EN MI NUBE

Poeta sugerido: Néstor Groppa

EL POEMA Lee otros SONETOS

 

Aquí estoy, en el cielo, sentado en una nube
por la mirilla del tiempo espiando al infinito.
Me siento bien mientras balancea, baja y sube
a media ruta entre la tierra y el dios bendito.

Miro hacia abajo y todo percíbese nublado,
si hacia arriba observo el firmamento ¡qué bonito!
Por el momento yo a gusto estoy aquí sentado
ni subirme o bajarme deseo ni un poquito.

Ésta es mi nube sin que ahora nadie a mi lado
la placidez de mi estancia y mi quietud perturbe,
de mi triste pasado ya todo está olvidado.

¿Ser más feliz que yo? a mi me trae sin cuidado
pues yo ya no habito en esa nauseabunda urbe,
mi tiempo de padecer en ella ya ha pasado.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Néstor Groppa

Néstor Groppa

ALGO DE ESTE NORTE

Este es el Norte, casi ausente, de mi patria.
Esta es la provincial heredad ensimismada;
el desdibujado imperio
que es preciso rastrear por las soledades
y en la memoria.
Aquí reposa la nostalgia del oro,
el halo de su renombre.
Aquí muchas cosas también fueron la poesía.
Desde siempre
prosperó más la soledad que el hombre,
mientras su corazón
soportaba inclemencias del cielo y de la tierra.

Como una hormiga
que oye repicar las desiertas torres de la cordillera,
vive el hombre.
Y entre bosques y ramas de bosques floridos,
cual una ofrenda que muda otoños y coronas
al pie de cumbres vacantes,
al pie de fabulosos pedestales sin nadie,
el hombre transita.
Recorre límites terrenales
-solitarios y litigados límites-
por los que tropieza con su don de pasado y descendencia
y con aquella tormenta de canciones
que no calmará la secreta sed de otras cosas.

Fue tejedor de lunas y de ríos;
ordenador de años y semillas;
arriero de luceros y estrellas dobles.
Acató la tierra
y obedeció devotamente sus mandatos, esas labranzas que lo perpetúan.
Cumplió las leyes contra él.
Rastreó los esquivos enigmas de los altos
y ensayó guiar las parameras
hacia un yacente surtidor de gracias:
fue héroe, traidor, y proscripto venerable:
tuvo los dones y la culpa que su tierra sabe.

Siempre esperó -espera siempre-
y pircando fechas en su tiempo baldío,
a la par de sus labores
veló por la dignidad amenazada de terruño.
Vigiló esta bandera cuando se habló de patria,
y así, desde las primeras galas de los árboles minerales,
-arroyo del aroma que se perdió en el aire-,
hoy los hijos de los hijos
llevan el subversivo y anónimo apellido de pueblo
bajo una avalancha de constelaciones y ofrendas.
De perennes ofrendas,
enclavadas en un suelo
que puede ser cielo increíble.

Esa mañana

Como un bien fregado piso de pinotea
huele la mañana
luego de la lluvia de anoche.
El cielo anegado, el paisaje sosegado
henchido de aromas
a barro, a aguas crecidas
botando su lecho.

Tal vez el mismo aroma haya tenido el aire
en aquel silencio
de luz,
anterior al mundo.

Lejos de aquel comienzo
paradas en el aljibe de la mediamañana
tersas, alegres
las pirinchas se interrogan
sobre los nidos de gorriones
en los altos del tipal.

Poeta, se ofrece (con referencias)

Hace versos sencillos.
Arregla versos deshechos, o corridos
y camperas (poesías).
También coloca adjetivos vidriados (con garantía).
Indica precisos y modestos sustantivos de uso natural.
Poeta se ofrece cama afuera
o mediodía, sin comida
Siempre a domicilio en lecciones personalizadas.
-prosistas sin ángel ni vuelo, abstenerse-

Poeta sin máster.
No confundir con otro Dr. en Literatura, ni licenciado,
ni filólogo, ni lingüista. Respeta la tecnocracia literaria
y la ornitológica (terrena o celestial),
además de la tensión semasiológica, la espacialidad
y el alma de la palabras (libro de Mallén Garzón).
Poeta solamente licenciado en “gramática de los
sentimientos”.

No enseña a leer

Pero está en contacto con “la empresa Takara
que interpreta las emociones de los perritos
usando un megáfono en el can
y una pantalla de computadora para perros japoneses”

Se respetan todas las creencias literarias. Se respetan
la ciencia literaria y demás profundos saberes

Cosmética del automotor

Master coiffeur, estilista
Marí José Colorista José Marí
depilación, manos, uñas
esculpidas, cama solar,
reflejos, nutriciones,
brushing, hidratación,
planchita, iluminación,
modelado, planchados

Unisex (toque timbre al lado)

lavandinas, desodorantes, detergente nacarado

Unos llegaban a hacerse las gomas.
Otros, las arrugas de los guardabarros o una planchita
al capot (no a la capota). Hidrataban el carburador,
acentuaban la iluminación. Depilaban de paisajes
el espejito retroscópico (los tiraban
con sus caminos y las malas palabras –tics–
del lenguaje dialecto-vocabulario del buen conductor).
El coiffeur o peinador estaba con impecable mameluco
engrasado y las uñas negras y rojas
de grasa y litio tenaz.
Los clientes entraban a la fosa
para hacerse la base y luego la tintura.
Salían a los días, al mes, al tiempo
o hasta que llegara un familiar enojado a reclamar.
Pasaban noches enteras
en la cama solar o en el secador
contándose cosas.
Prometían encontrarse y volver
a la COSMÉTICA DEL AUTOMOTOR
porque Marí José y José Marí
son de absoluta confianza.
No eran careros
y su taller de belleza unisex
(camionetas 4×4 y coches –todos los tamaños
y modelos–) recibían un toque inigualable
con detergente nacarado

pasado a cepillo cerda-anden o rastra-francés

y al final
la especialidad del shampoo siliconado.

SELECCIÓN DE POEMAS DEL LIBRO:
“LOS TIPROFI”
Títulos provinciales de financiamiento
San Salvador de Jujuy – años 1995 / 1996

Te sugiero seguir leyendo...
Sólo en el planeta estoy, todo está roto, los jirones he dejado en la pelea,…
Scroll Up