YO TENÍA UNA ILUSIÓN

»El Poeta sugerido: Patricia Medina

EL POEMA Lee otros poemas FANTÁSTICOS

 

Yo tenía una ilusión.
Qué de fuerte no sería
que en si misma no cabía
dentro de mi corazón.

Pasada la excitación,
la ilusión se fue apagando.
Mi corazón palpitando,
ya no siente la pasión.

Ahora sólo la emoción
se superpone al deseo.
Un relajo placentero
da paso a la reflexión.

Tumbado en mi habitación,
rememorando mi alma
me duermo. Llega la calma.
Y aquí acaba la función.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Patricia Medina

Patricia Medina

CUMPLIRÉ TREINTA Y OCHO

Cumpliré treinta y ocho
y no sabré la edad de la mujer
ni seré solidaria
con este olor a cuervo que me obliga
a ocupar un sitio potencial
en la carroña
hasta quedarme rígida como mi abuela.
Cumpliré soledad, la que precise
para tragar mi pan,
y no sabré cual año
seré la miserable esfinge desdentada,
mas poeta
que ya no azota vientos.
Cumpliré alguna noche de romance
un día de comunión,
muchas tragicomedias de engaño,
y seré todavía la madre loca,
la amorosa de piernas desdobladas.
Cumpliré tristeza,
la que ya no me deje
iniciar mas páginas sin destinatario.
Cumpliré menos sangre cada mes.
(en Recanto, Antología personal 1983-2006,
Literalia Editores, 2006)

DESDE HOY A PESAR DE MI MADRE

Desde hoy a pesar de mi madre,
para rezar no diré
yo pecador, yo espero, yo castigo,
yo a la vista de todos
espero no matar, mentir lo necesario,
fornicar.
Me propongo ladrona, pero impune
de esa voz que me injuria en el nombre del padre.
He decidido amar sin látigos,
corroborando el pulso,
santificar al hombre si renuncia a su idioma,
si se parece a mi hijo.
Reniego de mi bautismo
sobre la carne en llamas.
Juro que desde hoy tomo el deseo
como arma y testimonio,
me obstino en la esperanza,
me permito mujer.
(Guadalajara, México, 1947)

Dormirme en mí, para soñarme otra

Dormirme en mí, para soñarme otra
para ya no dormirme
con los sueños ajenos
para permanecer despierta
cuando hordas de sueños
incumplidos
me hagan su residencia.

En mí dormirme
y parecer despierta
y hacer treguas de vida con la otra
la que tiene el control
de cada sueño
que me hizo dormir
para soñarme.

Qué parte de mi voz se seguirá escuchando

¿Qué parte de mi voz se seguirá escuchando
en aquel bosque
cuando vuelva a la urbe?

¿Qué parte de la voz del bosque
sonará en el asfalto?

¿Cómo se unen voces tan disímbolas
en un ser que deambula por la tierra?

¿Cuál misterio llevamos y traemos
entre los elementos?

¿Qué me falta y no sé?
¿Qué me transforma?

Porque olvido los nombres de las cosas comunes

Porque olvido los nombres de las cosas comunes:
el hijo que no tuve
nuestro centro nutricio.
Porque recuerdo tanto la infancia contra el cielo
al cielo sobre el charco
y a mis ojos sopesándolo todo…

hoy quisiera cerrar
la llave de esa puerta que fracasa
frente a tanta pupila congelada

quedan muy pocas calles
para hilar el espectro:
palabras que al decirse me retraten
no olvido ni recuerdo
ni mi mano asustada enmedio del renglón

sólo el inicio de la primera letra
de mi buscado nombre.

Salir

Salir.
Un paso al frente
convencidos mis pies
iban en busca
de los cuatro costados:
risa y gesto
alegoría y espada.

Abierto a lo imposible
de par en par mi traje
exhibiendo la piedra
mil tallas por la torso
de aluminio
en la ciudad
que me vestía de Esfinge.

Sólo di un paso atrás:
fruta difunta
en mi deseo
y mis dientes.

Te sugiero seguir leyendo...
Mis pies hoy planto heridos en la arena, en sus partes sensibles relamidos -pies húmedos…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up