Mi poema: YO YA ESCRIBÍ BASTANTE
Mi poeta sugerido: Rafael Pérez Estrada

Inicio » Reflexión » YO YA ESCRIBÍ BASTANTE

¡Gracias por leer esta publicación, ¿deseas comentar?  haz click en el botón de la derecha!

MI POEMA …de medio pelo

 

Que yo ya escribí bastante,
tanto que ya no me acuerdo,
a veces estando cuerdo
y otras, las más, delirante.
Y hoy que ya a escribir me pongo
no me aparecen más temas,
si he de hablarles de teoremas
o de una historia en el Congo.
No me queda más mondongo
para morcillas tan memas.

Si he de hablar del paraíso
o algo que a mi me ha pasado,
de la lluvia, del pecado,
de algún caso que hice omiso.
Si debo ser más conciso
y debiera de abstenerme
y a mis palabras beberme
y así ocultar ser Narciso.
Quisiera ser más preciso
y no en diatribas perderme.

Que ésta enorme confusión
a mi mente la aniquila
y trasforma cual Favila
en un toque de traición.
Quisiera ser camaleón
una estrella rutilante,
el reflejo de un diamante,
el fuelle de un acordeón,
o el sonido del trombón
de las letras ser su guante.
©donaciano bueno

#Escribir es un vicio...pero bueno? Clic para tuitear

MI POETA SUGERIDORafael Pérez Estrada

CANTOS DE SAN LORENZO EN EL ESCORIAL

El tostado de un cuerpo no sólo pertenece
a las pruebas con que la fe se templa y reconoce
sino que es parte del orden gastronómico.
Hay en todo tormento una amorosa forma
de iniciarse en la carne y de tratar la víscera.
Tiene toda tortura un sabor a cocina,
un regular despiece y un ritual servicio
y de piches y de acólitos, de especias y de salmos.

Poned en las espaldas mantequillas y aceites,
que la cochura tenga el olor que conviene
a la piel que se hace milagro gustativo.
Haced que el pecho, su blancor de pechuga,
adquiera el punto exacto del paladar angélico.
Mezclad en la consulta de este raro suplicio
libros devocionarios y recetas monjiles,
en tanto la piedad y el gusto ya mezclados
os coronen mi martirio y su virtud exalten.

PIENSO, LUEGO EXISTO

Pienso, luego existo;
y me respondió el objetual:
Los objetos existen,
luego piensan.
Y para redundar en lo dicho
empujé al suelo el jarrón utilizado
de pretexto hasta entonces:
Y sufren — añadí —
en silencio.

ZINNIAS, VERBENAS, PETUNIAS

Zinnias, verbenas, petunias
y una mariquita como una gota
de sangre ensombrecida
por el seis doble del dominó.

El poeta asesinado

Cabalgan caballos en el sueño perdido del poeta muerto.
El terral que seca las metáforas.
La frialdad del eco.
La curva ascendente del silencio.
La inútil realidad del ángel.
La aguda naturaleza del grito.
La inexplicable sequedad de la sangre.
El horizonte de la palabra.
Caballos ciegos en la noche de los sueños perdidos.

XI

Señalándome a un hombre de gran dignidad, me dijeron: Ese es el resucitador; y como yo preguntara
detalles, me explicaron que sólo podía resucitar a aquellos cuya muerte representara para la patria y la
cosa pública una pérdida irreparable.
Todos confiaban en este hombre, y al punto creían en su capacidad prodigiosa para devolver a los muertos de
su eterno reposo. Mas cuando inquirí sobre el número de sus milagros, esta fue la respuesta: Nunca
ha resucitado a nadie, porque nadie nos ha parecido imprescindible. Sin embargo, el hombre actuaba como si
hubiera devuelto de las sombras a toda una nación.

Si te gusta #Rafael_Pérez_Estrada... Clic para tuitear

Si te gusta mi poema o los del poeta sugerido, compártelo. Gracias
Subscríbete!
Notificar a
guest

1 Comentario
El más votado
El más nuevo El más antiguo
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Echa un vistazo a la siguiente publicación
Desde mi atalaya observo al mundo,abriendo la mirilla,…
1
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x

Descubre más desde DonacianoBueno

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo