Aquellos libros viejos

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Ahora que el recuerdo no me alcanza,
que la historia borró de la memoria,
aún percibo aquella claraboya
jugando con la luz en una danza
cual barco con la boya.

Aquellas escaleras tan sombrías
con halo misterioso en sus peldaños,
cuántas pisadas habría, cuántos años
y de mi angustia febril avemarías
y duendes tan huraños.

Tanto suspense para acceder a aquel
objeto de deseo, estantería,
a esos libros dormidos que allí había
oscuro y despreciado ese anaquel
y cuánta fantasía.

Todos quietos allí muertos de pena
y yo con mi curiosidad malsana
abriéndole un resquicio a mi ventana
ansioso por curar esa condena
de mi inquietud pagana.

Las tapas eran duras, oxidadas,
las hojas grises y ocres de pigmentos
la fecha de edición mil setecientos
todas estaban tan arrebujadas
de tantos sufrimientos.

Al fin pude abrir uno, virgen santa
al entreabrir creí que me moría
no podía leer, ave maría,
que un nudo se me hacía en la garganta
gritando de alegría,

Dejando a cada libro satisfecho,
aquellas ansias de saber saciando,
el miedo a aquel desván fui superando,
aquí dejo constancia de este hecho
que aun sigo recordando.

©donaciano bueno

Aquellos libros de tapas duras llenos de polvo y nuestras ansias por descubrir los misterios que albergaban.

 

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!

A %d blogueros les gusta esto: