DE ARANDA Y LLORAS/

Juan Carlos Gómez Rodríguez (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de FAMILIA

 

De Aranda eres. Presumes de arandino,
pues que aunque trashumante, eres de Aranda.
Mezclaste tu alma, joven, con el vino
y siempre te ha seguido en tu camino
igual que con la música en tu banda.

Y así en la capital plantaste un pino,
soñando pues tu tierra es de pinares,
a un puesto en la gran banca, tu destino.
Tomaste con agrado el nuevo sino,
inútil de variar ya tus andares.

Leal a tus amigos, tú eres hombre
que hace honor a la mano y la palabra.
Que Mateo Casado, ese es tu nombre
y bien casado estás. Y quien se asombre
la tierra, sepa, es fiel a quien la labra.

Te fuiste ya hace un tiempo y hoy revives
nostálgico vivencias del ayer
en casa de la playa en la que vives.
Miras al mar y de nuevo quieres ver
pavesas, las del fuego que aun percibes.

Simpático, agradable, inteligente,
tú eres como se dice un bont vivant
que sabe disfrutar junto a su gente,
del resto se comporta transigente
y ríe sin dudar del qué dirán.
©donaciano bueno.

Comentario del autor sobre el poema: La historia de Mateo es la de un joven nacido y criado en un pueblo al sur de la provincia de Burgos, Aranda de Duero, músico de profesión, que un día por esas veleidades que tiene la vida y la necesidad de comer tuvo que emigrar a Madrid a ocupar una plaza de empleado, las malas lenguas dicen que por enchufe, en una entidad bancaria de renombre. Ahí compaginó los apuntes con su actividad musical como director de orquesta. Hasta que le vino dios a ver y se prejubiló siendo aún joven. A partir de ahí se dedicó a vivir. Es un tipo fantástico y además, es mi primo. ¿De Aranda y lloras, hijo un demonio? es una expresión popular

POETA SUGERIDO: Juan Carlos Gómez Rodríguez

Juan Carlos Gómez Rodríguez

FRENTE A LA MAR ROMPIENTE

Proas imaginarias barcos perpetuos
orgulloso es el muro escarpado que ostenta cicatrices y oquedades

las luces y las sombras balanceándose
la tierra es un seguro baluarte
la mar es la amplitud del movimiento y el enigma
de las profundidades
la hoguera crepitando abre caminos
que llevan a la puerta de esos sueños
el fuego inflama espacios en la cripta
oscura de la noche
y vuelven fantasmales los instantes
que quedaron inertes en su esfera

la luna va sembrando sobre el agua
una quietud amable e ilusoria
que incita a navegar hacia distancias
la suerte es una ruta caprichosa
que debes recorrer para tenerla
para ti no están hechas las magnolias
en irisados búcaros tampoco
la ambarina ilusión de las burbujas
en el vítreo brillar de los salones

los sueños y deseos alimentan
su voraz apetito

aúlla el corazón como un lobo en invierno
llamándola al pie mismo de las llamas
entre hayedos desnudos y vencidos abetos
por un peso de nieve

allá seguro que alguien
ahora esté mirando con firmeza
a este lugar azul del horizonte
pensando en navegar a su poniente

retos de la verdad
espejos que reclaman
para sí tu figura

para su luz tu luz
para su furia esfuerzo
para su hambre sed
para su esencia fuego

todo acaba en el niño que bautiza paisajes
con mirada de asombro
siempre acaba en lo mismo
piel tersa y arrugada por un sedal unidas

frente a la mar rompiente
niño y viejo desnudos.

POEMA

Olas que eternamente jóvenes
aquí rodáis hasta mis pies intactos.
Miradme vuestro, mientras giráis hermosas
con espumosa lengua que eterna resucita
VICENTE ALEIXANDRE

LA VIGILIA

1
FRENTE a la mar rompiente
frente a la noche incierta
mirando al horizonte y esperando
que aparezca la aurora
es cuando el hombre escucha
el siseo silencioso de este vasto
dominio que no le pertenece y le descubre
toda su pequeñez y su grandeza

sobre acantilados enigmáticos

proas imaginarias barcos perpetuos

y con el viento ajustándose a su cuerpo
contempla
sabe
que nada ha de cambiar cuando él se haya ido

el agua seguirá chocando dura y blanda a la vez
con la robusta roca de aristas vivas
que no logran herirla
más al contrario ella
irá pulverizando milímetro a milímetro al duro mineral

orgulloso muro escarpado que ostenta cicatrices y oquedades

2
NADA es inmóvil totalmente
nada escapa
a la acción corrosiva del salitre
y a la devastadora garra de la espuma
cautivas están la vida y la muerte en cada golpe intermitente

presentes ciertas y seguras
altivamente expuestas a ese sordo azotar de la marea milenaria

a cada instante alguna se produce
desdobladamente se desata el forcejeo del ser

una vida una muerte
una vida una muerte
cautivadora o liberadora pero ambas
necesarias reales tangibles

la mar es portadora del azote del tiempo
imperturbable desde sus bellos ojos esmeralda y su abrazo salado
desde sus hondas simas jamás holladas
desde sus felinos desafíos
que abren proa a proa sus brazos de mujer

la mar incógnita
lecho nupcial
sarcófago

¿por qué estás aquí
de pie frente a la mar rompiente
desde el principio
preguntando preguntándote
escudriñando escudriñándote
en cada y a cada ola y espuma
rezando al horizonte
por ti que eres aquellos que se osaron y fueron devorados
por ti que eres aquellos que volvieron también para siempre devorados
por ti que eres también aquellos que se irán en busca de su huella y su batalla?

¿qué esperas?
abre los brazos
respira hondo
cierra los ojos
¡entrégate!

3
ABRE los brazos

esos rotundos brazos generosos que labraron la tierra
que construyeron muros y abrazaron
que acunaron e hicieron de mortaja

y describe una danza al borde de su abismo
una danza ritual
que gira sobre si
los brazos extendidos como aspas del alma

saliendo de tu boca sonoros y monótonos vocablos
que predisponen igual que una coraza a los latidos

frente a esa inmensidad

frente a tu inmensidad
en donde has de encontrar la corriente propicia
la dirección del viento favorable

y talarás altos árboles
coserás blancas velas
construirás una nave
para dejar la tierra que te brindó equilibrio
la solidez del paso
la promesa fecunda en forma de semilla

esa que no te basta

tierra ofrecida ofrecedora dueña
de los cimientos madre de las raíces

la que te vio nacer y soportó tu peso
y se hizo camino con tu paso y eco con tu grito
la que has surcado con la herramienta y parcelado
con nombres y alambradas
la que amparó a tus muertos con su último abrazo mineral
aquella que has bendito con las lágrimas
y que hoy definitivamente no te basta
esa que empuja hacia el amor del agua
ahora perteneces a la estela
te libero del barro y de la helada
ahora perteneces al salitre
debajo de tus pies ya no más hojas
ni yerbas ni raíces desde ahora
tan sólo perteneces a tus miedos
/las luces y las sombras balanceándose/
tu rumbo es el reflejo de una estrella

4
LA noche abre caminos nunca usados
cuando respira a través de las estrellas
o cuando distorsiona las distancias
o cuando los colores
ocultos en la bóveda obtusa de su no color
mantienen su pasión sólo en la mente

todo es más relativo más cautivo más sordo

la noche se abre paso con su filo de sueños
por las viejas malezas
nada es real en ella todo
en su fondo es distorsión sublime
irisada burbuja

tan sólo algún aullido lejano y cadencioso la devuelve a la vida
que levanta fronteras
nos empuja hacia el sitio que nos tiene acodado

es la noche de extensas plumas negras la que vuela
por el espacio insomne donde surcan ideas peregrinas
pulsos de fantasías vivencias imposibles
que ayuntan nuestra alma a alguna estrella
que inflaman paraísos no vividos y los ponen muy cerca de los dedos
en la noche es la mar tan sólo el ruido
de su lento llegar hasta la arena
oscura inmensidad que se desliza
hasta la puerta abierta de la nada

esa mar eres tú
desconocida y cierta

¿irás a navegar en esta noche en que la mar se ofrece?
¿irás a navegar desde este escollo hasta que nazca el alba?

su corazón ignoto espera la respuesta
no dudes más el viento está esperando y la marea avanza
¿qué quieres encontrar detrás de sus espesas puertas de agua?

caparazón flotante que adormece sus fondos

5
RESPIRA hondo
oxigena los sueños
esos que te trajeron a este día
a esta plataforma hostil hasta este vértice
que es la punta de flecha de un anhelo

aquí volver atrás sería una renuncia
y tal como yo veo eso es morir un poco

atrapa todo el yodo que la brisa despliega
como un polen de lunas
como un brotar de sueños

navegando la sangre él será el talismán para el febril viaje
para la dura prueba que es su meta sin nombre

¿o es tu nombre su nombre?

un leve titubeo removerá tu ánimo cuando mires atrás

la tierra es un seguro baluarte

pero has de volver la vista hacia las olas que percuten espacios
y anegan las arenas
que cubren arrecifes y también los desnudan
volverás a desear su recia lejanía
y querrás abarcarla sobre sus lomos grises que vuelven incesante

la mar es la amplitud del movimiento y el enigma
de las profundidades

6
PREPARA lentamente las alforjas

meterás el orgullo el valor el coraje
la fe de tus ancestros y un puñado
de tierra de la aldea
meterás las canciones que aprendiste de niño
oyéndolas cantar a los hombres del pueblo
al ir a la faena o en los días de fiesta

¿recuerdas? querías ser como ellos llevar sus mismas ropas
aprender sus oficios emular sus conquistas
compartir el aroma a heno y a sudor que desprendían
al regresar cansados
despeinados
contentos

pero tú ahora deseas el rastro de un aroma nunca olido
deseas conquistar otras fatigas
ennoblecer tu rostro en otro oficio
vestir ropas más albas

será un viaje incierto y nada a de faltarte en la osadía
aunque has de andar ligero

mide bien las alforjas

se prudente y escoge

la fe con que creciste
la pasión
la nobleza

repásalo de nuevo
enumera su lista

el alo del recuerdo de tus padres
los sabores más tiernos
esa luz del hogar cuando volvías
túrgido de los juegos
el navegar pausado y tambaleante
por el agua serena de la alberca
de aquel pequeño barco que tallaras
en madera de fresno

mira que nada falte

meterás el dolor que te produjo el paso impetuoso de la muerte

¿y el amor lo olvidabas?

llévalo tatuado en tu antebrazo

7
PRENDER velas y antorchas
iluminar los cuartos
buscar en la conciencia
cada rincón oculto de esta casa

aquí se hicieron firmes
los más leves instintos
aquí se han hecho sangre
los más firmes deseos

sentir su piedra viva apretarse en tus manos
y sus viejos crujidos
como música hermética
susurrando pausada sus antiguos amores
sus secretos más hondos

oler la cera virgen de sus tablas oscuras

conservan remachados
tus pasos titubeantes

esta casa es un templo
un bastión un colegio
hoy tendrás que dejarla varada en la nostalgia
abandonada al viento que levanta las tejas

indefensa ante el polvo
suspensa en el olvido

sólo podrás llevarte
sus añejos aromas como prietas raíces
para poner el norte a tu destino

las conquistas sin ella no tendrían sosiego

pero enciende una hoguera hipnótica y totémica

comienza tu vigilia contemplando sus sombras
aprendiendo en sus sueños
que han quedado acallados tras goznes herrumbrosos

8
TE crepitan sus piedras sus astillas
sus ladrillos sus vigas sus cristales

la hoguera crepitando abre caminos
que llevan a la puerta de esos sueños

te crepitan los muebles los retratos
los cestos los aperos los arcones
su silueta tallada en la espesura
los nombres uno a uno te crepitan

son viejas cicatrices
combustión que calienta tu universo

el fuego inflama espacios en la cripta
oscura de la noche
y vuelven fantasmales los instantes
que quedaron inertes en su esfera

pero también ascienden con el humo
incisivos infectos verticales
las pérdidas que flotan sus quebrantos
sus miedos como lenguas de cobra amenazantes

no te inquietes
mantén tenso el coraje
relaja las facciones contraídas
haz acopio de fuerza en el impulso
robustécete en rojo de su espíritu

cruza veloz la hoguera que ilumina la noche
sáltala y serás libre

9
CIERRA los ojos
aún te quedan noches debajo de los párpados
detrás de los rescoldos
irán apareciendo aquellos cuantos fuiste
en esta noche extensa de vigilia en que velas
mirando lejanías plateadas

la luna va sembrando sobre el agua
una quietud amable e ilusoria
que incita a navegar hacia distancias

ellos serán tu fuerza en la calima
cuando el norte y el sur sean lo mismo
los verás afirmándote las velas
cuando choque el nordeste contra el agua

estarán en el límite del día
brillando plateados mostrándote el camino

también en el temblor de las espumas

los verás tras la popa en tierra firme
preparando la fiesta del regreso

10
ESPLENDOR y firmeza para cuando
la soledad nómada bogue insaciable

fantasía para cuando
se haga llagas la piel y circule la fiebre en círculos violáceos

lucidez para cuando
cegada el alma en luces de sonámbulas estrellas
no pueda verse el rostro

bebe el caliente vino
embriágate de aromas esta noche y cántale a la suerte

la suerte es una ruta caprichosa
que debes recorrer para tenerla

saben que has de marcharte por eso llevan puestas
vestiduras de júbilo

a partir de mañana este valle este bosque
este lago esta casa
estos tú que te miran
serán tan sólo brumas impresiones nostálgicas
credos de travesía
un punto de sonrisa o una lágrima

para ti no están hechas las magnolias
en irisados búcaros tampoco
la ambarina ilusión de las burbujas
en el vítreo brillar de los salones

11
MONÓTONOS redobles te comprimen
cuando buscas un sitio
¿lo hallarás en la brisa y la marea
cadenciosa y desnuda ?

12
LA mar que llevas dentro exige una respuesta
pues te espera en el golpe de los remos y el surco de la quilla
exige tu firmeza y tu esperanza a pulso de timón
cuando yace serena o erguida y desafiante

ella te quiere ajado sueña tu cuerpo náufrago

te mostrará el tridente y querrá poner luto en cada ola
te desea vencido
juguete de su fuerza y de su incógnita

los sueños y deseos alimentan
su voraz apetito

ella se ha hecho quimera
su agua no es el agua que conoces

sabes del agua pura que brota de neveros
unas veces alegre torrentera otras en cambio espejo
de la oscura agua del pozo
donde rebota virgen la frescura
de la verde agua estancada
donde cazabas ranas al amparo nocturno del farol de carburo
de la serena
lago de luna
bordeada de abetos que apuntalan las nubes

en la orilla creciste en su rumor
quizá con él te hablaron de esta agua
incontrolable y madre aguamarina
y ella te fue creciendo
a la sombra del pino del estío
con los pies medio ocultos en el fango
y ojos soñadores
bordando fantasías en el velo
inicial de la aventura

haciéndola emoción patria bandera

creciste deseante de su alma profunda
de su espacio más amplio
más abierto
más libre
creciste con su nombre apretado en los labios
y su vivo fulgor en el cerebro

Te sugiero seguir leyendo...
Yo pa' vivir no necesito nada,que vivo del amor de lo que escribo,los versos que…
Ir al contenido