Mujer

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Piedra angular a veces esquiva o silenciosa,
siempre tan predispuesta al quite en mis maldades,
la base fundamental de mis debilidades,
más que losa tu eres apoyo de una diosa.

Templo al que recurro yo en el último momento
lanzándo un SOS, lamento, solicitud, plegaria,
solícita llamarada amada con tu aliento
sin demandar a cambio de una letra cambiaria.

A ti, mujer, mi alma hoy ofrezco en sacrificio
como compensación a lo mucho que mereces,
por ayudar derecho a crecer a este novicio

construyendo sólido y expléndido edificio.
Porque lo que deseo lo recibí con creces
a ti bendigo. Eres mi mujer, mi luz, mi vicio.
©donaciano bueno

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!