Santa Teresa de Jesús

1 of 10

Teresa nos descubre un “Castillo Interior”, lejos de cualquier ruta comercial, inexpugnable a cualquier arma de fuego y cuya puerta no abre ninguna ciencia humana.

La llave de este castillo es la oración humilde, amorosa y confiada. Y los tesoros que encierra este castillo dejan en nada la riqueza del oro de América, la belleza de las pinturas de Miguel Ángel, el poder de los Tercios españoles o la ciencia de los mejores astrónomos.
Página oficial de Santa Teresa

VIVO SIN VIVIR EN MÍ
Vivo sin vivir en mí
y tan alta vida espero
que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor,
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí;
cuando el corazón le di
puso en mí este letrero:
Que muero porque no muero.

Esta divina unión,
y el amor con que yo vivo,
hace a mi Dios mi cautivo
y libre mi corazón;
y causa en mí tal pasión
ver a mi Dios prisionero,
que muero porque no muero.

¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros,
esta cárcel y estos hierros
en que está el alma metida!
Sólo esperar la salida
me causa un dolor tan fiero,
que muero porque no muero.

Acaba ya de dejarme,
vida, no me seas molesta;
porque muriendo, ¿qué resta,
sino vivir y gozarme?
No dejes de consolarme,
muerte, que ansí te requiero:
que muero porque no muero.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 49

1
Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Responde al hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reciente
Hilo de comentarios más popular
0 Autor del comentarios
ME AHOGO (Poema existencial) » Donaciano Bueno Autor reciente del comentario
  Subscribe  
El más nuevo El más antiguo El más votado
Notificar a
trackback

[…] Acaba ya de dejarme, vida, no me seas molesta porque muriendo ¿qué resta sino vivir y gozarme? No dejes de consolarme muerte, que ansí te requiero, que muero porque no muero. (De poema Vivo sin vivir en mí de Santa Tersa de Ávila) […]

Te sugiero seguir leyendo...
Dios, que al mundo creaste en siete días y en un sueño a Zazuar, quizá en la siesta, de un delirio, borracho, en una fiesta…

Vale. Pongamos, no te gusta lo que escribo. Pero ¿a qué perder la oportunidad de leer entre
más de 20.000 poemas de reconocida autoría? Prueba a buscar tu poeta preferido.

¿Qué hay de nuevo?
X myStickymenu