NO ME GRITEN!

»Mi Poeta sugerido: Carlos Fernández Shaw

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas FANTÁSTICOS

 

Me canso de escuchar y digo ¡basta!,
¡basta por dios, soy sordo, no me griten!,
por más que con su voz se desgañiten
conseguirán, no más, que más me irriten,
su grito han de parar, que se malgasta.

Basta ya de lanzarme sus soflamas
que no quiero escuchar, no me interesan,
me hieren y a mi tímpano atraviesan,
se meten y se van, nunca regresan
como hacen las pavesas con las llamas.

No quiero que me digan, que me cuentes
aquello que a ellos otros les contaron
sabiendo que es posible lo inventaron
o con nocturnidad que se saciaron
en caños oxidados de otras fuentes.

Si quieres búscate otro, las falacias,
no tienen consistencia ni argumento
mas tratan de engañar al sentimiento,
olvídate de mí pues que ese cuento
sólo puede acarrearme más desgracias.
©donaciano bueno

A otro con tus letanías...? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Carlos Fernández Shaw

Carlos Fernández Shaw

Beati possidentes

(‘felices los que poseen’)

Cuando era joven, y me embriagaba
con ilusiones de que hoy me río,
soñé ser dueño de grandes tierras…
¡Ya tengo un trozo de tierra mío!
Luego la vida, que enseña tanto,
calmó del todo mi desvarío,
mas no el cariño perdí a la tierra…
¡Y hoy tengo un trozo de tierra mío!
Pero: ¡ay! que el trozo de tierra ingrata,
al pie de un bajo ciprés, sombrío,
¡es el que llena la sepultura
donde enterraron al hijo mío!
Con él descansan todos mis sueños
de amor, de gloria, de poderío…
y ante los cielos y ante los hombres,
¡aquel pedazo de tierra es mío!

La vida breve (fragmento)

“OBREROS EN LA FRAGUA
¡Ande la tarea,
que hay que trabajar!

UNA VOZ EN LA FRAGUA
Mi querer es como el hierro,
se resiste con el frío
y se ablanda con el fuego

LA ABUELA
Esta pobre pajarilla
Se va a morir. ¡Qué dolor!
Debe estar la probecilla
iguá que mi Salucilla:
¡Con mal de amor!
¡Ay, amor!

UNA VOZ EN LA FRAGUA
¡Malhaya el hombre, malhaya,
que nace con negro sino!
¡Malhaya quien nace yunque,
en vez de nacer martillo! “

Poesía de la Sierra

«Serranas he cantado. Son hijas de la Sierra.
Sus campos y sus pueblos, mis penas en sus valles,
mis penas en sus montes, hiciéronme sentir.
Por cumbres y laderas, vagando, divagando…
mis versos escribí.
Y así nació mi libro, sincero cuanto pobre.
Dictáronlo, de acuerdo, la Sierra y el Dolor.
Lectores, si los halla; lectores indulgentes:
con él, en vuestras manos, más bien que mis estrofas
tendréis mi corazón.»

«Cañada hermosa, cañada
del puerto de la Fuenfría,
¡qué alegre estás, inundada
por la luz del mediodía!
…………………………………..
Pasada la juventud,
víctima del mal que tengo
como castigo, a ti vengo
buscando paz y salud;
paz, de la que siempre fui
más que amigo, adorador,
y salud, mi bien mayor
y el primero que perdí…»

La Maliciosa

«Esta montaña, tan altiva,
mole de peñas sobre peñas,
reino del cíclope serrano,
trono del cíclope monarca;
llena de nieve, que deslumbra
con tanta luz del sol de Enero
………………………..
es la montaña más ceñuda,
más imponente, más roqueña
que vi jamás: La Maliciosa.
………………………..
La Maliciosa pide un canto
semisalvaje; rudo, bronco,
todo rugido, todo treno.
¡La Maliciosa, tan ceñuda,
tan formidable, tan roqueña!
Tal como agora se destaca
sobre la luz del zarco cielo,
con un altísimo relieve;
con este manto que pusieron
sobre sus rocas, las nevadas,
hoy desgarrado por las rocas…»

Siete Picos

I
«En Siete Picos hay siete cumbres de roca brava;
de roca estéril como la estéril, siniestra lava;
gigantes picos; ingentes muestras del mismo anhelo,
donde el anhelo de todo el monte por fin acaba,
desengañado de la locura con que intentaba
surgir del bosque, rasgar las nubes, tocar el cielo.
………………………………………………………………
En estas horas,—las más jocundas en claros días,—
la gran montaña refulge siempre con luz de fuego.
Con sus picachos, sus murallones, sus cresterías.
………………………………………………………………
II
Ya, con su manto, la nieve densa la cobijaba.
Ya no mostraba sino vestigios de nieve pura.
De blanca nieve, que dibujaba sendas estrías
sobre las peñas, tan formidables y tan bravías…»

Los ritmos del Pirineo

«…Mas, sobre todo, al fondo, amo la línea adusta
De nuestra mole azul, nuestra mole robusta,
La ética cordillera, fuente de dinamismo,
Que bajó al Guadarrama, arroyos de heroísmo,
Temblor de espadas, voces de mando, los linajes
De águilas y las sangres que inflamaron la entraña
Oriental y semita del Sur azul de España…»

Boinas Blancas

III
«Fueron los Carlos reyes del Pirineo. Lejos
al Sur, el Guadarrama, brillaba los reflejos
de las armas, en torno de una madre y su niña,
de dulce nota, sobre la titánica riña.
¡Cristina e Isabel!…»
IV
«…Al fin, murió, rindiéndose sobre su haz la mirada
Con la visión final de que su cordillera
Como un gran paquidermo, cercano a la mar, era
Herido por la mano de Bilbao, en los flancos,
Por Bilbao, fiel al regio Guadarrama…»

Si te gusta Carlos Fernández Shaw... Clic para tuitear

Basta – Blas de Otero

Imaginé mi horror por un momento
que Dios, el solo vivo, no existiera,
o que, existiendo, sólo consistiera
en tierra, en agua, en fuego, en sombra, en viento.

Y que la muerte, oh estremecimiento,
fuese el hueco sin luz de una escalera,
un colosal vacío que se hundiera
en un silencio desolado, liento.

Entonces ¿para qué vivir, oh hijos
de madre, a qué vidrieras, crucifijos
y todo lo demás? Basta la muerte.

Basta. Termina, oh Dios, de maltratarnos.
O si no, déjanos precipitarnos
sobre Ti–ronco río que revierte.

Comentario En Basta, el poeta vuelve a tratar una vez más el tema de la angustia que provoca la posibilidad de que Dios no exista y que la muerte conduzca a la nada, posibilidad que se plantea ante el silencio desolador de un Dios que no se manifiesta. Dicha angustia sitúa al hombre entre la rebeldía y una esperanza desgarrada. Se trata, por lo tanto, de una composición de carácter reflexivo y, más que filosófico, religioso. Basta adopta la forma de un soneto, estructura estrófica que Blas de Otero utilizó en muchas de sus composiciones.
También te puede interesar...
Navegando por la vida soy velero que se…

¿Poetas sugeridos?

X
Scroll Up