Duelo de poetas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

(décimas y octavas)

Donaciano
Hoy te reto Margarita
a que escribas del pecado,
que el amor no necesita
profetas, ni agua bendita.
Que ese amor que tu has probado
sólo está en tu cabecita,
al “cuore” no resucita
y es muy triste y desolado.

Margarita
Te aseguro Donaciano
que el amor que yo demuestro
no es de poesía… que es diestro
que no es un amor de hermano
sino que nació tan sano
que hoy está en mi corazón
y que alienta mi razón
vida… sueños… esperanza
y que la vida no alcanza
al medir su diapasón…!

Donaciano
Lo siento, mas no coincido
en tu noble apreciación.
Tus versos son del montón
y apreciar yo no consigo.
¡Pues a mi me importa un higo
que hables tanto del amor
y digas que es el motor,
si lo intento y yo no ligo.

Margarita
¡Lamento querido amigo
tu desairada respuesta
yo en el alma llevo puesta
tanta ternura que digo
que hay almas que yo bendigo
por hacerlas ya zafar
de su tristeza y andar
por la vida con mas sueños
que aunque sean muy pequeños
siempre alegría han de dar…!

Donaciano
Yo creo que tú confundes
tu nombre con esa flor
de la que luz y color
con el paisaje se funde.
Quieres hacerme pensar
en tus nobles sentimientos,
a otro ve con ese cuento,
¡A mi me la vas a dar!

Margarita
¡Que pena me da poeta
pienses de tan feo modo…!
¡Yo jamás inclino el codo
soy sincera cual saeta
y mi versar es profeta
de sentimientos humanos
pienso que somos hermanos
en la vida hay que pensar
que no se debe pasar
e ignorar lo que pensamos…!

Donaciano
Menos pena. Tu recitas
un amor que es sin color,
ni sabor. Y si me incitas
ni tan siquiera es amor
pues que destila rencor,
y tus citas no son citas,
sólo palabras bonitas
para engañar al lector.

Margarita
¿Que te pasa Donaciano
que tal veneno destilas…?
¿Se han gastado ya tus pilas…?
¡Una pena es que tú hermano
me golpees con tu mano…
con tu lengua mejor dicho
y te arrastras como bicho
por lastimarme en mis versos
que si resultan adversos
no es mi intención ni capricho…!

Donaciano
Aquí se acabó la historia,
dicho sea con dolor,
entre un lindo ruiseñor
y una insigne meritoria.
Yo te tendré en la memoria,
te lo juro, Margarita,
mas no es mejor quien más grita.
Pongo el punto. Y después gloria.

Margarita
¡Dicho sea con dolor
Vos terminaste este dueto
que nació con gran respeto,
vos le cambiaste el color
Agresivo fuiste… horror
que lastimó mi dulzura
y en duda con gran bravura
pusiste mi inspiración
y, no sé con que intención
lastimaste mi cultura…!

Donaciano
Pues que soy un caballero,
soy atento con las damas,
te diré que si tu me amas,
yo también a ti te quiero.
Que esta pugna entre nos dos,
esta diatriba, una treta
de dos amigos poetas
sólo ha sido. ¡Voto a dios!

Y al final yo me sincero,
tus versos, agua bendita,
son de AMOR ¡oh,Margarita!.
Y aquí me quito el sombrero.

©donaciano bueno

Margarita di Martino de Paoli, argentina, escribe poemas casi exclusivamente de amor y su contrincante, Donaciano Bueno, se lo reprocha. Todo, como se puede apreciar, en clave de humor. La autoría de los textos le corresponden a cada uno

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!