OH, DIOS, NO TE COMPRENDO

»Mi Poeta sugerido: Pedro Pérez Clotet

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas RELIGIOSOS

 

No te comprendo, Dios, no te comprendo,
ni comprendo a este mundo y a sus guerras,
que nunca acierto a ver lo que tú encierras,
si dices la verdad o estás mintiendo
o eres malo, tan malo que me aterras.

¿Por qué, si tú eres uno e indivisible,
hay otros que se arrogan el derecho
a hacerte pupa a ti. Y así que, horrible,
no sepa a quien creer? Que inamovible
me acerque hoy hacia ti con mi despecho.

Dios, tú, pobre dios, que nos hiciste,
a tu imagen real y semejanza.
O es que poco después nos confundiste
y en nuestro corazón creaste un quiste
o hiciste atravesar con una lanza.

Si nadie ha de tomar tu nombre en vano
¿a qué viene levanten tu bandera
los que quieren reivindicarte? Hermano,
ese es mi dios, de apodo ciudadano,
el resto aquí será lo que dios quiera.
©donaciano bueno

Es cierto que tendríamos que ser Dios para comprenderle? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Pedro Pérez Clotet

Pedro Pérez Clotet

Índice de poemas de este poeta

Más allá del amor

Si en el amor la noche nos abrasa,
no es del amor el límite tan sólo
la profunda tiniebla. Dulce pluma
también le brinda el pálpito inefable
del misterio remoto, en voz, caricia.
Pluma o trémula llama que nos funde
con la pasión ardiente -¡oh puro fuego!-
de tantas altas noches inmoladas
noches del alma claras, trascendidas.
Nunca el amor, hoguera de la noche,
que en las divinas luces se contempla,
mas soledad nocturna de los hombres.
Nunca el amor, si el hombre sabe amarlo,
luz de nieves más tristes y fugaces.
Cuando en las noches negras desvalidas.

NOCHE TOTAL 

Negro silencio. No temas
que esta noche se te escape
de las manos, alma, esta
eterna noche del mundo

Como un ave se ha posado
en el pretil de tus ojos.

Como una fugaz violeta
de negrura se ha enredado
a tus manos, palpitante.

No se siente ni el halago
de la nieve en el sendero.

Ni se adivina la espada
desvelada de la estrella.

Ni se vislumbra el brillante
girón del cielo en el río.

Ni siquiera sueña el agua
sus altos sueños de espuma.

El duro cielo no tiene
esos vivos horizontes
verdes, amarillos, granas,
de las noches del estío,
carruseles de los ojos.

El cielo está quieto y mudo.
Perdido en la munda tierra

Abraza bien, alma mía,
la hogaza de esta gran noche,
eterna noche del mundo.

Esta noche fugitiva,
que se ha posado en tus ojos. 

Negro silencio. No temas
que esta noche se te escape
de las manos, alma, esta
eterna noche del mundo

Como un ave se ha posado
en el pretil de tus ojos.

Como una fugaz violeta
de negrura se ha enredado
a tus manos, palpitante.

No se siente ni el halago
de la nieve en el sendero.

Ni se adivina la espada
desvelada de la estrella.

Ni se vislumbra el brillante
girón del cielo en el río.

Ni siquiera sueña el agua
sus altos sueños de espuma.

El duro cielo no tiene
esos vivos horizontes
verdes, amarillos, granas,
de las noches del estío,
carruseles de los ojos.

El cielo está quieto y mudo.
Perdido en la munda tierra

Abraza bien, alma mía,
la hogaza de esta gran noche,
eterna noche del mundo.

Esta noche fugitiva,
que se ha posado en tus ojos.

Si te gusta Pedro Pérez Clotet... Clic para tuitear
También te puede interesar...
Vivimos en un mundo de plúmbeos pedigüeños,donde todos…

Somos...

X
Scroll Up