POEMA AL AMOR INCOMBUSTIBLE

Mi Poeta sugerido: »Alfredo Chacón

EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

Al alba se marchó y aquí yo espero,
-se sabe que el que espera desespera-,
se fue sin despedirse tan siquiera
ni nota que dejar en el trastero.

Se fue sin hacer ruido, de puntillas,
cual fuera de mentir tuviera miedo,
se fue, con mis lamentos yo me quedo,
se fue de pie dejándome las sillas.

Lo supe porque el viento que pasaba
le vino a susurrar a mis mejillas,
el viento siempre haciéndome cosquillas,
tratando yo ocultar que me enteraba.

Y es hoy en que aquel tiempo queda lejos
que aun sigo con dolor, desesperado,
pues niego o no me doy por enterado,
tratando de tirar sigo los tejos.
©donaciano bueno

Por algo dicen que el amor es ciego? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Alfredo Chacón

Alfredo Chacón

LLAMADO

Ven mujer

vámonos
hacia nosotros.

LLAMADO 2

Vuelve a ser
tu ausencia repentina.
Decídete a empezar
por mí
donde nunca te busco
y siempre estoy.

LLAMADO 3

Lancemos al camino
sólo presentido
el paso que pueda conducirnos
hasta el principio del camino
hacia la andanza
presentida.

Es sólo eso,
pero
eso
es todo.

Quiero hablarte, palabra,
ser tu voz
y que tú seas la palabra de mi voz.
Te convido a decir
seguro de que dices
pero no conmigo
sabiendo que yo digo
pero no contigo.
Te convido a decirnos.
La voz de un poeta
se escucha en la espesura
de todos los poemas
y se llama dicción.
La prueba de la existencia de un poeta
se encuentra
en la invención que hace su voz
de la palabra.
Como la voz de un poeta
no se puede escuchar
sino en una palabra
inventada por el silencio de esa voz,
tengo la prueba
de la existencia de un poeta
de la invención que él y yo hacemos
del poema
en la espesura de su voz.

Palabra instigadora
del rumor de mis límites,
carnada echada en cualquier parte
de mi mar sin fondo,
llegar a ti
por el trasluz de este pensar
en el que escribo,
es lo más que presumo.
Seguir contigo sería demasiado.
Ni tú ni yo
somos capaces
de soportar tanto apremio.

NADA MÍO

De pronto
yo en mí
al descampado y sólo en mí.
Desatado
conmigo
sin nada mío
sin distancia con nadie.

ESCUCHA Y SIÉNTEME

Deja que el canto que te hablo
borre su trazo y se desmaye

Persuádeme con tiempo para huir
del alborozo mortecino en que persistes

No transijas Convénceme de ti

De todos modos
pues que nada es lo mismo
acude junto a mí y déjame contigo
en el lugar donde acabas de oír
esta tonada.

sendero que se bifurca

labios lengua para lamer
jardines en la pierna qué ofrecimiento el de los senderos
quiero el círculo violáceo del pezón
pero es dos veces
bifurca la sed de mi saliva.

Nítida, tórrido

Nítida corriente tórrida, tórrido y nítido el afluente que se asoma, empuja, entra en la llanura roturada. llegado al punto de volver a partir y del viento ácido, con su lento huracán lastima la pústula terráquea más visible, el cráter inmediato, el camposanto. Se convierte en su propia cábala geológica.

Aquí
Adentro Ahí donde no se sabe
dónde es
dónde se encuentra dónde queda
cómo se llegó

Ahí es lo que llena Aquí es lo que se llena
Llenura de vapor de agua
oscuro al rozarla con sus límites
de rebote
hacia adentro

Extasiada
en los recodos que no ha tocado
agobiada
por su propio peso vacilante
henchida
de sí misma
desbordada
de impulsos de materia disuelta
de presencia hueca y hacinada adentro.

DEL RUMOR DE MIS LÍMITES.

Retraerse. Crujir
de frío y de calor afuera.
Volver a entrar
ahíto de intemperie.
Seguir en esta duración
sin historia
con sólo desgarrones y sabores,
premuras y albricias
que no llegan a ser
lo que se quiere refutar, acoger,
lograr que nos concierna.

Quiero hablarte, palabra,

ser tu voz
y que tú seas la palabra de mi voz.
Te convido a decir
seguro de que dices
pero no conmigo
sabiendo que yo digo
pero no contigo.
Te convido a decirnos.

Como en juego

disuélveme, perdóname,
dame tu absolución.
Sigue fingiéndome
entre tanto,
no abandones todavía
a mi apariencia.

Por el ahora se sabe

que a todos algún día
nos tocó decir
lo que sólo uno de nosotros dijo:
“Las cartas de amor que escribí en mi infancia
eran memoria de un futuro paraíso perdido”.
Homenaje a Juan Sánchez Peláez.

La voz de un poeta

se escucha en la espesura
de todos los poemas
y se llama dicción.

La prueba de la existencia de un poeta
se encuentra
en la invención que hace su voz
de la palabra.

Como la voz de un poeta
no se puede escuchar
sino en una palabra
inventada por el silencio de esa voz,
tengo la prueba
de la existencia de un poeta
de la invención que él y yo hacemos
del poema
en la espesura de su voz.
Para Alejandro Oliveros.

Cómplice, insalvable compañera

de mi culpa,
sigue siéndolo conmigo
y como si tu culpa fuese mi regalo.

¿Qué quieres

que yo no sea
otra cosa sino vista ciega
o que yo sea
la piel que te recubre y se estremece?

Con presencia
sin forma
el toque de la mano
insaciablemente sentida.

Palabra instigadora

del rumor de mis límites,
carnada echada en cualquier parte
de mi mar sin fondo,
llegar a ti
por el trasluz de este pensar
en el que escribo,
es lo más que presumo.
Seguir contigo sería demasiado.
Ni tú ni yo
somos capaces
de soportar tanto apremio.

Te sugiero seguir leyendo...
Imagina que en este mundo cruellas personas vivieran sin abrazos,sin los besos, saludos y aun…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up