LA JUSTICIA, A HACER PUÑETAS

Mi Poeta sugerido: »Antonio de Solís y Rivadeneyra

MI POEMA…de medio pelo Otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Comprendo. La justicia, ese es un tema
un harto complicado y peliagudo.
La ley aquí se aplica del embudo
lo estrecho para el otro si le quema

y lo ancho para mí. Si está muy crudo
diré que la sentencia yo la acato
-pecar nunca debiera de novato-
y de su rectitud tampoco dudo.

Pues yo creo en la ley y en la justicia
y siempre a su dictamen me someto,
de niño yo aprendí a tener respeto
y aun sigo siendo un niño sin malicia.

Mas me he de confesar, no chupo el dedo,
los jueces son humanos, no infalibles
y así que mucho insistan no están libres
por eso yo quizá les tenga miedo.

Que a cuestas con sus filias y sus fobias
sus ansias de poder y su codicia,
y a veces su tendencia o su presbicia,
se muestran más sutiles con sus novias.

Mas vayan preparándose los jueces
pues un competidor les ha salido,
las masas con las redes han venido
y dictan las sentencias con sus treces.

Habremos de observar si en estas grietas
el hecho se decanta hacia algún lado,
la lucha en el momento ya ha llegado
veremos quien presume de puñetas*.
©donaciano bueno

Di si te gusta Clic para tuitear

*Los fiscales y los jueces, y desde hace un tiempo, también los secretarios judiciales, se ponen las puñetas en sus togas a partir del momento en que ascienden a la categoría segunda, esto es, la que convierte a los jueces en magistrados y a los fiscales en el equivalente.

Las redes sociales son la herramienta para la convocatoria y agitación de las turbas decididas a saltarse la ley , si la consideran injusta, por su cuenta. Si nadie lo remedia presiento se avecina la vuelta al patíbulo.

POETA SUGERIDO: Antonio de Solís y Rivadeneyra

Antonio de Solís y Rivadeneyra

A la muerte de Montalbán
Joven, de la parca atroz
el golpe airado y violento
pudo extinguirte el aliento,
mas no usurparte la voz;
que de la fama veloz
el bronce la ha repetido,
y halla en el bronce el oído,
cuando a los vientos la fía,
no sé qué dulce armonía
que dura más que el sonido.

A la rosa

Viene abril y, ¿qué hace? En dos razones
viste a un rosal de hojas que ha tejido
y luego toma y dice: “Este vestido
tiene ojales; pues démosle botones.”

Dáselos, y los rompen a empujones
las hormillas, que el tiempo ha colorido,
ascuas hoy, que la púrpura ha encendido
de los que eran ayer verdes carbones.

Nace la rosa pues y, apenas deja
el botón, cuando un lodo la salpica,
un viento la sacude, otro la acosa,

ájala un lindo, huélela una vieja
y al fin viene a parar a la botica;
si esto es ser rosa, el diablo sea rosa.

A una dama

Que me tuviste amor has confesado
cuando ya me condenas a tu olvido;
no me mataras, no, de aborrecido,
dejárasme morir de enamorado.

Haber perdido el bien después de hallado,
es peor que no haberle conseguido;
no es infeliz quien dicha no ha tenido,
sólo aquel que la pierde es desdichado.

¡Oh, nunca yo supiera que me amaste!
Pues juzga mi temor, o mi fineza,
que tu mudanza es culpa de mi dicha.

bien conozco de ti que te mudaste;
pero no sé culpar a tu firmeza,
como tengo más cerca a mi desdicha.

Soneto

Amar a dos, y a entrambas con fineza,
amor es, y el amor más entendido;
que más firme será contra el olvido,
si en dos bases estriba su firmeza.

Niñas, si me cortáis pieza por pieza,
hay para entrambas; y pues siempre ha sido
señal de sujeción darse a partido,
partidme, y no quebradme la cabeza.

Amor y odio, ya en el campo estrecho
del corazón batallas han tenido
juntos en él, aunque entre sí distantes.

Pues si a un tiempo tal vez dentro del pecho
dos efectos contrarios han cabido,
¿por qué no han de caber dos semejantes?

También te puede interesar...
La vida son etapas. La primera apenas si te enteras, que es la inopia, pues…

Leer poesía? Ni loco!

X
Scroll Up