ACERCA DE LA CONSCIENCIA/

Hilario Barrero (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

La vida vino a mí sin yo llamarla
que os juro ni siquiera conocía,
pues nunca yo pensé que llegaría
y menos que pudiera disfrutarla.

Y un día llegó, así, sin darme cuenta
plantada sin permiso ante mi estancia,
no supe reaccionar pues su prestancia
sedujo a mi albedrío. Fue el cuarenta*.

Después que eso paso, la muy canalla
de mi alma y de mi vida se adueñó.
Ansié apartarla más ella respondió:
hacer déjame a mí, tú come y calla.

Y así fue de esta guisa, obnubilado,
-no sé si lo hice bien o lo hice mal-,
yo atento siempre he estado al carnaval
siguiendo los consejos que me ha dado.

Si hubiera por azar menospreciado
quizás hoy portaría una mordaza
atado en torno al rollo de una plaza
y al fin ya terminar ajusticiado.
©donaciano bueno

1940, año en el que el autor vino al mundo

POETA SUGERIDO: Hilario Barrero

Hilario Barrero

EPITAFIO

Caminante, si eres joven y hermoso
y quieres aprender del peso del amor
desnúdate y acuéstate conmigo,
podrás sentir entre tus huesos duros
a lo que se reduce ser polvo enamorado.

SUBJUNTIVO

Y tener que explicar de nuevo el subjuntivo,
acechante la tiza de la noche del encerado en luto,
ahora que ellos entregan sus cuerpos a la hoguera
cuando lo que desean es sentir el mordisco
que tatúa con rosas coaguladas sus cuellos ofrecidos
y olvidarse del viejo profesor que les roba
su tiempo inútilmente.
Mientras copian los signos del lenguaje,
emotion, doubt, volition, fear, joy…,
y usando el subjuntivo de mi lengua de humo
mi deseo es que tengan un amor como el nuestro,
pero sé que no escuchan la frase
que les pongo para ilustrar su duda
ansiosos como están de usar indicativo.
Este será su más feliz verano
el que recordarán mañana
cuando la soledad y la rutina
les hayan destrozado su belleza,
la rosa sin perfume, los cuerpos asaltados,
ajadas las espinas de sus labios.
Pero hoy tienen prisa, como la tuve yo,
por salir a la noche, por disfrutar la vida,
por conocer el rostro de la muerte.

AGUA Y HUMO

En el campo la lluvia se columpia
como una colegiala sobre la empalizada rota,
respira entre la hierba,
y pisa fuerte en los charcos de su madre
limitando la sombra reflejada
que se rompe feliz en mil escarchas.
Una nube amenaza más tormenta
y la montaña abre su paraguas
de musgo, viento y barro.
Huele a tierra lavada
a humo de cachimba
y a zapatos mojados.
Una gota resbala del paraguas
como una golondrina
que cerrara la puerta del verano.

BLEISTIFTE HÖCHSTER QUALITÄT

Abro la caja
y se dispara un olor a colegio de monjas,
olor a cedro, a mina clausurada,
a lápiz encerrado
con una sombra en su interior.
La Hermana Aurora,
la confesión, el ayuno, el rosario,
los nueve primeros viernes
y el mes de mayo a María.
Y esa otra mina dentro de mí
del pecado mortal, la carne, el deseo,
el “cuántas veces, hijo mío” del confesor.
Miro los doce lápices ahora que ya es tarde,
rectos, serios, puntiagudos,
doce apóstoles en la última cena de la línea,
doce peces ahumados en un mar de latón,
Faber-Castell del curso de dibujo
donde por vez primera tracé una curva.
Elijo el lápiz 7B para aclarar mi imagen
y en una hoja de papel prestada
enciendo las tinieblas.
Lo más difícil en el trazo de mi vida siempre ha sido
que la sombra parezca verdadera
no una mancha adherida
al boceto de lo que fue mi infancia.

LA ÚLTIMA MIRADA

De todas las últimas miradas
que hemos ido dejando por la vida
sin saber que lo eran
¿cómo será la última, la mirada final?

¿Se quedará pegada a la piel de los ojos?
¿Cuando se seque será raíz del llanto?
¿En que región oscura volverá a ser primera?
¿Tendrá fuego en su voz si la reconocemos
o será como agua si nos llega a traición?

¿Se hundirá el peso de su polvo
en el aire de la nueva mañana
que nosotros ya ciegos no veremos?

Mirar es responder a preguntas vacías
en la primera noche sin respuestas.

VILLANCICO DE LAS TRES
PÁJARAS DE CUENTAS

La de arriba, a la de una,
ve a José haciendo la cuna,
la segunda, a las dos,
ve cómo se oculta el sol,
la tercera, a la de tres,
ve a una estrella amanecer.
Pasan desplumando al alba,
tres pájaras de cuidado,
sobre el Portal del Belén.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
Los humanos somos gente impredecibles, con cuatro frases que ensalcen nuestros egos somos capaces de andar como borregos, incluso alguno de…
Ir al contenido