LA TIERRA

Poeta sugerido: Luis Antonio Chávez

 

Una mujer huraña, otrora silenciosa y otrora tan esquiva,
a veces liberando la saliva o crujiendo con intensa saña.
Sobre tu piel amarillenta sin descanso desliza una maraña,
magma de promiscuos seres que a las pupilas de tu mirar cautiva.

La sangre ciega en lo profundo tus entrañas y en tu apariencia viva,
resolviendo jeroglíficos al escondite con el viento juegas,
garabatos de surcos trazados donde fluye el líquido que anega
el sinuoso cuerpo tan grande y tan pequeño de tu quietud furtiva.

Tal como si fueras mi corazón te quiero, tierra tu eres mi cuna,
bella doncella que tumbada al espejo sol cada nacer me esperas,
que cuando llega la noche y la quietud se anuncia cuidando la luna.

Yo, sacerdote tuyo, arrodillado y trémulo hoy le suplico al cielo
para que exculpes a la inconsciencia infantil de las humanas fieras,
liberando a cambio, prometo, de cadenas y dedicar desvelos.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Luis Antonio Chávez

Luis Antonio Chávez

A MEDIA ASTA

A Fidel Castro “Se me derritieron los ojos”
Valentina Chávez (4 años)

El viento trajo la noticia y no lo podía creer
el corazón me decía que algo andaba mal
pues desde días atrás cantaba la aurora
en el patio de la casa.
No faltaron los fariseos,
aquellos que hacen leña del árbol caído
-incluidos quienes desafiaron al Comandante-
ya que la noticia me cayó como misil SAM 7
e incluso roquetearon mis nervios que ya de por sí
se mantienen alerta ante el acecho del enemigo.
Puse velas a la virgen de la Caridad del Cobre
¡Quería que se me cumpliera el milagro!
que el informe de los noticiarios fuera fallido;
arropé y arrullé esperanzas de que aún siguiera entre nosotros
que continuara expandiendo por los continentes
la solidaridad para los pueblos hermanos,
quise que las noticias a nivel mundial fueran una vil mentira
e incluso incendié un pequeño radio que traje conmigo
como recuerdo de mi exilio en Costa Rica,
pero mi pluma se quedaba a media asta
no podía más, mi corazón convulsionó,
es que el pesar que llevo en las venas
no me cabe en las manos
por eso abrí puertas, ventanas y la azotea
no dio abasto para que entrara el poco aire que nos queda
más la opresión en mi pecho seguía latente
entonces decidí
que con el alma en la mano viajaría a la Isla,
vi su cuerpo como siempre lo imaginé
y al verlo sereno, con entereza,
lleno de esperanza por un pueblo al que dio su vida
“se me derritieron los ojos”…
el Comandante en Jefe Fidel Castro ha muerto
que descanse en paz…

JUDAS

¡Suéltenlo!,
ya me dieron
las treinta monedas…

CATARSIS

a los poetas de alpiste
Cuando el verbo nos asiste
creemos tener el mundo a nuestro lado
y renegamos de Sor Juan Inés de la Cruz
por su canto impregnado de eucaristía
pues no concebimos la idea
de que el verbo sea universal
y nos sentimos más parientes de Vallejo
aunque lo que escribamos
no sea más que escupitajos
que no llegan ni a emparentarse
con la poesía oficial
y hablamos y hablamos
y se nos llena la cabeza de humo
y gastamos nuestros ahorros
por comprar un libro de Lezama Lima
mientras en la casa nos piden para el pan
ah, pero eso sí
que no nos pregunten
que cuál es la mejor poesía
porque rápido decimos que es la nuestra
y hasta nos “emperegueteámos”
diciendo que nuestra próxima residencia
será en la España del poeta rosa Rafael Alberti
de Miguel Hernández, el poeta campesino
y al leer nuestros escritos
creemos que hemos alcanzado la perfección
y nos damos paja diciéndonos
que ya están listos
para arrasar con el premio
Casa de las Américas
ah, pero que no nos hablen de Huidobro
porque no asimilamos su catarsis
y al responder con las peroratas que la voz nos da
decimos que para nuestro gusto
son mejor Veinte poemas de amor
aunque las niñas
se eleven con las canciones del General
y nos codeamos con intelectuales de medio cinto
que a la hora de los salmos
hurgan las palabras más bonitas
para atrincherarse
pero de miedo bajo la almohada
pues tememos que los luceros
nos apunten y nos digan
la historia te consumirá…

POEMAS RESCATADOS DEL OLVIDO

Exilio
Regreso a la casa del tiempo
mis pies desnudos
traen nostalgias acumuladas
busco rostros entre la muchedumbre ya no está Sultán -el perro de la casa-
y la enredadera se secó en la ausencia.
El árbol que sembraste detrás del patio echó nuevas ramas
echó nuevas ramas
las paredes –corroídas-
desveladas de tanta espera
cogieron hongos y otros bichos
habitan la casa de la abuela.
Pienso en las horas perdidas entre cigarros
las tazas de café que no bebimos
por salir a defendernos de la vida…
Pienso en el minuto aquel
que nos dijimos adiós con la mirada
¿qué fue de ti?
hoy te evoco
mientras una tenue llovizna baña mi piel.
Perdona
el canto de Silvio
me trajo tu recuerdo.

ARS POETICA

No te marchés todavía
aún no he encontrado el camino
¿Sabes?
Hoy no dormí lo suficiente
sin embargo preparé la coartada
para perderme entre tus piernas…

AMOR INÉDITO

Ven, siéntate a mi lado
que necesito compartir contigo
este aroma a flor selvática que se esparce
y nos envuelve en el grácil silencio de la noche.

Ven, que quiero asir en la mente
tu voz impregnada de ternura,
el hechizo de tu mirada y el color rosa de tus
mejillas,
porque estando a tu lado no existe ni existirá
ningún ruido mundanal que perturbe contemplarte toda,
serena y taciturna…

Ven,
que deseo saciar la pasión inédita del amor
necesito compartir contigo, el lenguaje titilante
que frenético hipnotiza a mi alma
bajo el suave verdor de primavera.

Ven, porque ahora ensayaremos una forma
diferente de amarnos, sin inhibiciones y
alejados del mundo exterior, pues
junto buscaremos compartir la ambrosía
que se ha desatado de nuestros cuerpos…

Ven,
que el mañana es como música prolongada del espíritu
y no habrá aurora ni ocaso que perturbe nuestras vidas
más que sólo la atmósfera que nos envuelve
las suaves caricias de mis manos
y el néctar de tu labios que hipnotizan…
(Del libro inédito: Cristales del alma)

LEGADO

a Marlon Rubén, mi hijo
octubre de 1994

Algún día sobre esta misma tierra
conocerás el abecedario de mis sueños
y comprenderás, que con ellos
quise descubrir mariposas
pero me creció la ansiedad primero,
que la luz que me señalaría el camino…

conocerás muchas cosas que aún no logras comprender
pues apenas tienes tres inviernos y medio sol
aunque ya empiezas a joderte por un mañana difuso…

entonces, haciendo alusión a tu signo
te encasquetarás en el toro para domarlo
pues no será fácil que te desmoronen los vientos…

Escudriñarás a las estrellas
la luz que les delegó el hacedor del universo
e intentarás comprender a los luceros
que hincharon sus pechos
hasta incendiar las horas
donde se izaba la esperanza…

entonces, vástago mío
al verme con bastón y copos de nieve en el cabello
serás tú el que se encandile
con la idea de jinetear la vida
y elevarás con tu dulzaina
otra tonada con diferente tono…

serán otros
los herederos de la historia
y tú hijo mío,
intentarás también conocer a miguel mármol
a los padres jesuitas, a monseñor romero, a…
por de pronto sólo te doy mis versos,
mi pluma, mi cuaderno…
porque tú harás lo tuyo
en el momento preciso…
Del libro inédito
“Los hijos del trueno?
Premio San Miguel, 1993

A MI HIJA QUE AUN NO NACE

a mi hija que aún no nace

Celebremos la noche
la conquista de un nuevo día
el verbo no conjugado
la voz añeja perdida en el miasma
el silencio vertiendo lo perdido…

Mujer,
veo tu vientre creciendo
y en mi ansiedad
pido diluyamos un nombre,
la química de lo que no se hizo…

Empujemos la noche…
el grito atrapado en la garganta
bebámonos las horas
hija
esta angustia crece
¡ya es tiempo de ver tus pupilas!
tu vocecita diciendo ¡papá!

Te sugiero seguir leyendo...
Yo vengo de una tierra donde la mar no llega, donde el sudor releva al…
Scroll Up