CAMINO AL CEMENTERIO

POEMA Leer otros poemas TRISTES

 

Yo vivo en una calle
sin luces ni farolas,
ni pliegues en su talle,
gimiendo siempre a solas,

oculta por un manto
que invade la colina
cerrada a cal y canto
al pié por la neblina.

Mi calle tiene un halo
de pena y de tristeza
cercano al varapalo
del deudo que bosteza.

Y alguna vez la he visto
errática un momento ,
-la miro y no rechisto-,
sufriendo ese momento.

Al lado de la vida
hay casas sin papeles
que sangran por la herida,
sin galas ni oropeles.

Pues requiem es su canto,
su nombre es un misterio,
la calle al camposanto,
Camino al cementerio.
©donaciano bueno

¿Te gusta? Clic para tuitear

Impactos: 10

Te sugiero seguir leyendo...
Los pájaros que en sus nidosmueren, ¿a dónde van?¿Y en que lugar escondidosestán, muertos o dormidos,los besos que no se dan?Nacen, y al punto traviesoshallar la salida quieren;¡pero como nacen presos,se enferman pronto mis besosy, apenas naces, se…