NIEBLA/

María Adela Agudo (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.

 

Mis ojos se cierran, las luces se apagan.
Desde los cristales de mis dos ventanas
la lluvia se asoma mostrando sus canas,
preñadas de hielo lágrimas resbalan.

Exudan susurros en la masa gris de mi campanario,
por una rendija rezumando ayes de mi sacristía,
soñando las letras todas una a una de un abecedario,
llantos cansinos, aires apagados, por fin muere el día.

Tiritan los chopos de mi inquieta mente,
sus aguas tranquilas reposan dormidas,
todo está callado, el silencio está inerte
como en la acuarela la bruma respira.

Camino sin rumbo casi dormitando entre las tinieblas.
Pertinaz mi fuente canta, gota a gota, una melodía,
un manto se extiende sombrío que va arrebujando la niebla,
agachada por entre los silencios la luz se escurría.

Desde mi acetato diviso fantasmas
albinos, en calma, cenizas al viento,
en su cementerio pululan las almas,
lagunas desiertas de mi pensamiento.
©donaciano bueno

No es más ciego el que no ve a través de los ojos. Existe otro tipo de ceguera metal mucho más habitual y más grave.

¿Conoces a María Adela Agudo? Lee/escucha algunos de sus poemas

María Adela Agudo

AMOR

Creo que tienes celestial el vaso
Amor. Que vives dulcemente
en los luceros blancos del naciente
y en los otros azules del ocaso.

Jazmines de claror prende en el raso
de su ilusión, la noche refulgente
por cada rosa que en la tierra siente
unir al vaso del amor su vaso.

Aquí, cuna de rimas, la palabra
como a un niño pulido, dulce y terso
mece la flor de música que labra.

Y las estrellas caen en el verso
hasta que el sol con sus fulgores abra
la corola total del universo.

BIENVENIDA

La vez que llegues a mi tierra, hermano,
no atiendas no al aroma que sencillo
envíe a tu alma rústico un tornillo
o las maderas del vagón cercano.

No mires no, tampoco, al cielo aldeano
con leves lunas y pausado grillo.
Atiende al canto, atiende al estribillo
que con amor te brinde algún paisano.

Porque sólo en el campo te reciben
con esa loa de silencio y vida
sin conocerte, sin pensar quién eres,

sabiendo que en tus voces se aperciben
ocultos ritmos, vibración florida,
que nos dirán lo mucho que nos quieres.

EN LA DANZA

Estoy danzando alrededor del día
en un césped de júbilo sonante,
mujer sin cuerpo, mito alucinante
que visita la tierra de armonía.

Y no soy tuya, soy la fantasía
del tobillo más leve y más flotante
que vuela al aire lúcido y brillante
con la imagen fatal de la alegría.

Bailo inmóvil y siento presurosa
que bajan por mi brazo los maizales
de la lluvia infinita y vaporosa,

que corren las canciones a raudales
besando la llanura cadenciosa
que por mí, gira llena de zorzales.

LAS CIGARRAS

Se adueñan del verano
Cual miríadas de pequeños meteoros
Que cavaran el aire.
Y no oís
ni las suaves epifitas respondiendo al insecto
ni las lianas techando el mediodía.
No quieren la salud
de sus buenos cantores,
les barrenan las células suaves.
Cigarrales del bosque,
Micas arrobadoras, perversos milagros.
Rapsodas de la tierra:
por cada vocinglera una hoja muriendo
un silencio en el pasto.
Si al menos cortase mi ventana
vuestro continuo rezo.
Mas ni chales espesos ni vidriados azules
han de cubrir los élitros.
Amanecer de otoño:
volved a los rapsodas
el descanso perenne.

POEMA

Tiene esta plaza distante, misteriosa
mi noche como nunca
llorada bajo el siglo

Bajo la soledad hermana de la tierra
bajo el amor de las acacias
y la angustia del mirto.

He llorado esta noche sobre el mar.

Por esto
que es todo lo que llevo y no está,
por lo que cada vez y siempre
me ahuecaba en este banco desierto.

bajo la comba augusta
se inclina mi cabeza,
entre el vitral humeante de la niebla.

Su ola tenue ahoga las luces despiertas
las palmeras se esfuman
en abanico de ceniza eterna.

Espíritu de agua.
Piel húmeda y lenta.
Catedral de sendosos pilares
sobre mi sangre ciega.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 3)

Impactos: 68

Comparte y disfruta!

0 0 0

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Que ha llegado hasta aquí sin tener casa,sin nada, ni sustento que alimente,y ésto ha hecho que él se sienta indiferenteignorando en su vida lo…

El día de la Poesía, ya pasó, pero sigue la poesía. Hagámosla viral!

Gracias por leer!
X myStickymenu