FRUTOS INSANOS

»Mi Poeta aquí sugerido: Miguel Santos

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas TRISTES

 

Ese olvido fechado sin cimientos
sin derecho siquiera a la morriña,
sin sombra de sospecha que destiña
y escaso de sutura y de argumentos.

Ese ansia por crear remordimientos
con alas de un avión sin esperanza,
el ruido desnudado de una danza
del alma de pacatos pensamientos.

Silencios que gritando van al viento,
espinos de un rosal enfurecido,
gemidos de un lamento mal nacido
ansioso por crear resentimiento.

Mensajes que llorando a paso lento
de santos que han quedado malheridos,
y ríos que andan lánguidos crecidos,
plagados de un preludio ceniciento.

Almas todas de dios, seres humanos,
pavesas de una llama que se extingue,
un pringue que rezuma de otro pringue,
de una higuera sin dios frutos insanos.
©donaciano bueno

#Seamos serios, nosotros qué somos? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Miguel Santos

Miguel Santos

Agua Fría

Despierta
Sí, te hablo a ti
poeta, profeta, asceta
o lo que seas
Abandona la cama
pon manos a la obra
embárcate en el aire
y sueña
Deja caer el peso de la noche
en las torvas hogueras del recuerdo
móntate en la cuerda del instante
y ataca el horizonte sin misericordia
¿Acaso te da miedo ceder ante las fauces del ocaso
rendir las manos y el corazón al hueco del silencio
has llegado a pensar que tú eres la razón de esta comedia
el destino de todos para ti será negado?
Sueña ligero entre palabras e inventa un lenguaje acorde a tu medida
Sí te hablo a ti, metáfora, sonámbula, incrédula, o lo que seas. Despierta

Surcos

Arrastra mi nombre, sorda nube
al fondo vicio de tus afiladas
y húmedas lenguas que jamás lloran en vano
sino espuman el remedio a la mitad del vacío
Quiero dormir en tinta y rajar abismos
que huelan y vuelen a flores
Necesito una excursión con aroma a Guanajuato
o a Ixtapan de la Sal, a Mazunte
a la ciudad de Puebla
que alguna vez fue de los Ángeles
o a la colonia Pedregal de Carrasco
Dame de la inspiradora
esa flor que abres para sobar el polen del deseo
esa que excita a las abejas de lúbrico paladar
e incita a la siembra sin temores

Tragedia

Las flechas son creaturas
que observan desde lejos
desde el endenantes
miradas telescopio
que peinan el enigma
y de vez en vez, aciertan
breve instante
polvo traficante de olvido
breve instante
pretérito al grito
allí comienza a sonreír el aguacero
que lo borrará todo
lluvia irremediable
lluvia de incertidumbres
y después ¿qué?
Sólo continuará la vida

Material peligroso

Mis dioses están entre volcanes
ten cuidado
no vayas a irritarles.

Antes que nada:

¡YO TAMBIÉN SÉ GRITAR!

Pero es innecesario
el canto es
sustancia tan maleable
tan sutil
que será cuestión de unos minutos
colocar esta bomba

Guerrillera palabra
en principio
te llevaré en silencio
– S –
después, con sigilo
aprenderé a respirarte
no quiero mi voz
acalle tu espectro
ni tanto ruido
descubra, antes tiempo
nuestros planes
y salgan pocas nueces…
Me debo a cada pólvora sílaba
no al volumen de mi fugaz garganta

Deberá ser
demasiado tarde
cuando no exista
vuelta de hoja
y la amnesia
vele mi rostro
deberá ser
cuando te hayas
perdido entre las calles
y la mecha del verso
alcance la hora de su hora

Antes que todo
alistarse petardo
hacia la explosión poética
es una inmolación

bajo precisa mano
se deben conducir los materiales
harto inflamables
¡cuidado!
Si quieres ver sin correr peligro
al menos aléjate diez metros
estoy trabando versos
con nitroglicerina.

Yo también sé hablar bajito (Toda la estrofa se pronuncia como un susurro)

después de todo
es necesario
la copla casi llega a la reacción
estoy por expandirme en el aire
es cosa de segundos
no tiembles corazón

Deberá ser (El tono de voz comienza a elevarse hasta llegar al final)
demasiado tarde
cuando no tengas
vuelta de hoja
y tu mañana
no sea más pretexto
para silenciar el instante
deberá ser
cuando hayas guardado
entre tus curiosos olvidos
nuestro encuentro
y, por fin
cuando este verso
no sea más mi verso
sino la sangre que emana
tu herida indolora
¡KABOOOM!

A primera vista

Tomar a los ojos de la mano
Como quien bebe un caballito de tequila
hasta encontrar el fondo
y suspirar por el encuentro inesperado

Reacción en la antesala del milagro
que nos devuelve
al silencio del vapor etílico
Como si en ello
se jugara nuestra última alegría
La risa del tacto La vista del oído
El estribo de la esperanza
a un tiro de dados?que bromea con la cifra exacta

El número que izará el telón
para mostrar desnudo
al momento que se despide como un héroe
que abandona a su pueblo
después de realizar la hazaña

Después de sentir los dedos del ojo
atravesar la eternidad por un instante
y de inmediato regresarnos
al trágico escenario
de nuestra infinita soledad.

#Si te gusta Miguel Santos... Clic para tuitear
También te puede interesar...
Cuando el mar está bravío no me gusta…

Poesía eres tú, te interesa?

X