CON LA MOCHILA AL HOMBRO

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Con la mochila al hombro voy caminando
poco, poquito a poco, muy despacito
por la vereda angosta, no sé hasta cuando,
vivo mirando al cielo que es infinito.

Mientras ando respiro, que mi alma siente,
que en los sueños no encuentro ya mi escondrijo,
si el ángel de la guarda me lo consiente
echo un trago del agua de mi botijo.

En lo que encuentro al paso me regodeo,
me siento tan curioso como un turista,
cuando el paisaje impacta yo me recreo
mientras pueda y no sea corto de vista.

Siempre llevo las puertas y las ventanas
abiertas esperando que alguien visite
-soy consciente que viejo, ya peino canas-,
hasta el cuerpo me aguante, si Dios permite.

¡No sueñe más el agua, venga la vida!
que en la calle se encuentra lo que acontece,
mientras sangre en mis venas tenga cabida
miraré hacia adelante pues me apetece.
©donaciano bueno

pág. anterior
siguiente

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of