MI PLUMA/

Javier Naranjo (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otras FÁBULAS

 

Mi pluma no responde ya. La tinta
se ha ajado poco a poco en el tintero,
cual mustia flor se apaga en el florero
o lánguida se vuelve y se despinta.

Yo le insisto y le insisto mas no espero
aunque añoro por ver si resucita,
cada día le invito alguna cita
mas ella no escucha mi desespero.

Ponle un altar, hay alguien que me dice,
una oración recita de rodillas,
alárgale diciendo maravillas
verás que lo que dijo se desdice.

Es inútil, me iré de vacaciones,
le ignoraré, me olvidaré de ella,
intentaré apropiarme de una estrella
y de la luna y veré sus reacciones.

Diré que no alimenta mis pasiones,
que ya para escribir no me hace falta
-esto es mentira, a pocas luces salta-,
que no goza de amor ni bendiciones.

Mas espero que algún día volverá
a escribir esa pluma que enamora,
seguro estoy pues es una señora
que al igual que cumplió un día, hoy cumplirá.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Javier Naranjo

Javier Naranjo

Del huidizo

El huidizo
el astado que recorre laberintos
de materia mental

venado de hocico receloso
husmeando un pasaje
secreto hacia el río

en sus ojos una planta carnosa
crece
bebe sus jugos animales

Primer canto

Señora
de la más limpia sonrisa
señora del pie pequeño
y blanco
del dulce nombre

dueña de todo
o dueña de nada:
de las extrañas estaciones
urdidas con cabellos

blanca y erguida
señora

este pequeño ser
la nombra
y se extiende
como una alfombra
como un odre vacío

Mañana congelada

Todo tan simple:
leer el periódico en la mañana congelada
observar fotografías
fragmentos
todo tan extrañamente simple:
mirar los arlequines
mientras denso y oloroso
dispongo en una silla unos tendones
mugre en las uñas
piel

me pongo yo
todo
inevitable
completamente material

Javier Naranjo
Silabario
Medellín, Universidad de Antioquia, 1994

Destierro del día

Un mono

El pequeño mono me mira…
¡quisiera decirme
algo que se le olvida!

José Juan Tablada.

Entro a la nata espesa del día, levanto la cabeza y
miro con otra atención. La luna desde temprano
está puesta en el cielo, la cabeza se eleva desde
todo eso y siento que de la grisalla se alza una
vida más espléndida, que afuera hay una vida
más alta.

Respiro el mismo día que los demás, voy
como ellos, vivo vano triste. Pero hay algo más,
casi lo puedo tocar…pero no… lo olvido y
sigo caminando con el rostro del que ha sido
expulsado.

Reunión de trabajo

Toda la tarde me acompañó un poema. Me recogí
en él mientras hablábamos de enseñar a leer y a
escribir…Qué patetico empeño.

Y en el grupo era unánime la sensación de no
estar del todo mientras conversábamos de cosas
ajenas a nosotros con una verdad que se revolcaba
bajo la mesa. Un animal de discordia que
nos lamió y enroscó la cola. Torció los argumentos
y nos dejó arrimados a la intemperie.

¿Cuerpo o palabra?

Untarnos para siempre de esa cosa que tienen
las palabras.

Los animales que lamieron de sí, ahora reposan
y se olvidan, porque es menester abandonar lo sólido,
entrar en aire.

Irse del animal

Tu mano en despedida
tu boca

tu espalda
que se alza de tu grupa

tu largo dorso
yegua

Hender el aire

Es difícil hender el aire, tocar el día,
cuando en la noche giramos esperando
en zozobra el milagro de la luz.

Es tan difícil salir erguidos,
compuestos, afeitados, si no hay
sosiego y sólo islas y sólo náufragos
y mar abisal.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
Hoy elevo mi voz a los altares para quien quiera escuchar, me quiera oir, desde aquí a más allende de los…
Ir al contenido