DESPUÉS DE UNA GUERRA/

Jaime Arturo Martinez (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de INFANCIA

 

Hubo un tiempo, yo andaba con pañales,
lo supe porque oía los rumores,
que allí solo abundaban los rencores
tan propios de otras bestias y animales.

Oía repetir frecuentemente
aquí lo que hay que hacer solo es matar,
a la orden que les daban y apuntar
a aquellos que no fueran de su gente.

El pueblo no encontraba que comer
que alli solo abundaban los temores
mezclados con la rabia y sinsabores
y el ansia de evadirse y de correr.

Los hombres que mandaban, unos cuantos
al pueblo le trataban cual borregos,
obsesos como estaban de odios ciegos,
rendidos con su música y su cantos.

Que aquellos eran tiempos de abundancia
en riñas, y traiciones y locuras,
en llantos, y en venganzas y en torturas
que a nadie le arrendaban la ganancia.

Después vinieron tiempos de sofocos
recuerdo ya no andaba con pañales,
para unos se acabaron ya los males,
yo empezaba a sorberme ya los mocos.
©donaciano bueno.

Impropias de seres que se declaran inteligentes, o no? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Jaime Arturo Martinez

Jaime Arturo Martinez

CONCIERTO SOBRE UN DES-CONCIERTO

La tarde está enloquecida. Las calles solitarias.
Las gentes hipnotizadas ante las pantallas, consumen cerveza y fútbol.
Excepto la mujer que llega con un paraguas cerrado a ese pequeño parque.
Elije la banca con más sombra y se sienta.
Él no tarda y se aparece. Se ubica en el otro extremo y se quita el sombrero.
Ella inicia el diálogo y él responde con un recitativo enjundioso.
Crece el recital y se acalora la escena.
Los pájaros huyen.

Los gritos de los fanáticos subrayan cada intervención de los concertistas.
Con la llegada de las sombras decrece el ritmo entre uno y otro reclamo.
Y de todo esto brota un mar de interpretaciones.
Ya extenuados, la cadencia los lleva a tomarse de las manos.
Se levantan y salen por el foro, en medio del júbilo de la afición.
La fuente del asunto ha quedado en el verde recipiente del solitario parque.
Los pájaros regresan. Ambos se han quitado un peso de encima.
Abandonados quedan en la banca, un sombrero y un paraguas.

DISCURSO SOBRE EL BUEN AZAR

Lo has cruzado a nado, siempre. Y siempre has estado alerta a sus señales. Siempre te arañas los ojos para verlo venir.

Por fin aparece, luego de toda una vida y cuánto te gustaría levantarlo a patadas.

Te convences de una vez por todas, que has sido su marioneta y que él no ha hecho otra cosa que entretener tu viaje.

Ahora rasgas la niebla entre la que siempre has estado y confirmas que tanta belleza no existe y que ya, de nada te sirve.

DISCURSO DEL QUE RECUERDA LA FUENTE

Para mamá Ketty

Que nunca se agote en la memoria de mi corazón
el primer sorbo de agua.
La única familia por mí escogida: los amigos.
El misterio del cifrado idioma con su cadencia y sus infinitos símbolos.
La noche con el frío, su letargo, su alivio
y también sus pesadillas.
Los nombres, los rostros, los cuerpos desnudos
entre paredes y fechas perdidas.
Pero ante todo no olvidar el útero de mi madre
y sus manos, que abrieron la fuente para festejar la vida.

AL AMANECER DEL 11 DE NOVIEMBRE DEB 1811 PEDRO ROMERO TOMA CAFÉ EN EL PRETIL DE SU CASA.

¿Habrá otro cielo tan semejante al de mi Cuba?
Qué otro azul copiaría al que ahora
Me inunda y tiñe mis pulmones
Qué otro ligaría con este sol
Que toma por el brazo al día
Y lo conduce – formal – por la Calle Larga
Desierta
Y lo emboca
Al arenal enorme que une o separa
El arrabal de Getsemaní
Con la Boca de Piedra
Que en adelante guarda
Los caserones las calles encogidas los balcones
La ciudad de Cartagena de Indias – La Bella –
Y el mar
¡Para qué otro lugar del universo que no sea éste!
* * *
Pero hoy a mi corazón lo urge el miedo
Aunque en su centro contiene todo el ardor
De mi fragua y mis crisoles
Vive ese miedo que uno mismo
A uno mismo se confiesa
El miedo que evidencia el final de una jornada
Donde estarán el llanto el sudor y la muerte
El miedo de macho que nunca es por uno mismo
Sino por aquellos que engasta en su alma
* * *
Ahora
Un enjambre de pericos y de cotorras pasa
Hacia los manglares
Untándose de azul queda una gaviota
Que se orienta – como yo –
Como el nervio de toda esta muchedumbre
Que ahora se despereza
Como mis lanceros
Que dentro de unas horas harán suyos
Los baluartes
El regimiento de El Fijo
El Palacio de la Gobernación
Donde una junta de gobierno – muerta de miedo –
Firmará una declaración de libertad
Que desde ya nos pertenece.

CONMIGO EN LA DISTANCIA

.“Todo individuo es un monólogo.
En la medida en que tú seas buen amigo tuyo,
Puedes ser un buen manejador de tu soledad “
Héctor Rojas Herazo.

Con el paso de los años que van en carrera
Veo como mi amigo me abandona
Y de una manera imperceptible
Me he ido frecuentando
Al punto
Que mi mano izquierda
Ya está al tanto de lo que hace mi derecha
En esas condiciones
Mi diálogo no se distrae
Y así – mudo –
Soy rico y munífico
Agudo – aunque tardo en respuestas –
Parco y otras veces ostentoso con las palabras
Que saco de mi cubilete
Y que vuelvo a introducir en él
Para que en ocasiones reaparezcan
Pobres y endebles
Así que – por estas calendas –
La vergüenza El ridículo La torpeza
Sólo la conocen mis tripas
Y al paso que vivo
En muy corto tiempo
Formaré conmigo
Una singular familia.

LAMENTO DEL ABANDONADO

En un principio no parabas de bendecir tu buena fe
Y frenabas mis arremetidas con frases de viejo cuño
Como que tus nobles sentimientos iban a ser pisoteados
Que los hombres se esfuman
Cuando consiguen lo que quieren
Qué patético Te entregaste al primero
Que te dijo vamos
Yo que pagué por cada caricia
Yerma está hoy mi alma y mi alcancía
Y sin haber
Y sin haber conseguido
Y sin haber conseguido lo que quería.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
Por más que intentes, mar, no he de decirteaquello que yo pienso de otros mares,la pasión que despiertan sus andarescuando el…
Ir al contenido