ACEITE DE RICINO

Fernando del Paso (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Aceite de ricino a mi me daban,
diciendo tómalo y que me querían,
lo amargo del mejunje conocían
mas ellos sin piedad a mi obligaban
al tiempo que a escondidas se reían.

Sospecho que entretanto lo tomaba,
al ver como yo hacía de aspavientos,
-por dentro lo que echaba es juramentos-,
alguno de mi angustia se apiadaba
captando la equidad de mis lamentos.

Quien nunca lo ha tomado desconoce
que aquello no se daba ni a un cochino,
odié hasta la palabra de ricino,
maldigo la eficacia de ese goce,
aceite dicen que era el muy dañino.

Después no he vuelto a oírle ni a mentarle,
si un día en mi paseo me lo encuentro
habré de reprocharle aquel momento
que tuve con dolor que disfrutarle
tan duro, tan cruel, tan virulento.
©donaciano bueno

Tú lo has probado? Clic para tuitear

Sabe peor que el aceite de ricino, se decía de aquel líquido viscosos que resbalando de la pala de la cuchara atravesaba el gaznate para a continuación producirme arcadas.

Fernando del Paso

(I Premio Cervantes)

Cuestión de identidad

La palabra no es vieja,
por fortuna.
Yo no soy la palabra,
por desgracia.

Cuando la palabra me dice,
la palabra me retrata.
Cuando digo a la palabra,
la palabra se espanta.

La palabra es un río cuando el río es un cometa.
Un cometa es la nube cuando la nube llueve,
la nube llueve cuando en mi cuaderno
escribo la palabra “lluvia” mil veces.

Yo no soy la palabra
pero quisiera serlo
para volar con ella
de tiempo en tiempo,
de boca en boca.

pág. anterior
siguiente