ALERGIA/

Luis Chaves (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Yo soy alérgico al polen,
a los lamentos del viento,
a los tios que me joden,
a estos, también alérgico.

No soporto a los que cantan,
los que se muestran risueños.
Los unos a mi me espantan,
los segundos ni te cuento.

Detesto a los presumidos,
los que van contando cuentos,
a los muertos deprimidos
que les odio, no les miento.

Huyo de malos presagios,
y de falsos agoreros,
caraduras, botarates,
pusilánimes, monsergos.

Lameculos, aburridos,
gentuza de medio pelo.
Que parece que están idos,
tertulianos de los medios.

Que opinan de dios y el mundo,
que discuten ¡vaya necios!
que me vuelven iracundo,
¡no les tengo nada aprecio!

De jueces que son políticos,
de políticos ineptos,
ambos presumen de míticos
y demuestran que son memos.

Odio a los predicadores,
caraduras o sabuesos,
que se dicen salvadores
y son vendedores de sueños.

Alergia a los salpullidos
que me producen los bancos,
de malas madres paridos,
ladrones de guante blanco.

Alergia hacia los paletos,
alergia a los mentecatos,
a los tontos y a los lerdos
y también a los pacatos.

De mi alergia en conclusión
hoy me dejan satisfecho,
los que dicen lo que son
y lo demuestran con hechos.
©donaciano bueno

Y tú, eres alérgico? Clic para tuitear
¿Conoces a Luis Chaves? Lee/escucha algunos de sus poemas

Luis Chaves

Década

Hay que empezar
la década otra vez,
la línea va torcida.

En otro orden de cosas

Las ratas se comieron
el alimento de los pájaros.

Me obligás a decir de nuevo
“te lo advertí”.

No bien sale el sol
hay que pensar en
las tres comidas del día.

Cada lunes empieza
una nueva vida
vivo entonces
la semana anterior
sin dignidad.

En agitadas discusiones
imaginarias
se nos fue el año.

Te lo advertí.

La memoria y/o las estrellas
son luz envejecida.
Iluminan, apenas,
ese lugar donde una
llama a los suyos
desde la puerta
y termina una tarde
y el plato nunca se enfría.

No necesariamente en este orden:
Las ratas
El alimento
Los pájaros.

LOS OTROS

San José no fue más
que luces a la distancia:
una constelación administrativa
que de noche disimula el subdesarrollo.

El resto, latas vacías de una cerveza
que despreciaron por tibia;
la bombilla insuficiente
de un carro con puertas abiertas;
el sentimiento que, devaluado,
llamamos afecto.

EL WOK

Tibios en el wok
los restos de la cena.
Comimos sin cruzar palabra
acompañados por el disco
que sigue sonando.

La mente en blanco
desde hace siete meses
concluye lo que puede:
una canción dice cosas
que en un poema sonarían mal.

LA BASE DE LA SOCIEDAD

Daría lo mismo
que no hubiera nada en el refrigerador,
las cuatro o cinco cosas que lo ocupan
son incompatibles.
Mostaza, leche pasada,
tupper-ware vacío, película 135 mm.
Si su madre supiera
lo mal que se alimenta
sería lo de menos,
peor si supiera lo demás.

El sabor a gripe
que baja por la garganta
anuncia otra semana
de té, drogas legales y televisión.
Días en que, si no fuera
una frase tan cursi,
diría «no se dónde
ni cuándo empezó la tristeza».

Su madre sabe lo mal que come
y lo demás también,
pero lo ve sin mirarlo,
mirando detrás de él,
hacia el pasado,
cuando abría su refrigerador
y de cada tupper sacaba
un bocado de familia funcional.

G.W. EN LA ESQUINA DEL PALACE

Visto desde la ventana de un autobús en movimiento,
es el adulto en que los universitarios temen convertirse.

LOS OTROS

La película terminó mal.
En el cuarto a oscuras
hasta los créditos
irradian un sentimiento
de equivocación.

No es fácil
reunir a cuatro extraños
y, en pocos días,
hacerlos actuar
como una familia.

Nosotros, en el intento,
llevamos toda la vida.

Marino

Lo bueno del mar es
cuando nadie se ahoga.

Pasó ayer pero
lo cuento hoy
mientras escriben
ellas un nombre
en la arena
con un palo que vino
flotando entre bolsas
y hojas y pipas.
Escriben hoy
lo que conté ayer
la monotonía tiene un borrador
que llamamos olas.

Son estas que te hacen
cosquillas en los pies
y luego se van.

Son estas que borran
los pies o lo que alcancen.
Lo que el mar toca
le pertenece.

Retrovisor

Los bajos no podemos ver lo que viene
pero de lo que quedó atrás soy un experto:

un incendio forestal
y ese metal donde no pegan los imanes.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Impactos: 419

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
De mayo, era el mes de mayo, cuando se murió el amor, con los almendros en flor, de la aurora el tibio rayo y los…

El día de la Poesía, ya pasó, pero sigue la poesía. Hagámosla viral!

Gracias por leer!
X myStickymenu
0Shares
0 0