PODREDUMBRE, POBRE MUNDO/

Alejandra Pizarnik (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Quizás exista un día, yo hoy no sé,
que dios decida al fin salvar al mundo.
No quiero que me pille a contrapié
mas yo con mucho tino le diré
tú hiciste a este lugar bastante inmundo.

Con toda mi franqueza le hablaré
admíteme que te has equivocado,
y deja de engañarnos. Sabes que
no soy yo un invidente que no ve
ni un sordo soy o un mudo o un alelado.

Que este globo no tiene solución
precisa de un repaso tan profundo,
millones faltarían, un montón.
Construir otro de nuevo con pasión
será menos costoso y más rotundo.

Tan lleno está de pupas y arañazos
que no sirven los parches ni tiritas.
Con riesgo de caerse hoy a pedazos,
es preciso evitar los testarazos
de luchas fratricidas y cainitas.

Pues que duro resulta este trabajo
tómate todo el tiempo que precises,
siete días son poco aún a destajo.
Con tu gracia, salero y desparpajo
nos darás con un canto en las narices.

Te propongo mandar a hacer puñetas,
si es preciso, incluso al cementerio,
eso sí, no te olvides de mis nietas,
ingenuas…, tan chiquitas…, pizpiretas…,
y el consejo de amigo, sé más serio.
©donaciano bueno

Es evidente que solamente Dios pudo hacer el mundo en siete días. Como también lo es que no cuidó los acabados. Podría haberse tomado unos días de más y dejarlo más aseadito.

Lee aquí otro poema, éste de Alejandra Pizarnik

Alejandra Pizarnik

Esta noche, en este mundo

A Martha Isabel Moia
en esta noche en este mundo
las palabras del sueño de la infancia de la muerta
nunca es eso lo que uno quiere decir
la lengua natal castra
la lengua es un órgano de conocimiento
del fracaso de todo poema
castrado por su propia lengua
que es el órgano de la re-creación
del re-conocimiento
pero no el de la re-surrección
de algo a modo de negación
de mi horizonte de maldoror con su perro
y nada es promesa
entre lo decible
que equivale a mentir
(todo lo que se puede decir es mentira)
el resto es silencio
sólo que el silencio no existe

no
las palabras
no hacen el amor
hacen la ausencia
si digo agua ¿beberé?
si digo pan ¿comeré?
en esta noche en este mundo
extraordinario silencio el de esta noche
lo que pasa con el alma es que no se ve
lo que pasa con la mente es que no se ve
lo que pasa con el espíritu es que no se ve

¿de dónde viene esta conspiración de invisibilidades?
ninguna palabra es visible.

Cenizas

La noche se astilló de estrellas
mirándome alucinada
el aire arroja odio
embellecido su rostro
con música.

Pronto nos iremos

Arcano sueño
antepasado de mi sonrisa
el mundo está demacrado
y hay candado pero no llaves
y hay pavor pero no lágrimas.

¿Qué haré conmigo?

Porque a Ti te debo lo que soy

Pero no tengo mañana

Porque a Ti te…

La noche sufre.

Cuarto solo

Si te atreves a sorprender
la verdad de esta vieja pared;
y sus fisuras, desgarraduras,
formando rostros, esfinges,
manos, clepsidras,
seguramente vendrá
una presencia para tu sed,
probablemente partirá
esta ausencia que te bebe.

Despedida

Mata su luz un fuego abandonado.
Sube su canto un pájaro enamorado.
Tantas criaturas ávidas en mi silencio
y esta pequeña lluvia que me acompaña.

Exilio

A Raúl Gustavo Aguirre

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en qué vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.

¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas,
aunque fuere con sonrisas?

Siniestro delirio amar a una sombra.
La sombra no muere.
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ángeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.

Hija del viento

Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero hace tanta soledad
que las palabras se suicidan.

Anillos de ceniza

A Cristina Campo

Son mis voces cantando
para que no canten ellos,
los amordazados grismente en el alba,
los vestidos de pájaro desolado en la lluvia.

Hay, en la espera,
un rumor a lila rompiéndose.
Y hay, cuando viene el día,
una partición del sol en pequeños soles negros.
Y cuando es de noche, siempre,
una tribu de palabras mutiladas
busca asilo en mi garganta,
para que no canten ellos,
los funestos, los dueños del silencio.

(Los trabajos y las noches,1965)

Origen

Hay que salvar al viento
los pájaros queman el viento
en los cabellos de la mujer solitaria
que regresa de la naturaleza
y teje tormentos
Hay que salvar al viento.
(La última inocencia,1956)

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Impactos: 449

Comparte y disfruta!

0 0 0

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
No te asustes, la vida da bandazos,ni te engañes, que el tiempo has de vivirpredispuesto a gozar como a sufriry un mal día quedarte hecho…