AMIGO, TE ADMIRO

»Mi Poeta aquí sugerido: Benito Pérez Galdós

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas de AMISTAD

 

Quiero saber, amigo, si así puedo llamarte,
si puedo tutearte pues que aún no te conozco,
sólo sé de tus versos donde admiro tu arte
lo mucho que disfruto y aquí lo reconozco.

Han pasado unos días y parecen mil años
desde que por fortuna subí hasta tus altares
y me quede abducido dentro de tus rebaños
y hoy ya sé que hay tormenta y está lloviendo a mares.

No me pongas excusas, no digas que el adviento
ha jugado sus tretas y ha llamado a tu puerta,
no he de creer a nadie, no he de creer, lo siento.

Y así logres huir te seguiré buscando
de puerta en cada casa y hasta en la sombra incierta
para que nunca olvides que te sigo admirando.
©donaciano bueno

A #tozudo nadie me gana? Clic para tuitear

Es un entrañable compañero de páginas de poesía que me han llegado noticias que está atravesando por momentos difíciles con el deseo de que se restablezca pronto y podamos volver a gozar de su arte e ingenio.

MI POETA SUGERIDO: Benito Pérez Galdós

Benito Pérez Galdós

Poema de amor secreto

Mi amor es secreto,
misterioso y oculto,
como las perlas,
que además de estar
dentro de una concha
están en el fondo del mar.

No tengo celos de nadie,
porque su corazón es todo mío.
No tengo celos más que de la publicidad;
odio de muerte a todo el que descubra
y propale mi secreto.
Antes me arrancaré la lengua
que pronunciar su nombre
delante de otra persona.
Su nombre, su casa,
su familia, todo es misterioso.

Yo me deslizo en la oscuridad,
en oscuridad profunda
que no proyecte sobra alguna,
y abro mis brazos para recibirla,
y los oscuros cuerpos
se confunden en el negro espacio…

LA EMILIANADA

Un ruido sordo en el recinto suena
y los valientes de pavor transidos
contemplen todo con horrible pena
sus furores en miedo convertidos.
La herrada puerta entre sus goznes gira
y en el dintel don Lucas se abalanza
bañado el rostro, que terror inspira,
con la sonrisa cruel de la venganza.
Con ojos de Satán la turba mira,
cual tigre se apresta a la matanza,
cual hambriento cóndor que ve delante
rojo montón de carne palpitante.
Disperso corre el engreído bando
a la vista del jefe furibundo,
con vergüenza y despecho deseando
que se lo trague el ámbito profundo.
¡Esclavo sin razón!, ¿por qué combates?
Humíllate al poder de los magnates.

EL TEATRO NUEVO

En una noche lóbrega,
se cierne sobre el ámbito
de la ciudad pacífica
siniestro ser fantástico.
Es el espectro fúnebre
de aquel poeta extático
que a mártires y vírgenes
y apóstoles seráficos
colores dio poéticos
con sus serenos cánticos;
de aquel cuyos volúmenes,
que algunos llaman fárragos,
contienen más esdrújulos
que gotas el Atlántico.
Al ver la chata cúspide
del coliseo náutico,
una sonrisa lúgubre
bulló en sus labios cárdenos,
y con expresión hórrida
exclama contemplándolo
¿Quién fue el patriota estúpido,
quién fue el patriota vándalo,
que imaginó las bóvedas
de ese teatro acuático?
¡Por vida de san Críspulo!
Que a genio tan lunático
merece coronársele
con ruda y con espárragos
para que el tiempo próximo
en los anales clásicos
le aclame por cuadrúpedo
con eternal escándalo.
Así dijera y súbito,
su rostro seco y pálido
tiñóse con la púrpura
del encendido gánigo,
y en los espacios célicos
corrió con vuelo rápido,
pronunciando los últimos
esdrújulos tiránicos,
que en el espacio cóncavo
repite el eco lánguido,
diciendo en voz lacónica
¡Qué bárbaros, qué bárbaros!

El pollo

¿Ves ese erguido embeleco,
ese elegante sin par
que lleva el dedo pulgar
en la manga del chaleco;
que, altisonante y enfático,
dice mentiras y enredos,
agitando entre sus dedos
el bastón aristocrático;
que estirando la cerviz
enseña los blancos dientes,
atravesando los lentes
sobre la curva nariz;
que saluda con tiesura
a todo el género humano,
y lleva siempre la mano
enclavada en la cintura;
que, más obtuso que un canto
y sin saber la cartilla,
refiere la maravilla
del combate de Lepanto;
que va al teatro y pasea
sus miradas ardorosas,
contemplando a las hermosas
jóvenes de la platea;
que aplaude mucho al tenor,
y aplaude a la Cavaletti
y critica a Donizzetti,
y al autor del Trovador;
que hallándose en la reunión.
sin modales elegantes,
se va estirando los guantes
por vía de distracción ?…
Ese estirado pimpollo
que pasea y se engalana
de la noche a la mañana:
es lo que se llama un «pollo».

Si te gusta #Benito_Pérez_Galdós... Clic para tuitear

También te puede interesar...
La aguja en un pajar, si la has…

Poesía eres tú, te interesa?

X