LA FUENTE DE LA VIDA

Luisa de Carvajal y Mendoza (sugerido)
EL POEMA Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Debajo mi ventana hay una fuente
y un caño que echa el agua y la bendice,
escucho como suena persistente,
me encanta oír si el eco se desdice.

Hay veces, cuando estoy adormilado,
que empiezo a meditar, pienso en la vida,
dudando entre escucharla de buen grado
o echarme a navegar a la deriva.

Sus gotas que resuenan insistentes
del cerco en su brocal me desperezan,
con signo de tristeza, malolientes,
en lucha el bien y el mal con mi conciencia.

Fue así como la noche apareció,
y el ruido se murió, llegó la calma.
¡Ay, dicen que la fuente se secó!
Que vino y se acabó lo que se daba.
©donaciano bueno

Nada dura eternamente Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Luisa de Carvajal y Mendoza

Luisa de Carvajal y Mendoza

De sentimientos de amor y ausencia profundísimos.

¿Cómo vives, sin quien vivir no puedes?
Ausente, Silva, el alma, ¿tienes vida,
y el corazón aquesa misma herida
gravemente atraviesa, y no te mueres?

Dime, si eres mortal o inmortal eres:
¿Hate cortado Amor a su medida,
o forjado, en sus llamas derretida,
que tanto el natural límite excedes?

Vuelto ha tu corazón cifra divina
de extremos mil Amor, en que su mano
mostrar quiso destreza peregrina;

y la fragilidad del pecho humano
en firmísima piedra diamantina,
con que quedó hecho alcázar soberano.

A la ausencia de su dulcísimo Señor en la Sagrada Comunión.

¡Ay, soledad amarga y enojosa,
causada de mi ausente y dulce Amado!
¡Dardo eres en el alma atravesado,
dolencia penosísima y furiosa!

Prueba de amor terrible y rigurosa,
y cifra del pesar más apurado,
cuidado que no sufre otro cuidado,
tormento intolerable y sed ansiosa.

Fragua, que en vivo, fuego me convierte,
de los soplos de amor tan avivada,
que aviva mi dolor hasta la muerte.

Bravo mar, en el cual mi alma engolfada,
con tormenta camina dura y fuerte
hasta el puerto y ribera deseada.

De deseos de martirio

Esposas dulces, lazo deseado,
ausentes trances, hora victoriosa,
infamia felicísima y gloriosa,
holocausto en mil llamas abrasado.

Di, Amor, ¿por qué tan lejos apartado
se ha de mí aquesta suerte venturosa,
y la cadena amable y deleitosa
en dura libertad se me ha trocado?

¿Ha sido, por ventura, haber querido
que la herida que al alma penetrada
tiene con dolor fuerte desmedido,

no quede socorrida ni curada,
y, el afecto aumentado y encendido,
la vida a puro amor sea desatada?

¿Tienes algo que decir ? ¡Anímate y opina!

avatar
  Subscribe  
Notify of