DÓNDE ELEGIR

Poeta sugerido: Bruno Montané Krebs

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Recuerdo de pequeño, que elegir
allí no se estilaba,
y había que coger lo que se daba,
tampoco se podía discutir
pues pronto algún sopapo se escapaba.

Caballo, sota y rey, es lo que había,
caballo, sota y rey.
Coger sin elegir era la ley,
que allí no había opción y se sabía
la oferta no abundaba en esa grey.

Que entonces no existía el escoger
pues éstas son lentejas,
si quieres, no te gustan, pues las dejas,
que aquí no hay otra cosa que comer
de plata no se sirve en las bandejas.

La duda era extirpada de un plumazo
al no existir oferta.
La misma que ha tornado hoy tan incierta
que impide a tal acción darle un abrazo
a riesgo que el dilema lo pervierta.
©donaciano bueno

El riesgo de elegir? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Bruno Montané Krebs

Bruno Montané Krebs

La boca es un dado negro
El torturador encapucha al torturado
y fuera de la cárcel un témpano
comienza a rozar los muros produciendo
un sonido que encaja en cada pulsación
de los voltios que huyen por el cuerpo tendido
o colgado de las barras de un catre oscilante
como un témpano.
Las preguntas quieren revisar una historia,
empotrar los fragmentos que faltan:
y la memoria busca una respuesta que camine
sin peligro por una pradera sin rascacielos
ni chozas, sin vientres desencajados y brazos
y piernas a punto de quebrarse por los golpes
 
Un lazo rojo alrededor
 No había final en tu abrazo
y ese momento era un pozo tan
grande como el paisaje.
Un lazo alrededor de tu cadera
o rodeando mi sexo.
Y tu presencia se hacía la rueda
donde la saliva se esparce y evapora,
mientras acariciaba tu espalda,
separaba tus nalgas y entraba en ti
tocándote el vientre y los senos,
dándote suaves mordiscos en la nuca.
Los dos cayendo hacia centros que
desde lejos avistábamos, como los exploradores
en una extraña leyenda donde todos están
frente a algo o alguien,
entre solitarios y felices.
Un ángel sin derrota
 Viejo como una construcción
o como un cactus en el desierto.
Su mirada parece un tetraedro
entre los arbustos que ruedan
hacia ciudades y niñas recién nacidas.
Sus visiones son pura agua, nubes,
cuchillos huecos clavados en mesas huecas;
clavícula que tu abuela encuentra en la playa
la noche de borrachera en que joven y suave
nadó y nadó.
Santo que mira reproducirse un texto
bajo los triángulos oliendo a incienso,
niño que corre a buscar una rama fresca
para modelar el barro con que está
jugando en la orilla.
ACUMULACIÓN

Hoy vi el avión que se estrellará
contra el silencio de la especie.
Era un insecto ciego y gigante
que agitaba presagios que sólo
nuestros miedos podrían adivinar.
Con su pesado vuelo construía
una enorme espiral que colgaba
sobre nuestras cabezas.
Hoy vi el avión de la muerte.
Era negro y giraba
contra el cielo gris.

RESTAÑANTE

Ésos eran los luminosos jardines de esa historia,
los fulgurantes tiempos que tañeron los hierros
de los puentes por los que pasaban trenes
con pasajeros que esos días podían volver a casa.
También eran los jardines de las bombas,
mientras, más abajo, los sótanos
aún tenían los suelos
manchados de sangre.

QUÉ ESTÁN ESPERANDO

Suena la canción del viejo comienzo.
Entre los gases de la paciencia
y la comida que se pudre.
Resuena en la cabeza lo que decimos.
Lo que nos dicen o imaginamos.
Un programa un tanto patético y sanguinario,
dijo el filósofo–hechicero.
Una colisión de huellas en las ensoñaciones
de un interpretador del Universo.
El equilibrio o el eco acelerado
de nuestras tripas que cantan a media voz.
Y una vez más la balada
de los trabajadores desnudos.
Y una vez más la canción
de los desnudos torturados.

EL AGUA

Con la memoria de las flores y el ruido
tu mirada se mueve en el agua.
Esa música es el movimiento de tus ojos,
estos silencios los pensamientos
que desde el fondo suben
a punto de hacerte feliz.
Al mirar el agua se sabe
qué ha sido y qué falta,
se piensa en qué mueve
cuerpos y tormentas.
Tu mirada se enciende bajo el brillante
techo del agua que traspasa los poros,
las células, el resplandor del cielo.
Y te ríes.

TU IDEA DE LA DIVISIÓN

Sin dinero y aceptando
el absoluto silencio de mi mente,
sin que a nadie haga daño
ni a nadie haga sentir nada,
miro este silencio
que se hunde en mi mano.
Y mientras pensar es un camino,
todo está hecho
de lo que queremos comprender.
O todo es lo que al saberse da dolor
y hace germinar las llamas
de una creación que de todo viene
y a todo mira.

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura
Te sugiero seguir leyendo...
De niño con la pluma yo escribíatratando de seguir bien los renglones,cuidando no salirme de…
Scroll Up