RAFAEL CORREA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

 

Soy viejo. Y es por eso que yo recuerdo a Franco,
el gran liberador, nuestro omnímodo caudillo,
el que al pueblo adoctrinó de modo tan sencillo.
Y constancia dejar quiero en este cuadernillo
de otro gran predicador que no se queda manco.

Apellido ha de un cinturón, el tal Correa,
de nombre Rafael. Ignoro si fue de aquel
que lo aprendió. O si es posible conserva en su anaquel
los panfletos que imita y ahora sigue fiel.
¡comprendo a quien comparar no pueda y no lo crea!

La patria, palabra tan hermosa y denostada,
el pueblo, aquel por el que siempre ellos dan la vida,
pobres, la clase trabajadora tan sufrida,
los niños, la infancia que es futuro tan querida,
¡soflama, solo piensan en ellos, resto nada!

Propaganda, esa es la clave, todo es propaganda,
arengando, caudillo, en la plaza s sus leales,
Correa en sabatinas y en todos los canales
de televisión, normas que el mismo hizo legales,
alabanzas dándose a sí mismo que es quien manda.

Todo perfectamente estudiado y calculado,
y de ese modo lograr perpetuarse en el poder,
¡poco les preocupa a quienes hayan de joder!
Hasta tal punto llegando incluso a aborrecer
a esa chusma de inocentes que a ellos han votado.
©donaciano bueno

Para los que vivimos los últimos años de la vida del Generalísimo, ver a Rafael Correa, Presidente de Ecuador, en sus “sabatinas” nos retrotraen a esas épocas pasadas. Rafael Correa, actual Presidente del Ecuador, dispuesto a cambiar la Constitución para ser nuevamente reelegido, entraría en la categoría de mis poemas dedicados a los iluminados. Sin embargo, él es una persona preparada intelectualmente dispuesto a utilizar todas sus artimañas para conseguir el poder.

A %d blogueros les gusta esto:
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética