UNA HISTORIA INACABADA

»El Poeta sugerido: Irene Gruss

EL POEMA Lee otros poemas de FAMILIA

 

Mi vida es una historia inacabada
comienza cuando acaba ya una guerra,
de algunos que quedaron bajo tierra
por culpa de una bala y una azada,
o alguna motosierra.

Los años en que todo era penuria,
de gentes que observando levantaban
los ojos adelante y se miraban
haciendo caso omiso de una furia
al tiempo que soñaban.

La lucha por seguir siempre adelante,
las ansias por salir de aquel letargo
haciendo despertar del trago amargo,
buscando el disfrutar de aquel instante,
huir de aquel embargo.

Que a nadie le importaba quien mandara,
haciéndole al honor un sacrificio,
cada uno siempre al frente de su oficio,
cuidando que la rueda no parara
sacando un beneficio.

Aquello queda hoy lejos. La añoranza
se vuelve cada vez más persistente.
Y hoy que quiere mandar toda la gente
yo no quiero bailar en esta danza
y niego ya a servirles de cliente.
©donaciano bueno

Tiempos duros pero felices Clic para tuitear

El actual sistema pseudodemocrático ha supuesto para el que esto escribe una gran frustración. De un sistema dictatorial se ha pasado a otro en el que los escrúpulos desaparecen y lo único que importa es la lucha por el poder a toda costa. Añoro la llegada de ese día en el que los pueblos estén dirigidos por el Gobierno de los Sabios, personas justas y equilibradas que trabajen y decidan con el único objetivo que es el bienestar de los ciudadanos. 

POETA SUGERIDO: Irene Gruss

Irene Gruss

Movimiento

Una mujer sola frente al mar
es más majestuosa que él.
Puede pasar una gaviota
augurando la muerte
o puede caer el sol humedeciendo
las lonas de las carpas
hasta apagarlas,
pero una mujer
frente al mar
mece su soledad como una dueña
y no se estremece.
La luz
del mar tiene la importancia
y el movimiento de su ánimo, de su alma.
El viento suena alrededor
de la mujer
y la despierta:
ahora se trata de la playa sin luz, una mujer,
el sol caído, el sonido del mar,
carpas levantadas,
el viento que lo da vuelta todo.

de La luz en la ventana,1982

Miopía

No ve
lo pequeñas que son las cosas.
Delirio de grandeza
en la mirada.

“Era lo que Diana más temía: que la realidad irrumpiera”. Liliana Heker

Consecuente, ella empezó a lavar su ropa.
Puso agua en un balde
y agitó el jabón, con un sentimiento ambiguo:
era un olor nuevo y una nueva certeza
para contar al mundo.
“Mirar cómo se rompen las burbujas, dijo,
no es más extraño que mirarse a un espejo.”
Creía que hablaba para sus papeles
y se rió, mientras tocaba el agua.
La ropa se sumergía despacio, y
la frotaba despacio, a medida que
iba conociendo el juego.
Decidida,
tomó cada burbuja de jabón
y le puso un nombre; era
lo mejor que sabía hacer hasta ahora,
nombrar, y que las cosas
le estallaran en la mano.

Quién me quita lo bailado

Pido peras al olmo. Las saboreo:
son deliciosas.
He pedido gato por liebre;
me lo han dado.
Me han contado historias
libidinosas a medianoche;
gozaba, con cada palabra,
con cada gesto.
He amado la noche cuando amanecía,
amé la muerte, y soñé con la realidad.

La ficción

Creo en lo que dicen las palabras,
no en lo que son.
Por eso
me miento a mí misma.

XIII

Mi madre me acuna. Canta y
el aire le sale
por la boca. Inhalo
por la herida,
mi madre sabe
de estas cosas: cierra su boca,
esta forma cruel
de respirar, guardar
el alma.

Pavesiana

Estoy desnuda.
Quieta y desnuda.
No soy un pájaro sino
este cuerpo.
A veces la desnudez trae el pavor.
A veces el pavor no trae nada.
Yo quisiera poder caminar desnuda
y disolverme.

Conté…

Conté con los dedos de mi mano
las veces que tuve, no las que amé.
Las yemas de los dedos
se quedaron mirándome, las líneas
de la mano rieron (¿amé
lo que tuve? ¿Quise decir
quiero un poco
de esto o de aquello,
gané, perdí semejante
generosidad?).
Ahora que me aferro
a lo que tengo -como a un poco
de nada-,
veo líneas que una burla desecha,
y lenta, tiernamente abro
el puño, dejo caer
la arena, vuelvo a tomarla

Tatuaje

Enemistada con la vida
que ofrecía tanto,
vaciada,
dispuesta a reír,
a dar algo
hube de hacer las cosas
trastocando
girando un escalpelo
mojado en tinta hube
de limar
punzar
un dibujo
expresionista.
Si la espalda fuera más condescendiente,
si mi enojo con la vida
fuera más liviano… por qué hube
de elegir un estilo
tan antiguo, un dibujo
tan dolido y
raro.

Poema

El sol cosquillea en mi nuca.
Estoy lavando de espaldas
al sol
y de repente
sonrío
porque el sol cosquillea en mi nuca.

Señales

Un día
vamos a despertar
y a mirar la mañana
como algo benigno.
El sol
entrará con un calor transparente
y el desperezarnos
bajo el sol
va a ser una buena señal.

Mutatis Mutandi

Por favor no sufran más
me cansa,
dejen de respirar así,
como si no hubiera aire
dejen el lodo, el impermeable,
y el vocabulario,
me cansa,
la mujer
deje de tener pérdida ese chorro sufriente,
los padres dejen el oficio de morir,
el daiquiri o el arpón
en el anca, y aquel perfume matinal,
la Malasia,
y el Cristo
solo como un perro,
y al amor como
un fuego fatuo,
y a la muerte,
déjenla en paz,
me cansa,
(¿algo ha muerto en mí?:
tanto mejor).
Así que,
valerosos,
amantes,
antiguos,
huérfanos maternales que acurrucaron
al mundo
después
de la guerra,
dejen el rictus,
oigan
y despídanse, por una vez,
sin grandeza.

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura
Te sugiero seguir leyendo...
A veces beberás donde no haya aguasi hay muchos como tú que la bendices,que allí…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up