EL SEXO Y LA DUDA NO TIENEN CURA (Mi poema)
José Belmonte Serrano (Mi poeta sugerido)

Inicio » Reflexión » EL SEXO Y LA DUDA NO TIENEN CURA (Mi poema) José Belmonte Serrano (Mi poeta sugerido)

¡Gracias por leer esta publicación, ¿deseas comentar?  haz click en el botón de la izquierda!

MI POEMA…de medio pelo

 

Que yo vine hasta aquí cuando la vida
me hiciera una trastada y me dijera
que poco si era más que una quimera,
a veces dolorosa o divertida,

pues sepa que el que espera, desespera
y pobre del que intente hacer camino
creyendo ser el dueño del destino
que siempre aquí será lo que dios quiera.

Buscar, se ha de buscar, que en la campiña
las flores se han de hallar entre rastrojos,
lo mismo que en el pelo andan los piojos
o el vino no encontrarse entre las viñas.

¿Saber? Quiero saber. Es necesario.
¿Saber de mi? Pregunten al siguiente.
Olviden del que puso la simiente.
Propongo se redacte un cuestionario.

Me busco por aquí, genio y figura.
O en hojas del ayer del calendario.
Me busco y no me encuentro. Visionario.
Que el sexo y el dudar no tienen cura.
©donaciano bueno

Los dos son iguales...? Clic para tuitear

MI POETA SUGERIDO:  José Belmonte Serrano

NADIE NOS AGUARDA

“… el ruido de los trenes es bueno para el alma humana”.
Manuel Vilas, Los besos

Pasan lentas las horas de la tarde,
cálidas como los trenes que mueren
en las estaciones de viejos lugares
donde hace tiempo se apagaron las voces
de todos sus viajeros.

Cerca de allí, en un patio olvidado,
una acacia ofrece su generosa
sombra, refugio de sueños y de aves.
Unos cuantos árboles polvorientos,
sin frutos, casi sin hojas.
Y una golondrina que rasga el cielo,
azul e inmenso como un océano,
con sus alas oscuras y ligeras.

El cansado viento, con voz secreta,
conduce las nubes de seda blanca
hacia su arrogante y extraño destino,
como un pastor dirige su ganado
a la quietud y al sueño.

Pasan lentas las horas.
Todo se desvanece con la noche,
ahogada en su temeroso silencio,
como una bella forma de vida.

Nadie nos aguarda. Nadie sale
al encuentro a alumbrarnos el camino.
Sólo una luz, y recuerdos hermosos,
la sutil belleza que tanto amamos.
Un libro descansa sobre la mesa:
oscuro paraíso que resplandece.

LOS BÁRBAROS

“Es difícil creer en algo cuando uno está solo y no puede hablar de ello con nadie”.
Dino Buzzati, El desierto de los tártaros

Hace unos cuantos años que camino
por en medio del desierto, perdido,
al frente de un ejército de sombras
al que conduzco
hacia una muerte segura. Y, aun así,
los bárbaros nos pisan los talones.

EN RECUERDO DE FRANCIS SCOTT (1896-1940) Y ZELDA FITZGERALD (1900-1948)

Eran encantadores y felices,
bellos como una soleada mañana.
Y lo fugaz les añadía encanto
a sus locas vidas.
Pronto aprendieron a beber champán
en copa larga de cristal purísimo.
Las fiestas se convirtieron en material
para su literatura. Y sus novelas
se poblaron de ricos, de gente alegre
como ellos mismos, que conducían
lujosos coches a velocidades insólitas.

Sin saberlo acaso, retrataron
su propio drama, su final infausto,
con una precisión que dejaron plasmada
en la lápida de sus propias tumbas.

EL POZO

Nunca llegué a pensar que un día
todo aquello sería para mí.
Ni mi padre, que era callado, parco
en palabras, me dijo: hijo mío,
todo cuanto ves será tuyo,
como en las películas de los cines
a los que nunca acudíamos.

La casa sólo tenía una cuadra vieja
y deshabitada en donde había
un cerdo que sacrificábamos a final
de cada otoño,
un gallinero roto y sucio que nos abastecía
de carne para el asado de los domingos,
y un pozo oscuro, profundo y estrecho
en el que, a veces, durante el silencio
de la noche se podía escuchar
el rumor de las olas
y el largo lamento de los ahogados.

TARDES DE DOMINGO

A Juan Marsé

“Por ciertos ruidos de la calle, que oía, adivinaba la suavidad de la tarde”
A. Camus, El extranjero

Era domingo. El dominó, la cerveza.
Conversaciones en la barra del bar.
Una mañana tranquila,
sin nada que hacer.
Por la tarde, el fútbol. Casi la felicidad
embellecida por el ocio. Ciertas
muchachas con su cola de caballo,
con ese ritmo de princesas de barrio,
y el sabor dulzón del carmín en sus labios.
Un aire provinciano, reposado,
y una hermosa sonrisa dirigida
siempre a los otros.
De regreso a casa, las calles mal iluminadas,
aceras destripadas y solitarias.
Solares abandonados.
El eco lento y fugaz de unos pasos.

Si te gusta #José_Belmonte_Serrano... Clic para tuitear

Autores en esta página

Si te gusta mi poema o los del poeta sugerido, compártelo. Gracias
Donaciano Bueno Diez

Donaciano Bueno Diez

Editor: hombre de mente curiosa, inquieta, creativa, sagaz y soñadora, amante de la poesía.

Artículos: 2939
Subscríbete!
Notificar a
guest

0 ¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Echa un vistazo a la siguiente publicación
Esta es la historia de un viejo que…
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x

Descubre más desde DonacianoBueno

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo