anterior
siguiente