Category Archives: Naturaleza

OTOÑO, LA ESTACIÓN DE LA TRISTEZA

Cristina Peri Rossi (poeta sugerido)

Otoño, la estación de la tristeza,
otoño, cuando el alma se resiente,
la calma se aposenta en el ambiente
e invita a disfrutar de la pereza.

SI EL MONTE SE QUEMA, QUE SE QUEME

Reinaldo Arenas (poeta sugerido)

Que yo crecí entre pinos y encinares,
allí donde la mies era el sustento,
el vino se inventaba en los lagares,
llovía en el invierno siempre a mares
y el campo de agua andaba muy sediento.

SE VA, SE VA, SE VA…

Juan Boscán (poeta sugerido)

Se va por la pendiente poco a poco,
mirad como resbala y precipita,
desciende cual tratase de un sofoco
que sufre y se desliza como un moco
y amar al que es su origen necesita.

EL AGUA DE LA FUENTE

Alejandro Asensio (poeta sugerido)

El agua mira limpia y transparente.
Dedícate a observar cuando del caño
resbala sigilosa, dulcemente,
cual fuera que es el alma de esa fuente
que intenta deslizar sin hacer daño.

CUANDO NACE LA LUZ

Antonio Muñoz Quintana (poeta sugerido)

Cuando nace la luz y el cielo alumbra,
cuando salen los pájaros del nido,
cuando el cielo se muestra agradecido
y la luna se esconde en la penumbra
aunque ignores ni sepas por qué ha sido.

AMOR A PRIMERA VISTA

Heli Ramirez (poeta sugerido)

Al chopo, al que amamanta la ribera,
algunas hojas nuevas le han salido,
después de un largo invierno, tensa espera,
al tiempo que arribó la primavera
ya todo ha despuntado, está florido,
será hasta que dios quiera.

CAÍA, CAÍA, CAÍA LA NIEVE

Claribel Alegría (poeta sugerido)

Caía la nieve, lenta, suavemente,
encima el tejado, sobre las iglesias,
los huertos humildes y los cementerios,
caía sin ruido, volando indolente,
cual ser que es cautivo de sus anestesias,
en cúpulas grises de los monasterios
cubriéndole al valle, en

UN RÍO ES UN GARABATO

Rossy Evelin Lima (poeta sugerido)

Un río es un garabato,
una especie de serpiente,
un meandro, una corriente
donde el agua pasa el rato;
un espejo de acetato
que buscando va insistente
a un amigo, otro afluente
que le ayude a hacer más grato
su

EN LANDELIES LLUEVE…

En Landelies llueve, siempre llueve
lo mismo que al caer hace la nieve.

La lluvia que insistente y molestosa,
mostrando va su acento, su relieve
y lo hace de una forma rencorosa
pues cae poco a poco cadenciosa
que fuerte no

UN GUIÑO A LA BAHIA

De nuevo volví al mar. Yo no sabía
si el mar nunca pasaba de la raya,
pensando que quizá ya no estaría,
diciendo para mi qué es lo que haría
sin sol y sin la playa.

UNA MAÑANA DE NOVIEMBRE

Era una mañana de noviembre silenciosa y fría,
al sol del oriente abrí mi ventana,
el viento traía
perfume de rosa temprana,
-salvia, espliego, mejorana-
en besos de melancolía.

Bullicio, canciones y risas,
Doblar de campanas que llaman a misa.
¡Que

IGUAL QUE UN ESTROPAJO

Yo, que vine a este mundo sin saberlo,
sin que nunca pidiera o consultara,
cual bulto sospechoso de estraperlo
sin siquiera comerlo ni beberlo
cual cerdo en una piara.

LA TARDE VA CAYENDO

La tarde va cayendo sumida en su pereza,
las hojas rebotando sobre el firme enfermizo,
-recuerdo yo esa tarde sufriendo aquel hechizo-
en medio del susurro de un aura que bosteza.

Pudiera ser el mar dechado de inquietudes,

¡AY, MADRE!

Que saber, hay que saber,
que yo nací una mañana
y echarme quise a correr
al ver desde mi ventana
lo que me iba acontecer.

Y es que vine a mi pesar
sin que nadie consultara

DESEADA PRIMAVERA

Esperada, cuántas veces
he llorado por tu ausencia
suplicando,
y has gozado de mis preces
reclamando tu presencia
¡hasta cuando!.

Cuántas veces yo he soñado
con los ríos, con los peces
con las flores,

ME GUSTAN LAS CIUDADES

Me gustan las ciudades vestidas y aseadas
ausentes de pasquines, paredes sin panfletos,
que amables te reciben y muestran sus respetos,
exentas de excrementos y esquinas sin meadas
mostrando al visitante que no habitan paletos.

CUANDO LLEGUE EL INVIERNO

Cuando llegue el invierno, amigo mío,
y de blanco se pinten las montañas,
el ganado retorne a sus cabañas
para así proteger de tanto frío.

Cuando el cielo se torne ya sombrío
y la lluvia se asome a los tejados,
con

TIERRA PROMETIDA

tierra prometida

Que campos yo he visto llenos de tristeza,
de sueños sedientos que al cielo bramaban,
a huraños rastrojos que a dios suplicaban
reclame a la lluvia no tenga pereza.

Y he visto a parajes llenos de maleza
y a surcos resecos

Abrir el chat
1
Hola! ¿amas la poesía? ya eres mi amigo. Te adelanto que mis poemas pueden ser reproducidos sin previo aviso siempre que me cites. ¿hay algo que te gusta/no te gusta/sugerencias? Anda, dímelo. Te escucho!
Powered by