YO SOY PREDICADOR

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros CUENTOS

 

Robaros la inocencia ese es mi oficio.
Yo soy predicador.
Soy padre, el elegido del Señor,
quien dude de mi honor sabrá el suplicio
que habrá de soportar, sin un resquicio,
por ser tan pecador.

Mi plato preferido, las entrañas
mejor cuanto más tiernas.
Me apoyo en mis bondades sempiternas
exentas, digo y miento, de artimañas
que suelo difundir tomando cañas,
promesas son eternas.

Mi único interés ese es la ayuda
al otro ser humano.
Desprecio no he de hacer si con la mano
me viene a saludar y está desnuda.
La vida ya se sabe está muy cruda
¡a ver qué trae el hermano!

Si creen que por eso soy perfecto
se olviden de mi ejemplo
y atiendan lo que digo yo en el templo.
No intenten reprocharme algún defecto
y vengan a juzgarme por mi aspecto
que el ego no contemplo.

Lo mío es repartir la propaganda.
Igual que buzoneo
no suelo contentarme en lo que veo.
Denuncio aquel que vive de parranda
y llevo puesta al cuello mi bufanda
mi objeto de deseo.

Políticos que fingen ser honestos
su dios es el poder,
profetas que adoctrinan ya al nacer,
escasos de equilibrio sus maestros
que os quieren atrapar como a cabestros
y luego hasta más ver.
©donaciano bueno

Hasta el rabo, todo es toro Clic para tuitear
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética