UN MUÑECO DE TRAPO

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros CUENTOS

 

Soy un muñeco de trapo,
viejo, sucio, maloliente,
que abreviando irá a la fuente
allí a lavar su retrato,
y su mente.

Soy amable, de buen trato,
histriónico soy, impaciente.
Voy siguiendo la corriente
y hago al fin un garabato,
de repente.

Miro al primero, al siguiente,
después remiro al primero.
En este humilde sendero
voy remirando a la gente,
que yo quiero.

No he de ser yo prepotente
ni tampoco zalamero,
ni cruel, ni aún persistente,
con aquello que prefiero
voy de frente.

Pues mi trapo tiendo al sol
después de haberlo lavado
y ya brilla entusiasmado
y se vuelve tornasol,
bien planchado.

Que la vida es un contrato
de colores, reluciente.
Negro es de cuerpo presente,
y al final de su mandato,
ya no miente.
©donaciano bueno

Yo soy un muñeco,
muñeco de trapo
ni alto ni bajo
ni gordo ni flaco
(canción infantil)

A lo largo de la vida vamos acumulando manchitas que vamos lavando hasta que llega el momento final en el que ya nos presentamos tal cual, con todas nuestras virtudes y miserias.

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética