LIBERTAD PARA INSULTAR

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas de PERDÓN

 

(¡Viva la libertad de expresión!)

Un tiempo hubo en que el hombre, los humanos
soltaban salivazos sin barreras,
no existían ni formas ni maneras,
los pedos se cogían con las manos.
Salir por peteneras,

aquello era molar. Si molestaba
no importa, era lo justo, lo normal,
que hacer era gracioso el carcamal
y a aquel al que la mofa le tocaba
su queja daba igual.

En que insultar al rey era la moda,
al rico, al que ganaba un buen dinero,
lo hacía entre alharacas el rapero,
lo hacía el versolari y el rapsoda,
y más si era al del clero.

Podías insultar al que quisieras
lo mismo si era un zurdo o si era un diestro,
que aquello era gozar como un cabestro,
no había que pensar lo que dijeras,
la mofa era lo nuestro.

¿Reirte del paisano, del vecino,
y hacerle al que quisieras cuchufletas?
Te olvidas de hacer uso de las tretas,
y así ofenda le importas un pepino
mandarle a hacer puñetas.

El tiempo en que insultar era la norma,
lo opuesto a que mis padres me enseñaron.
Hoy dicen que los tiempos ya pasaron,
conviene de que hagamos ya reforma
a lo que nos dejaron.

Y tiempos en que aquí se veneraban
de alumnos a los que eran sus maestros,
los médicos sanaban a los nuestros,
la mala educación nos reprochaban
que hoy tildan de siniestros.
©donaciano bueno

Contradicciones Clic para tuitear

Época en la que hasta es preciso recurrir al fútbol para demandar respeto pero en el que en nombre sacrosanto de la libertad de expresión, todo vale y en la que las leyes amparan a los que no lo tienen. 

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética