CAMBIAR DE OPINIÓN

»Mi Poeta aquí sugerido: Antonio García Soler

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Cambiar una opinión es saludable,
cambiarla por que si, porque tú quieres,
haciendo caso omiso a las mujeres,
hacerlo pues que tú eres responsable
que prestas atención a tus deberes.

Cambiar una opinión no es de chaqueta,
cambiarla por dinero es ordinario,
cambiarla por amor es temerario,
mejor pegarte un tiro en la bragueta
pudiendo así evitar ese calvario.

Cambiar porque lo dice el cura en misa,
cambiar porque lo indica algún maestro,
mostrando que tú no eres un cabestro,
cambiar como el que cambia de camisa,
cambiar por ser objeto de un secuestro.

Cambiar, si hay que cambiar pues adelante,
los cromos yo los cambio con quien quiera,
mas cuido no me roben la cartera,
también cambio de banco dios mediante
y cambio de camino y aun de acera.

Cambiar de ideología, quita, quita,
cambiar de religión, ni lo sospeches
¿de club de fútbol? Vamos, lo deseches.
Que a mí ya sabes que eso es que me irrita, 
mezclado lo mamé en primeras leches.

Comprende que aquí yo hago una excepción
siguiendo de mis padres sus consejos
y aquel que nunca cambia de opinión
mejor será mandarle al paredón,
o a ver si se deshace de complejos.
©donaciano bueno

Y tú qué opinas? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Antonio García Soler

Antonio García Soler

A VIDA

I
Otro día se sucede
a ese otro
semejante nuestro

Y así sucesivamente

Algo para otro
que tampoco lo recuerda
demasiado

Una amnesia floja
nos subasta
a su aire
en los días

Nadie lo enseña

II.
Quién volviera sin encuentro
A vida
A vida sólo

III – LVII
Todo presunto

NANA

– Si to es na, nene, na
Mi tía Milagros

Reclaman
los muertos queridos
una sonrisa
atroz y breve
como otra vida suya

Si aprenden
claman adentro

Atrás Ahora

No aciertan con los adverbios con sus manos

Calcinan
los días callan sin pausa

Se sobreponen a solas

POCO MÁS

El otro azul
queda a un palmo de luz
y media vida.
– No me jodas
INÉS ANDREU

Buscaba versos sueltos
en un cuaderno naranja,
casi octubre, estío casi.
Y encontré esto.

Los libros que no escribí
ya estaban
y están
bien publicados
por los días
que nos olvidan:
los mejores
también.

Poco más.

Los días enteros,
como el de ayer,
desperdicio:
de esta manera sencilla,
algo extraña,
en que un cuerpo
se parece solo
a su vida ahora.

TANTO

a mi alrededor,
tantas cosas,
sus días,
tanto espacio.

Y al final
estos errores:
los recientes,
ya vestigio.

Su destiempo
no prescribe.

A veces acierta.

GLOSA

Ocupado lector:

No temas
si no llegamos
a entendernos,
por ahora.

Y por estas
palabras tuyas,
nuestras,
aún menos.

Ni cotizan ni venden:
palabra.

LA ACEQUIA DE LA HIGUERA

Para Ginés y Olaya

Mi madre lavando
con su madre
en la acequia
de la higuera.

Lleno de ropa azulada,
volvían las dos, muy juntas,
con el lebrillo en la cabeza.

Un niño corría detrás.

Se asustaba
de los perros
y de la tarde.

CALLE DEL AIRE

Me da su mano
envejecida,
trabajada,
pero aún firme;
me mira contento,
me reconoce
y me llama
con el nombre
de mi padre.
No se equivoca:
me acerco
y lo abrazo fuerte,
porque estamos
con los pies
en esta tierra,
tan cerca aún
de este aire.

PADRE

pare, us recorde molt,
em dúieu de la mà, m´amostraveu el món
VICENT ANDRÉS ESTELLÉS

Tus amigos vivos
me hablan a mí,
pero se equivocan.

SUELO

Esta vida,
cualquier vida:
tampoco
otra apuesta,
esta mañana.

Parece mentira,
pero alguien
habló de mirar
un poco mejor
las nuestras,
ahora.

Tal vez
más despacio,
en este suelo
de todos.

Este que nos queda.

Si te gusta #Antonio_García_Soler Clic para tuitear

También te puede interesar...

Poesía eres tú, te gusta?

X