AGUSTÍN de FOXÁ

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Agustín de Foxá Torroba fue un escritor, periodista y diplomático madrileño nacido el 28 de febrero de 1903 y fallecido el 30 de junio de 1959. Su trabajo en embajadas y consulados lo llevó por varias partes del mundo. Poco antes de su muerte, fue nombrado Académico de Número de la RAE, que es la mayor mención que se puede otorgar a un miembro.
Como escritor, fue uno de los pioneros de la ciencia ficción en los relatos; destacan “Viaje a los efímeros” y “Hans y los insectos”. Su poesía, otro género que dominó, incluye poemarios como “La niña del caracol”, “El toro, la muerte y el agua” y “Poemas a Italia”. Uno de sus poemas que suele ser recordado es “Ci Ping Sing”, que trata de la infidelidad de un ministro chino a su rey. También fue un conocido novelista, siendo “Madrid, de Corte a checa” su obra de mayor renombre

Cui-Ping-Sing
…Hoang:
Escucha…
¿En qué otro mundo de cerezas raras
oí tu voz? ¿En qué planeta lento
de bronces y de nieve, vi tus ojos
hace un millón de siglos? ¿Dónde estabas?
Fuiste agua hace mil años.
Yo era raíz de rosa, y me regabas…
Fuiste campana de Pagoda, yo era
nervio del ojo que miró a tu bronce.
Nos hemos perseguido
alma con alma, atravesando cuerpos
peregrinos de venas y latidos,
por pieles de animales, por estambres,
escamas, esqueletos cortezas;
por mil cuerpos y sangres diferentes,
alma con alma, cincelando torres
de espíritu con lágrima y sonrisa…

…Hoang:
Tú fuiste, Cui-Ping-Sing, todo lo claro,
el cisne o la ceniza.
Yo fui todo lo oscuro,
la raíz, la tortuga.
Tus pechos
son dos nidos calientes,
tejidos en la rama de un almendro…

El pájaro de las fotografías

¿Y qué fue de aquel pájaro
de las fotografías? Franzen,
Kaulak,
vosotros le teníais.
Salía
del jardín misterioso de la cámara oscura.
Agua, el cóncavo lente,
en donde se miniaban las terrazas sin flor de los telones.
Niños de Comunión
te soñaban distinto,
con plumas de color y largas colas.
¡Oh, pájaro lejano!…
Siempre en la eterna víspera de un vuelo
o de una aparición que no llegaba.
Gelatina con agua,
iris bajo los paños.
Por el jardín oculto que se veía
en sus bordes de niebla,
por la placa sensible
que la luz hiere y mata.
Los ojos asombrados de los niños,
en todos los retratos de la tierra,
están mirando tus hermosas alas.

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética