MI PAISAJE FAVORITO/

Carlos Brandy (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de NATURALEZA

 

Cuando el mar está bravío
no me gusta ir a la playa.
que prefiero ir donde haya
una orilla junto a un río,
bajo algún chopo sombrío
contiguo a cañaverales
y en esos juncos cabales
ver como luce el estío.

Que ese fragor de las olas
me produce a mi tristeza
y me induce a la flaqueza
cuando allí me encuentro a solas.
Me trae reminiscencia
-mi infancia en Fuenterrabía-
la angustia que producía
de mi familia su ausencia.

Sólo si el mar está en calma
voy a relajarme al mar,
allí me pongo a pensar
y descubro que hay en mi alma
-miro al fondo y me recreo-
deseos de adivinar
dónde acaba allí el soñar
si al final nada ya veo.

Si pudiera yo crear
mi paisaje favorito
montaría un chiringuito
con chopos en el lugar,
de algún río un afluente
y unos arbustos frondosos
que me miraran mimosos
y así estar eternamente.
©donaciano bueno

¿Conoces a Carlos Brandy? Lee/escucha algunos de sus poemas

Carlos Brandy

MIL NOVECIENTOS CINCUENTA Y CINCO

Un rostro como un río,
un corazón ardiendo
por encima de todo.
Esta inocencia debo
a la piedra donde puse
mi planta,
a los caminos, a los niños,
al mar, al cielo inmenso
con su anhelo de pez vivo,
a los árboles, a ciertos hombres
que abrieron su misterio
sin pronunciar palabra.
Aquí está mi vida,
en este tiempo y este humilde
lugar, donde por mi ventana
penetra el amable follaje,
y susurra su pequeña canción
con su lengua plena de savia.

ESTAR EN EL TIEMPO

Este estar en el tiempo
como un deseo latiendo en la memoria,
como un árbol fantasmal y absurdo
renovando sus hojas sin palabras;
esta lucha contra el aire,
el agua, el fuego, los pequeños
desastres desencadenados,
mientras las larvas del alma
crecen incansables, o mueren
en la prisa de su esfuerzo.
Todo lo tengo, es cierto:
mi casa, mi mujer, mis amigos,
las innombrables materias de la dicha,
y una nostalgia oscura,
penetrada por cosas que ignoro,
mientras sucede —tan callado—
el melancólico tiempo.

TRISTEZA

Sí, te conocí por tus ojos
oscuros y grandes,
por tu emblema donde un león dormía
entre escondidas garras.
Me enamoré de ti.
Mas ahora cae el olvido.
Así eres más hermosa todavía:
pero no puedo amarte.
Y ya no sobrevivo,
vivo simplemente,
y muerdo la pulpa de los jrutos,
bebo mi vino, hago luz
en mi casa.
Estabas en mi sangre;
hoy estás en la calle, lejos,
junto al invierno
en su más muda entraña.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Impactos: 117

Comparte y disfruta!

0 0 0

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Las tribus que pululan el planeta caminan por caminos muy diversos, todos aunque vecinos son adversos, todos van en estado de retreta.

El día de la Poesía, ya pasó, pero sigue la poesía. Hagámosla viral!

Gracias por leer!
X myStickymenu