YO SOLO SOY UN VIEJO/

Alfonso Brezmes (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Yo solo soy un viejo que sigue en la manada,
no sirve para nada, sólo p’ dar consejos,
que andando se resbala pues no tiene reflejos,
no puede levantarse si de él nadie se apiada,
ya ausente en los festejos.

Yo sólo soy un viejo que ya tartamudea,
que a veces no recuerda qué dijo hace un momento,
si a sus nietas le mientan le aflora el sentimiento,
fuera del ring boxea, no cuenta en la pelea
y pone el fin al cuento.

Quisiera no pensarlo más hoy me encuentro triste
y aunque mi alma resiste veo se desmorona,
que arrastrando la vida voy bailando la mona,
no puedo, no consigo librarme de ese quiste,
ya todo me traiciona.

Yo sólo soy un viejo que mira hacia el pasado,
le abruma la nostalgia repasando su vida,
todo lo disfrutado, lo mucho que ha soñado
lo que no pude hacer y luego abandonado
dejando en la partida.

Yo sólo soy un viejo que mira al horizonte,
tropieza con un monte donde todo está escrito,
que sabe que está afuera, su tiempo ya ha prescrito,
firmando está el final sin chance de remonte
y éste es su último rito.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Alfonso Brezmes

Alfonso Brezmes

LA MEMORIA HERIDA

Me dan miedo los espejos, esos seres
que, después de hechos añicos,
siguen siendo uno en cada trozo.

Se parecen demasiado a un corazón.
(del libro “Ultramor”, Ed. Renacimiento, 2017)

ULTRAMOR

Hay en la ausencia una pantera,
y un cervatillo asustado,
y un cementerio con sus muertos,
y una noche con luna dibujada.

Hay gigantes de tiza con mi rostro
y pájaros que anidan en sus cuencas,
una lenta batalla en donde luchan
guerreros temibles por tu mano
y paisajes nevados con figuras
como en un Brueghel diminuto,
y una copa de sangre derramada
sobre un mantel de hilo portugués,
y raros cuentagotas de mercurio
para la fiebre densa de los labios.

Hay suburbios, ciudades y piscinas
donde duermen los niños vagabundos,
y un museo muy blanco del que escapa
un pequeño ladrón de guante negro
que lleva bajo el brazo tu retrato.
( del libro “Ultramor”, Ed. Renacimiento, 2017)

FRASES HECHAS

El amor se refugia en pensiones baratas.
Todos los caminos llevan a ninguna parte.
Tu piel es el infierno y yo su cancerbero.
Alguien debería poner fin a esta locura.
Mañana va a hacer un día de perros.
Todo se deshace si lo piensas.
Delante de mí una y mil noches sienten lástima.
Cómo decirte que me abraso en tus llamas frías.
Nadie está libre de pecado.
Los alemanes iban de gris y tú ibas de azul.
Dios es un sinónimo de Nunca.
No basta el azar para explicar el mundo.
Mi mundo es tu pañuelo.
(del libro “Don de lenguas”, Ed. Renacimiento, 2015)

CONJUGACIONES

Yo lo sé.
Tú lo sabes.
Nosotros lo sabemos.
Ellos no lo saben.
(del libro “Don de lenguas”, Ed. Renacimiento, 2015)

NO LEÍSTE LOS CUENTOS

Y así te va.
Ya es tarde para lamentos:
se hace tarde,
y pronto todo estará oscuro.
¿Ves esta boca, amor?
Está hecha a la medida de tus sueños…
No hay tiempo ya: cierra los ojos.
No leíste los cuentos
y ahora yo -así es la historia-
tendré que comerte.
(del libro “La noche tatuada”, Ed. Renacimiento, 2013)

NOCTURNO FINAL

La noche es un soldado herido
que huye por las trincheras del sueño
y se sube a los últimos trenes,
y se sube a los techos de los coches
donde muchachas semidormidas
twittean con fantasmas insomnes,
y se sube a los taxis sonámbulos
para llevarse consigo a las sombras.
La noche es un soldado que agoniza
mientras la muerte le hace el boca a boca.
En las aceras los hombres-lobo
se desvisten de sus cuerpos
para despistar a los mastines del alba.
El día depone su tregua.
Las metáforas se van agotando.
Sólo queda una última bala.
La noche es una máscara antigás
que va a posarse sobre el rostro
del soldado muerto.
(del libro “La noche tatuada”, Ed. Renacimiento, 2013)

CUESTIÓN DE TIEMPO

Lejos es tal vez un lugar
que sólo existe en el tiempo.
Si yo escribo la palabra Fuji
la montaña se desplaza hasta una tarde
que aún no ha sucedido;
si digo la palabra tú, viene a mí
el amor con todas sus insignias,
como un general derrotado
ante el pelotón de fusilamiento,
que aún tiene la dignidad
de responder a su nombre.

No, lejos no es un lugar,
lejos es una edad, un pasaje secreto
entre dos ciudades con lluvia.

Cuándo entenderás de una vez
que, si no estoy ahora a tu lado,
es porque todavía no existes.
(poema inédito)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
En beso yo quisiera convertirme rezumando la sabia de tus labios resbalando sudoroso antes de irme, cual gesto de amistad al…
Ir al contenido