SUCEDE…

Mi Poeta sugerido: »Aleyda Quevedo

EL POEMA Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Sucede que estoy cuerdo y no estoy cuerdo,
que creo que estoy loco de remate,
que si un día lo estuve hoy no me acuerdo,
que si hablo siempre digo un disparate.

Sucede que me veo persistente,
y asomado hacia adentro no me veo,
cuando dicen que a mi toda la gente
me conoce aùn jugando en el recreo.

Sucede y es como si sucediera,
me zurcen por decir lo que yo pienso.
Soy un auto aparcado en la cochera,
un asno al que alimentan con incienso.

Sucede, al fin, que yo tengo una herida
que roe a mi corazón desde muy adentro
y le impide encontrar una salida.
Y aunque no fuera así, yo así lo siento.
©donaciano bueno

¿Qués es la cordura? El mundo, en sí mismo, si lo miras con detenimiento, no es nada más que un simple manicomio.

POETA SUGERIDO: Aleyda Quevedo

Aleyda Quevedo

Poema de Cavafis

Despacio
sueltas tu calor
Tu lengua
ejerce la función
para la que fue creada
y cumples con el acto
de volverme animal sensible
tan parecido
al poema infinito
que escribiera Cavafis.

Algunas rosas verdes

Esta mujer de hechizos
de mentiras y yeso
teje las medias
más cálidas
para el día de su muerte
Una cruz
una caja de madera
algunas rosas verdes esperan por ella

No hay temor a la muerte
Solo pido
sea justa.

Ojos de testigo

El viento histérico rompe mis hombros
Ópera que desmorona la contemplación
del desierto
y hace tambalear al saguaro
rey de cactus
Las horas larguísimas
caminan como pesadillas

Después
lentamente llega la calma furiosa
y el cielo del paisaje ocre
se limpia para dejar pasar
la más pura y metálica luz del planeta.

HAIKU DE LOS PÁJAROS

Cuidaré de tus pájaros
pero me niego a hacer
el amor en la jaula

COARTADAS DE MEDIA NOCHE

Cortadas a media noche,
las flores de verano iluminan la habitación del hotel.
Las de color naranja excitan
hasta afectar
en esa zona que las mujeres confunden con:
deseo,
desgarro,
defectos.
Las flores fucsia y las excesivamente moradas
distraen y llegan a enervar.
Pero estoy húmeda,
lista para la noche en este hotel del mundo.
Piso un jardín de intimidades.
A las ramas verdes del follaje
las chupo una por una.
La clorofila aceitada me va dejando
las ganas de ir hasta el fondo,
Mas lo que hago antes de dormir
es leer los poemas de Szymborska.

DILEMAS

Hay palabras puentes dolorosos que no separan de la luz.
Llegan flotando, inútiles.
Palabras suplicantes, hirientes, rabiosas, porque que a veces los puentes rotos
de palabras se vuelven estambres flotantes y puntiagudos dilemas que te enredan y ahogan.

CORALES

No importa la profundidad del descenso
o la imposible maleza derramada en el camino.
Es largo y frío el viaje sobre oscuros caballos.
Ejercicio de inmersión y belleza piadosa
hasta pisar altos jardines de coral negro.
Entre mi dolor —que conozco tanto desde el lodo—
y el universo poco explorado por la falta de tus palabras,
me quedan flotando la impenetrabilidad de la música y la sal.
Las medusas atrapadas entre mis pestañas me jalan rápido.
Más no importa el precio del descenso.
Es necesario volver al camino consciente del miedo
y el aliento del océano golpeándome en la nuca.

BRAZADA

Curtida la piel, gastados los ojos, aprendí a bucear desnuda entre corales y piedras
cortantes. Brazada abriendo el lenguaje: mantener el codo más alto que el brazo,
las imágenes más brillantes son música.

Te sugiero seguir leyendo...
La conocí en un bar una noche sin luna después que la fortuna me enviara…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up