LA MENTE ES UN CABALLO DESBOCAO/

Luis Felipe Fabre (poeta sugerido)

la mente es un caballo desbocao
* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

La mente es un caballo desbocao
que arrastra al que la sufre a la deriva,
la mente más que mente es una criba
que cierne lo que encuentra a cada lao.

No intentes, pues le trae sin cuidao
que digas que lo que hace no es cristiano,
pues suelta lo que encuentra más a mano
así sea lo tildes de pecao.

Ni entiende que lo que hace es un cacao
pues vela no te ha dado en este entierro,
mejor será que quites aquí el hierro
o culpes del fracaso al empedrao.

Admite que este reto se ha acabao,
que a necios hay que hacerle oídos sordos,
acaso es uno más que caen gordos,
deduce que es que un tuerto te ha mirao.
©donaciano bueno.

La ley del mínimo esfuerzo? Clic para tuitear

Apócope es la costumbre de suprimir algún sonido al final del vocablo para acortarlo. 

Diccionario de María Moliner: Sufijo con que se forman los participios de la primera conjugación: «pintado», «casado». Esta terminación «-ado» se pronuncia con «d» muy relajada e incluso llega a convertirse en «ao»: «Ya hemos llegao»; pero hay que tener cuidado de pronunciarla diptongada y también de no convertirla en «au», pues el hacerlo así es propio del lenguaje tosco de algunas regiones.

¿Conoces a Luis Felipe Fabre? Lee/escucha algunos de sus poemas

Luis Felipe Fabre

“Las hermanas Ducolomb”

Ana, Silvia, Isabel: las hermanas Ducolomb:
siempre estaban dispuestas a auspiciar una
sesión espiritista y al final, para el susto,
una copita de jerez.
Sus temas predilectos de conversación:
la tabla esmeraldina, la pirámide
de Keops, el poder curativo
de los cuarzos.
Días antes del fatídico accidente
Isabel, la más joven,
me aseguró haber visto un ovni.
Ah, el libro de Toth, el Santo Grial,
la barca de Quetzalcóatl, el secreto de los cátaros.
Ana, Silvia, Isabel: las extraño.
Ana, Silvia, Isabel: las invoco.
Ana, Silvia, Isabel:
si hay vida después de la muerte,
hagan una señal.

Trailer 1 Una chica desaparece en circunstancias misteriosas:

otra
chica desaparece y luego
otra

y otra y otra y otra y otra y otra: no

hay motivos de alarma, explica
el jefe de la policía: según las estadísticas,
es normal que en México algunas chicas
desaparezcan. Pero

una noche, un cuello, un alarido, unos colmillas
ensangrentados:
hubo testigos:

¡las chicas han vuelto!:

una linterna que se enciende en medio de la
oscuridad
sólo para iluminar el terror: una estampida de
murciélagos:

¡las chicas han vuelto!:

rosas dentadas, tarántulas de terciopelo, rojas bocas
del infierno:
son las mujeres vampiro

que del crimen, la muerte y el olvido han vuelto
como el karma, como
los remordimientos han vuelto, sedientas
de sangre y de venganza.

Las chicas han vuelto: una película de Luis Felipe Fabre.

Las chicas han vuelto: próximamente en cines.

*
Una mano saliendo de una tumba:

la mano del muerto que al final resulta que no está
muerto
o no tan muerto: sólo putrefacto:
la mano del zombi:

la mano que sale al final de la película
para anunciar que el final no es el final:
habrá segunda parte.

Así
la mano
que brotó de la tierra
como un cactus monstruoso
en una fosa clandestina al norte de México.

Pero a esa mano nadie la vio
y si alguien la vio no lo dijo
y si lo dijo no le creyeron
y si le creyeron
le creyeron demasiado tarde:

ahora setenta mil zombis asolan México
según cifras oficiales.

Una mano crispada como una risa en off:
¡la venganza será terrible!

Infomercial

(para los tiempos que corren)
Señora ama de casa: ¿está harta
de tallar día y noche

coágulos de sangre imposibles de limpiar
en la ropa de toda su familia?

¿Las vísceras embarradas en las paredes de su casa
no le permiten dormir?

¿Se ha descubierto a sí misma
exclamando sonámbula: “ ¡Fuera, fuera mancha
maldita!”?

Compre ahora
el Limpiador Quitamanchas Lady Macbeth
y póngales fin a esas viscosas pesadillas.

El limpiador Quitamanchas Lady Macbeth

está compuesto a base de microorganismos
carroñeros
que harán por usted el trabajo sucio
eliminando

los restos cadavéricos
sin dañar la superficie en la que se encuentran
adheridos:
¡científicamente comprobado!

Señora, usted lo sabe: matar
es fácil, lo difícil viene después.

Pero ahora
el Limpiador Quitamanchas Lady Macbeth le ofrece
una increíble solución que revolucionará la higiene
doméstica:

¡Diga adiós al rastro de sesos en su sillón favorito!
¡Diga adiós
a esas alfombras ensangrentadas!

Marque ahora el número que aparece en su pantalla
o llame al 01800 666
y obtenga junto con su compra

el aplicador multifuncional y un paquete de bolsas
para cadáveres
¡totalmente gratis!

Con el Limpiador Quitamanchas Lady Macbeth
usted volverá a dormir
como una verdadera reina.

(Opening song)

Hey, sweetheart, no vayas
de picnic al cementerio:
no vayas
a beber al cementerio:
no vayas a drogarte al cementerio:
no te hagas la gótica
esta noche.

Porque las cosas
se están poniendo raras; encontraron
un brazo
y el resto de ese cuerpo es un misterio;
porque encontraron
la oreja
de otro misterio
y los dientes de sepa el diablo qué sonrisa;

porque las cosas se están poniendo hardcore:
hey, honey, escucha
esta cancioncita idiota: no vayas
a bailar al cementerio:
no vayas a bailar

al cementerio: no vayas
a bailar al cementerio: quédate conmigo
esta noche.

El poema de mi amiga

Cuando leo mi poema
la gente llora, me confiesa. Pero tú no,
me recrimina: yo te he visto, me señala,
tú no lloras, me subraya, tú no lloras
cuando leo mi poema, me recalca.

Me pregunta: ¿Qué a ti
no te importa lo que pasa en este país? ¿No
te duelen los muertos? ¿Las mujeres
violadas? ¿Los migrantes
masacrados? ¿Los secuestrados? ¿Los desaparecidos,
los acallados, los silenciados por la violencia,
por los criminales, por el gobierno, por los militares,
por los medios? Todos
a los que yo doy voz
en mi poema, ¿no te importan?, me pregunta,
me cuestiona, me recrimina, me reclama.

Pero a la gente sí, me explica, me aclara: la gente
aplaude, aplaude,
mucho cuando leo mi poema,
la gente llora y aplaude y luego
la gente se me acerca, me dice cosas.
Me susurra: la gente me dice que le gusta mucho
mi poema. Pero tú

no aplaudes, me confronta, o aplaudes poco,
me describe, porque a ti no te importa, me dice, a ti
no te importa, me repite, a ti no te importa,
me insiste, a ti no te importa lo que pasa.

Lo que pasa es que me tienes envidia: me descubre.
Lo que pasa

es que a ti
te hubiera gustado escribir mi poema: me acorrala.
Lo que pasa es que tú no podrías escribirlo:
me vence:

me aplasta:
no podrías escribirlo
porque a ti no te importa lo que pasa.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Impactos: 242

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Hoy ya sé que he dejado atrás la historia,que escribir el relato no he sabido,que el pasado al pasar ya eché al olvido,ya no queda…

El día de la Poesía, ya pasó, pero sigue la poesía. Hagámosla viral!

Gracias por leer!
X myStickymenu
0Shares
0 0