PERMISO PARA HABLAR/

Rubén C. Navarro (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Ahora que el hablar está de moda
cuidando en la palabra desvaríes,
que el punto has de poner sobre las íes,
así tengas la fama de rapsoda,
con ellas no porfíes.

Procura no te caiga la censura
de alguna que de fémina alardea,
desee a ti meterte en la pelea
queriendo demostrar que eres basura,
pues tiene verborrea.

Te rete, te dispute o te amenace
en nombre de quien dice las verdades,
e insiste y te calumnia si te evades
si aquello que te ofrece no complace,
sus firmes veleidades.

Habrás de renunciar a tus principios,
del lastre deshacerte de tu infancia.
Los tiempos han cambiado y hoy tu estancia
sujeta esta a derribos y a los ripios
que marcan la distancia.

Los méritos están en los que gritan
no tienes más remedio que amoldarte,
si tú piensas distinto has de cuidarte
y a aquellas que te irritan, que vomitan
hacer un lado aparte.

No intentes comprender tales empeños
su acerva enemistad con los varones.
Su esfuerzo está en meter en las prisiones
a todos, incluido a nuestros sueños
y a nuestros corazones.

Casual, si te inoculan su veneno
admite estás perdido, no resistas,
obsesas, radicales y extremistas,
destacan de los ojos por su cieno,
se dicen feministas.
©donaciano bueno

¿Feminismo contra machismo? Clic para tuitear

Nunca me han gustado los extremos. Si algo se debe cambiar, hágase. Pero es preceptivo se tenga en cuenta a todas las partes. Y especialmente que todos somos fruto de nuestra educación y los hábitos no se pueden eliminar de un plumazo o con un decreto ley

¿Conoces a Rubén C. Navarro? Lee/escucha algunos de sus poemas

Rubén C. Navarro

RESIGNACION

¡Oh, señor, nada inquiero!…
me resigno y espero,
sin temer que se apague mi estrellita de Fe…
Sabes bien que mi vida de cansancio se agota,
que mi sueño está trunco, que mi dicha está rota,
y jamas de mis labios ha salido un “por qué?…

Ni discuto tus leyes invariables, ni anhelo
desertar de la tierra y en el ansia de un vuelo
traspasar los arcanos y llegar a tu Edén;
pero, a solas me digo, meditando en mi suerte:
¡Debe ser muy callada la mansión de la muerte,
y en el seno del justo, debe estarse tan bien!…”

TU AMOR ES UN MARTIRIO

Por tus manos de cera, por tu frente de lirio,
por tus senos -dos rosas de castilla en botón-,
¡tu amor es un martirio
…y es una tentación!…

Porque tienes los ojos como brasas y tienes
en el alma un perfume y en la boca una flor;
porque sabes lo negro de mis cuitas y vienes
añorando ternezas y olvidando desdenes
a encenderme la sangre con un beso de amor;
porque un día llegaste, de mi pecho al santuario
y rompiste los ídolos y apagaste la luz;
porque luego formaste de mi vida un Calvario,
de mi amor una Cruz;

porque vuelas en torno de mi pena tediosa
y en el muro te clavas de mi vida interior;
porque bebes las mieles que secreta la rosa
de mis íntimos huertos ¡oh fugaz mariposa
de las alas obscuras, que presagias dolor!;

porque, a veces, buscamos el placer escondido
en las noches nupciales de infinita pasión;
porque, a veces, me clavas en la cruz del olvido
y en los dardos de oro que robaste a cupido,
vas mandando tormentos para mi corazón;

Porque anhelo el contacto de tu carne de lirio,
que me ofrece la grata sensación de vivir;
porque sabes, amada, producirme delirio,
¡tu amor es un martirio!
es un dulce martirio… ¡que yo quiero sufrir!…

¡MÍRAME, SULTANA!

Mírame, Sultana,
con tus grandes ojos, que son como un mar!…
Mírame, Sultana!…
Piensa que mañana
ya los dos tendremos la cabeza cana
¡y acaso estaremos hastiado de amar!…

Bésame, Sultana,
con tus labios rojos que huelen a azahar…
¡Bésame, Sultana!…
Piensa que mañana
pasarás las horas junto a la ventana,
con el alma enferma, de tanto esperar!…

¡Sígueme, Sultana,
que a un país de ensueño te voy a llevar¡…
¡Sígueme, Sultana!…
Piensa que mañana
irás arrastrando tu cuerpo de anciana,
sin hallar ninguna juventud lozana,
que te dé su sombra… para descansar!…

EL RETORNO

Mañanita de abril, ¡abre tus rosas!
¡y perfuma tus auras rumorosas!
¡y entona con tus aves tu canción!…
¡Mañanita de abril, tibia y ufana!
¡Entra, llena de sol por mi ventana,
y lléname de luz el corazón!…

¡Que arrullen las palomas en mi alero!
¡Que desate sus trinos el jilguero
madrugador!…
…y en el viejo pilón abandonado,
¡que sacuda sus rosas el granado!
¡y que vuelva a cantar el surtidor!…

Hoy tiene que venir mi compañera
-la que con fe mi corazón espera-
y quiero, mañanita de ilusión,
que al llegar el amor de mis amores,
¡me llenes, con tu sol y con tus flores,
de luz y de perfume el corazón!…

¡NECESITA LLORAR!

A mi cansado amor le faltan alas
para volar…
-Palomita que arrullas en mi alero:
¿se las vas a prestar?..-

A mi marchito amor falta perfume
para poder los sueños aromar…
-Clavelito del huerto:
¿se lo quieres tú dar?-

A mi doliente amor le faltan lágrimas
para llorar…
-¡Dios mío, por piedad! pon en mis ojos
toda el agua del mar!…-
……………………….

Quiero volar al hueco de sus manos,
-nidos de amor- y en ellas anidar;
abrir mi corazón, como una rosa,
y sus sueños azules aromar;

y tener en mis ojos tantas lágrimas
como gotas la mar,
porque mi amor, para volverse eterno,
…¡necesita llorar!…

LA MUERTE PASA

La muerte pasa
frente a mi casa…
Yo la contemplo desde el balcón
y de improviso gritar quisiera:
“¡Venid, Señora, que ya os espera
desde hace siglos, mi corazón!”…

¡Pero no puedo!… ¡Pero no puedo!…
su veste negra me causa miedo,
sus cuencas frías me dan pavor,
y así razono y así me digo:
“Si hoy es la vida cruel conmigo,
¡quizás mañana será mejor!”…

Pasó la muerte,
serena y fuerte…
La vi alejarse desde el balcón…
y, aquella tarde sin yo quererlo
sin yo sentirlo, sin yo saberlo,
¡se fue tras ella mi corazón!…

¡BIENAVENTURADOS!…

Bienaventurados los hombres que lloran
su desesperanza, su desilusión,
sin que nadie sepa que jamás imploran
de los Cristos mudos que en los templos moran,
¡por las dichas muertas de su corazón!…

Bienaventurados los que nada inquieren,
los que van marchando de su sino en pos,
los que no maldicen las manos que hieren,
los que no preguntan si después que mueren
¡gozarán la dicha de mirar a Dios!…

¡Bienaventurados los que no han sentido
la pena infinita de un yugo de amor!…
Bienaventurados los que no han querido
salir de su negro palacio de olvido,
porque en él soportan la vida mejor.

¡Bienaventurados los que no han probado
la miel de los labios de alguna mujer!…
Bienaventurados los que no han besado
las bocas ardientes, bajo el emparrado
del jardín de sombras… ¡al anochecer!…

¡Bienaventurados los que no han gemido
al triste recuerdo de un bien que pasó!…
¡Bienaventurados los que no han querido!
¡Bienaventurados!… porque no han sufrido…
porque no han sufrido… ¡lo que sufro yo!…

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 58

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Tú eres feo, yo soy guapo,tú deliras, yo derrapo,pues que a ambos nos hizo dios¿por qué distintos los dosyo de arcilla y tú de trapo?

Vale. Pongamos, no te gusta lo que escribo. Pero ¿a qué perder la oportunidad de leer entre
más de 20.000 poemas de reconocida autoría? Prueba a buscar tu poeta preferido.

¿Qué hay de nuevo?
X myStickymenu