PRINCIPIOS

 
 
Este tiempo, esta tierra, tantos muertos,
tanto hedor, tal congoja y sufrimiento,
tantos sueños perdidos sin aliento,
verdades tan mendaces, desconciertos,
¡joder, cuánto esperpento!
 
Valores del ayer que hoy se esfumaron,
hoy dios, la patria, el rey sin su aposento,
tornándose mendaz y fraudulento.
¡Malditos! lo que ayer nos enseñaron
nos lo ha robado el viento!
 
Esa casa hecha añicos, en derrumbe,
donde un día forjaron mis cimientos,
ausente hoy de emoción sus basamentos,
no quedan ya pavesas de esa lumbre,
sólo resentimientos.
 
Mas ¿qué son los humanos? podredumbre,
obsesos dando pábulo a sus egos,
sus ansias de gozar, tantos apegos,
pretendiendo ascender hasta la cumbre
obviando somos ciegos.
 
Indigentes, sin nada a qué agarrarnos,
-robaron hasta el clavo que está ardiendo-,
seguimos divagando, recorriendo
dando tumbos sin saber hasta cuando
vayamos resistiendo.
©donaciano bueno
[catposts name=”http://wp.me/p78yIL-6lN”]
Poema del desencanto-José Angel Buesa
Y comenzamos juntos un viaje hacia la aurora
como dos fugitivos de la misma condena.
Lo que ignoraba entonces no he de callarlo ahora:
              No valías la pena.

Ya llegaba el otoño y ardía el mediodía.
Sentí sed. Vi tu copa. Pensé que estaba llena,
pero acerqué mis labios y la encontré vacía.
              No valías la pena.

Te di a guardar un sueño, pero tú lo perdiste,
o acaso abrí mis surcos en la llanura ajena.
Es triste, pero es cierto. Por ser tan cierto, es triste:
              No valías la pena.

Fuiste el amor furtivo que va de lecho en lecho,
y el eslabón amable que es más que una condena. 1
Pero hoy puedo decirlo, sin rencor ni despecho:
              No valías la pena.

Me alegré con tu risa; me apené por tu llanto,
sin pensar que eras mala ni creer que eras buena.
Te canté en mis canciones, y, a pesar de mi canto,
              no valías la pena.

Me queda el desencanto del que enturbió una fuente,
o acaso el desaliento del que sembró en la arena.
Pero yo no te culpo. Te digo, simplemente:
              No valías la pena.

 

pág. anterior
siguiente

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of