ESTA VIDA PERRA

Mi Poeta sugerido: »Francisco Sosa Escalante

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Hoy se cayó un avión al mar, me han dicho,
con doscientos y pico pasajeros,
todos los que viajaban, extranjeros,
posible del azar fuera un capricho.
¡malditos agoreros!

Aquellos que iniciaron el trayecto
no pudieron prever tal desenlace
-lo que un día dios hizo hoy lo deshace-,
cada uno despeñó allí su proyecto,
para eso aquí se nace.

Se adelantó sin su consentimiento,
el trágico final no fue previsto,
no es cuestión de más tonto ser, más listo,
unirnos sólo queda al sentimiento
por deceso imprevisto.

Hoy muchos llorarán por los finados,
sus lágrimas inundarán la tierra,
y se volverán a oír sones de guerra
y afluirán agresores y agraviados
en esta vida perra.
©donaciano bueno

Incertidumbre! Clic para tuitear

Hoy un avión con doscientos y pico pasajeros ha sido derribado como consecuencia de los daños colaterales de una guerra. Así, sin más más ni más menos. ¿Quién fue el causante? Quizá nunca se sepa ¡qué importa!

MI POETA SUGERIDO: Francisco Sosa Escalante

Francisco Sosa Escalante

A Leila

Cuando marchite tus galanas flores
el que es de la beldad fiero enemigo,
y en vano pidas protección y abrigo
a los que fueron, Lelia, tus amores;

cuando todos te olviden; cuando llores
en triste soledad, sin un amigo
que de tu pena ruda al ser testigo
anhele disipar tus sinsabores,

entonces ven a mí: conserva el pecho
puro el recuerdo de su afecto santo
y olvida tu pasado desvarío.

Entonces, Lelia, ven; mi hogar estrecho
contigo partiré, que no lo es tanto,
que en él no quepan tu dolor y el mío.

La libertad

En vano el tiempo sin piedad consuma
Su eterna destruccion y al hombre arroja
Al no sér, y arrástrale cual hoja
De arbusto débil, ó cual leve pluma.

Hay algo que no muere entre la bruma
Del negro olvido, y á que no acongoja
De la nada el temor, ni se despoja
Jamás del manto de su gloria suma:

La santa Libertad! la noble idea
De la conciencia luz, que resplandece
Entre el humo y fragor de la pelea;

La santa Libertad! árbol que crece
Y al elevar su copa gigantea
Al hombre abrigo bienhechor ofrece.

A Quintana Roo

Allá en el libro de la patria historia
Tus nobles hechos con amor grabados,
Quintana ilustre, están; jamás borrados
De nuestras luchas por la vil escoria.

Salvaste de los tiempos tu memoria,
Sabio y patriota, esfuerzos denodados
Haciendo por doquier; ¡lauros ganados
En la tribuna, pedestal de gloria!

Los años pasan; su fatal carrera
Arrastra nombres al eterno olvido,
De vanas pompas insaciable hoguera;

Y en tanto el tuyo, de esplendor henchido,
De Anáhuac en el cielo reverbera,
Del manto de la gloria revestido.

Cuauhtemoc

Cuando el imperio por Tenoch fundado
Miró llegar desde el lejano Oriente
Como tremenda tempestad rugiente
Al invasor inícuo y desalmado,

De patriotismo y de valor dechado,
Con sed de gloria y entusiasmo ardiente,
Sublime te opusiste á aquel torrente
Y Anáhuac tuvo su mejor soldado.

¡Oh prócer inmortal! cómo fulgura
Tu nombre ilustre, de la patria gloria,
Tan grande cual tu propia desventura!

Los siglos al pasar, de tu memoria
No el brillo opacan, porque eterno dura
El libro sacrosanto de la historia.

La caída de las hojas (Sosa Escalante)

Cayendo están las hojas; por el suelo
Las arrastra impetuoso torbellino;
Perdió la selva su esplendor divino,
Sus nubes de oro nuestro limpio cielo.

En las ramas del árbol no su duelo
Lamenta el ave en armonioso trino,
Ni halla sombra el viandante en su camino,
Ni hay para el pecho bienhechor consuelo.

Tristeza nada más! el alma mía
Al ver marchitas las hermosas flores
Que grata primavera ayer vestía,

Recuerda que así pasan los amores
Dejando solo la memoria impía
Del goce disfrutado en días mejores.

Lazo de amor

Ese ángel puro que con dulce anhelo
Gozosos contemplais en este día,
Lazo es de amor que á vuestro hogar envía
Como una santa bendicion el cielo.

Lirio que brota á perfumar el suelo,
Ave parlera y fuente de alegría
En la vida tendreis que ayer corría
En triste soledad y amargo duelo.

Bendecid al Señor; brillante aurora
A vuestro noble corazon ofrece
Tras la noche de pena abrumadora.

Bendecid al Señor; él resplandece
En la dulce sonrisa encantadora
Del niño que un arcángel os parece.

Sor Juana Inés de la Cruz (Sosa Escalante)

Le dió la hermosa juventud sus flores:
Era bella y gentil; su gallardía
Allí en la corte vireinal lucía
Hiriendo pechos, inspirando amores.

Brillaban en sus sienes los fulgores
Del sacro fuego que en su mente ardia,
Y nunca el ave remedar podia
Las notas de sus cantos seductores.

Y cuando más el pueblo mexicano
Sus gracias, su virtud y su talento
Lleno de orgullo proclamaba ufano,

Dominada de oculto pensamiento,
Teniendo, acaso, horror al mundo insano,
Ocultóse en las sombras de un convento.

La coqueta

No es mentira, no lo es, que las sirenas
Hechizaban, cantando, al navegante
Que incauto las oia y delirante
De Sirenusa hollaba las arenas.

Y no es mentira, no, que entre cadenas
Cautivo se encontraba en el instante,
Y en vez de goces y cariño amante
La muerte hallaba tras agudas penas.

El que á dudarlo con teson se atreve
Y piensa de un hechizo estar seguro,
Alcanza el desengaño en tiempo breve.

Existe la sirena, yo os lo juro,
Y siempre existirá, pues es la aleve
Coqueta, del presente y del futuro.

Te sugiero seguir leyendo...
Hoy ha vuelto a su hogar junto a la playa después de larga ausencia, todo…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up