DULCE DESPERTAR

EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

Mirando a la montaña que hay enfrente
percibí como el viento la movía
desde un lado de oriente hasta occidente
y bendije deliberadamente
a ese viento y la fuerza que él tendría.

Observando las olas en el mar
pegué un brinco y a una ola me subía
sin el miedo a perderme y naufragar
cual corcel que se pone a cabalgar
y de un salto se coloca en la otra ría.

Dile un grito y fue el cielo que se abrió
en un acto de amor, algo inaudito,
y al momento de rodillas se postró.
Y aun pervive la impresión que me causó
que de sólo pensarlo ya levito.

Y otro salto pegué, caí en tus brazos,
¡virgen santa, por dios, ave maría!
sintiendo el deslizar de tus abrazos.
Poco a poco se unieron nuestros lazos
y al instante sentí que me moría.
©donaciano bueno

¿Te atreves a opinar ? ¡Anda, hazme un favor! Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of