DÓNDE ELEGIR

Bruno Montané Krebs (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Recuerdo de pequeño, que elegir
allí no se estilaba,
y había que coger lo que se daba,
tampoco se podía discutir
pues pronto algún sopapo se escapaba.

Caballo, sota y rey, es lo que había,
caballo, sota y rey.
Coger sin elegir era la ley,
que allí no había opción y se sabía
la oferta no abundaba en esa grey.

Que entonces no existía el escoger
pues éstas son lentejas,
si quieres, no te gustan, pues las dejas,
que aquí no hay otra cosa que comer
de plata no se sirve en las bandejas.

La duda era extirpada de un plumazo
al no existir oferta.
La misma que ha tornado hoy tan incierta
que impide a tal acción darle un abrazo
a riesgo que el dilema lo pervierta.
©donaciano bueno

El riesgo de elegir? Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Bruno Montané Krebs

Bruno Montané Krebs

La boca es un dado negro
El torturador encapucha al torturado
y fuera de la cárcel un témpano
comienza a rozar los muros produciendo
un sonido que encaja en cada pulsación
de los voltios que huyen por el cuerpo tendido
o colgado de las barras de un catre oscilante
como un témpano.
Las preguntas quieren revisar una historia,
empotrar los fragmentos que faltan:
y la memoria busca una respuesta que camine
sin peligro por una pradera sin rascacielos
ni chozas, sin vientres desencajados y brazos
y piernas a punto de quebrarse por los golpes
 
Un lazo rojo alrededor
 No había final en tu abrazo
y ese momento era un pozo tan
grande como el paisaje.
Un lazo alrededor de tu cadera
o rodeando mi sexo.
Y tu presencia se hacía la rueda
donde la saliva se esparce y evapora,
mientras acariciaba tu espalda,
separaba tus nalgas y entraba en ti
tocándote el vientre y los senos,
dándote suaves mordiscos en la nuca.
Los dos cayendo hacia centros que
desde lejos avistábamos, como los exploradores
en una extraña leyenda donde todos están
frente a algo o alguien,
entre solitarios y felices.
Un ángel sin derrota
 Viejo como una construcción
o como un cactus en el desierto.
Su mirada parece un tetraedro
entre los arbustos que ruedan
hacia ciudades y niñas recién nacidas.
Sus visiones son pura agua, nubes,
cuchillos huecos clavados en mesas huecas;
clavícula que tu abuela encuentra en la playa
la noche de borrachera en que joven y suave
nadó y nadó.
Santo que mira reproducirse un texto
bajo los triángulos oliendo a incienso,
niño que corre a buscar una rama fresca
para modelar el barro con que está
jugando en la orilla.
No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura

Impactos: 18

Te sugiero seguir leyendo...
Y un día te das cuenta ya eres viejopues todo se pasó sin darte cuenta,que el tiempo ya te canta las cuarenta,y empiezas a decir y a dar consejo,y apenas, siendo de hombre ya el reflejo,la tripa se…