»LO QUE ME GUSTA

»Poema sugerido de: Gsús Bonilla
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA de medio pelo Lee otros poemas de HUMOR

 

Me gustan las personas que destacan
consiguen en su oficio la excelencia,
humildes, que no muestran prepotencia,
ajenos a quien sean les atacan
no oponen resistencia.

Me gusta del jardín de mis amores
la rosa que se ofrece presumida
fingiéndote al mirar que está dormida;
si escucha los piropos de otras flores
a todas las convida.

Me gusta cuando ruge la garganta
del pájaro cantor del antiplano
y luego al despertar te da la mano,
demuestra con el gesto es una santa
que va derecha al grano.

Me gusta ese valiente jovenzuelo
que lucha por subir, por picar alto,
ajeno está en su arrojo al sobresalto,
jamás le va cediendo al desconsuelo
pues va de salto en salto.

Me gusta cuando sabes que me gustas
y tratas de mimarme y complacerme,
reprimes a tus ansias de quererme,
que piensas al hablar si me disgustas
y sueñas con comerme.
©donaciano bueno

Antropofagia Clic para tuitear

Gsús Bonilla

ANTES DEL BARRO
escribí:
había llovido y lo sabía.
tenía los pulmones encharcados
pero era capaz de respirar, o, quizá,
aquello fuese, el aliento estúpido
que sólo los pendientes de morir
-y no lo saben-
son capaces de expulsar. el caso es
que de su boca huía
la belleza del gesto
como quien camina, descalzo, sobre las brasas.
lo mejor, sin duda,
era ver sangrar al arco iris; fijarse
en el extremo de uno de sus arcos
y ver cómo se escurre el pretexto de la nada; luego
después, valerse del óxido del hombre
para poner cara de tonto.
no se abrazará a tu cuello,
no se abrazará a tu cuello, me repetía.
no te besará los labios,
no te besará los labios, me repetía,
para concluir, al poco, sin embargo,
sí que te apretará tan fuerte el corazón
que va a dejar en evidencia
el monocromo de un te quiero;
vas a precisar , entonces,
un cepillo duro, me dije; y recalqué,
con más cerdas y apretar, también
la dentadura, y, sobre todo,
enjuagarte, más a menudo, la boca
antes de hablar.ahora, vete ya, y deja a un lado
el pañuelo severo del tiempo, pensé, y
di, a quien tú quieras, que desde aquí
solo se atisba la precariedad del sol
y la mueca pusilánime, de un cualquiera.
No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética