YO PROMETO

»Mi Poeta sugerido: Magaly Salazar Sanabria

MI POEMA… de medio pelo Lee otras poemas de HUMOR

 

Yo soy un liberal de convicción,
que a todo aquel que piensa lo respeto,
e incluso en lo que hiciera no me meto,
con una condición,
conmigo hagan igual. Y aquí prometo,

de aquello que percibo y no comparto
ponerme en su lugar. Y aquí hoy admito
que nunca he de poner la voz en grito
si escucho, así esté harto,
de ver tanta cabeza de chorlito.

Cuando oiga algo me choque o que no entienda,
no encaje con mi estética y razón,
coliga que no admite explicación,
desisto de meterme en la contienda
haciendo un buen regate a la sazón.

Prometo no juzgar a mis ancestros,
prometo no enjuiciar a los distintos
y nunca ya meterme en laberintos,
buscando comprender a los cabestros
y a aquellos que se mueven por instintos.

Prometo si me encuentro un animal
hacer al contemplar la vista gorda.
¿Político si fuera? no es normal.
No pidan que me tire por la borda,
prefiero antes me claven un puñal.
©donaciano bueno.

Que Dios nos libre de los políticos? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Magaly Salazar Sanabria

Magaly Salazar Sanabria

I

El candor intenta ser el bosque
y todo el palpito del bosque,
es la encarnación de los milagros.
Con el candor me asomo a la existencia,
mientras el goce va colmando el fruto
que acaba en mordisco.

Lo sabroso, rebelde en la manzana,
para que Adán se decidiera
cuando apareció una Eva amotinada,
cuando Dios se vino con la noche
y el aguzado piar de la mañana
y algo que llegó con su sino mordiente.

Desde entonces digo, por si me atrapa el sueño:
Prodigio es que el hombre sea turpial y zorro
y juegue detrás de las matas.
y no se repitan fábulas de desencuentro y trampa.

Prodigio es extender las manos y encontrarte
tiernamente ungido,
como si fueras un país sin rejas
o una tierra sin mendicidad.

Al alba se estrellan setecientas setenta y siete plumas
y un pájaro se resuelve en canto,
como resistencia al susto de lo incierto,
como la esperanza.

IV

Entreabierta la puerta,
tu alma se disputa una salida
con la vacilación.

Contrastar la sombra con la claridad
hace del adentro miedo y del dolor afuera.
Se trata de armonizarnos para luchar,
se trata de resistir, de trasegar la fe,
pero sé que has dispuesto tu asilo,
lo veo venir desde mis lentes
ahumados de sol
donde se reflejan terror y evasión.

Has perdido tu habitación y sus aceras
por eso, la libertad se pudre en tu calzón,
y la imagen de la tierra se muere en tu cabeza:

¡Cuidado, puedes estropearte el sombrero!

V

El humo del café parece alcanzar algún sentido:
Espera.
Estos días padecen lo triste,
la rabia y también el fulgor.
En este país todo es posible
mientras tengamos la oportunidad
de encontrarnos.

No traduciré a otra lengua las palabras,
sus enigmas son recados divinos.
Alguien eructa sobre la vida
y un oficiante devoto recuerda que el café se enfría.
Una rosa en la mesa hace a la compasión inevitable.

La supuesta conversa se torna más lejana.
No sé por qué crees sentir la vida por esa ventana,
si no te inspira pasión, la tecnología es sólo una
pesquisa.
Nadie le pregunta nada a la ternura,
a la mirada, a los gestos.
Entretanto, la flor, intacta.

De una ciudad sagrada

No fui para que me contaran esas cosas
quería estar
haciéndole el centro a la dura memoria,
por eso pensé jugarle cartas
y me preguntaba

Sin voluntad había crecido el misterio
recostado a las piedras venidas de algún sitio.
Estuve con ellas para no enmudecer,
eran señas,
muecas de mujeres de senos apretados.
……………………………………….¿Entre qué nieblas se inmoló a la víctima?
……………………………………….¿Quién suspendió el tiempo en la casa del sol?

Ninguna tumba les aprobó su muerte
………………………………Ningún río los vio pasar
(del libro No apto para los ritos de la sacralización; Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Celarg; Caracas, 1978).

Ardentía

Llámame
con aquello de andar por lo alto.
Llámame
con eso de jadear dentro
…………………y me devolveré
con mis fotografías
………………….que no caben en la muerte.

Llámame con mis amores y heridas.
Cítame sobre el mar
y será de noche
cuando alumbre el cardumen
y te contaré de la ardentía,
………………………….lo que ella sabe de mí.
(del libro Ardentía; Fondo Editorial del Caribe; Barcelona, Anzoátegui, 1992).

VII

Centrípeta es la bienandanza,
casa nuestra.
………………..Tienes los ojos
………………..más grandes que tus cimientos
………………..y eres capaz de amaitinar el mar
………………..desde la celosía
y robar los azules y verdes
que tapizan mis muebles
y mis sueños.
(del libro La casa del vigía; Fondene; Pampatar, Nueva Esparta, 1993).

LI

Cuando tu cuerpo busca entre el mío
una razón
para hacer de él una copa de vino o de flores,
Ese amoroso deleite
………………………de tu mano sobre mis superficies
………………………………………………….me desaparece
pero logras vencer la codicia
para contemplarme
olorosa a mujer recién amada
y descubres que el cerebro corre
apenas llegado el corazón
y que un temblor celado en la proximidad
orienta los sentidos y se abren espacios
……………………………….y la lógica hace equilibrios para no caer
……………………………….y vienen hacia nosotros, desde alguna parte,
……………………………………….palabras en libertad
y de repente, las campanas decretan
una pausa para que nos oigamos
y se recoge en la juntura perfecta
………………………………………………el espíritu.
(del libro Bajío de sal: Publicaciones de la Universidad Pedagógica Experimental Libertad; Caracas, 1996).

XVIII

Aire
Soy el vuelo,
placentero gravito sobre el aire,
me elevo
………de lugar entrecortado a cielo,
………trasciendo el crecimiento.
…………………………………………Estoy con la felicidad
(del libro Levar fuegos y sietes; Sociedad de Amigos del Círculo de Escritores de Venezuela; Caracas, 1998).

LIV

Juntémonos amor
y hagamos gentío.
Me reclama tu herida
y la plegaria por todas las heridas.

Somos la espiga que nace entre la roca,
cuerpos de resistencia
y la esperanza como subversión.
Somos la fe de los abrazos,
presencia de vela en la sombra
el espacio para la libertad
(del libro Cuerpos de resistencia; Círculo de Escritores de Venezuela; Caracas, 2006).

Sepia

Un desamor empañó de sepia la memoria
y borró tu imagen del espejo
pero hoy interrogo a tu fotografía,
después del suspiro…
y la triste humedad
del pañuelo.
(del libro Caudalía; Publicarte; Caracas, 2010)

Si te gusta Magaly Salazar Sanabria... Clic para tuitear
También te puede interesar...
Sube y baja y baja y sube se…

¿Poetas sugeridos?

X
Scroll Up