LA MORTAJA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Él ha muerto Por fin llegó ese día
en que al cuerpo le cubre una mortaja.
Una caja hoy pena en la sacristía
al amparo de alguna avemaría
y el silencio que escucha y me relaja.

Todo ya quedó atrás. Esta es la fría
historia de un recuerdo que fue y viaja.
Se ignora qué el finado pensaría
si ausente de tristeza y de alegría
en esta vida que el destino saja.

La noche nace mientras muere el día
y la luz de la sombra se deshace
y la estancia suspira ya sombría
a la espera de que le haga compañía
en ignoto lugar el que todo hace.

Nada aquí dejó, que él nada tenía,
que lo que él suponía era prestado,
la hipoteca que él mismo suscribía
exacto el mismo día en que nacía
es la misma que dios no ha renovado.

Todo se acabó ya ¡quién lo diría!
aquella linda flor hoy es borraja
en el torno a ese ataúd, melancolía
de algo que un día nació y hoy fenecía
del vino hoy sólo queda la tinaja.
©donaciano bueno

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética